Preguntas frecuentes


¿Qué hacen las personas en el templo?

En el templo se nos enseña, hacemos convenios y se nos prometen bendiciones. Recibimos ordenanzas que nos permiten vivir en la presencia de Dios.

Una ordenanza que recibimos en el templo es la investidura. La palabra investidura significa “don” u “otorgamiento”. Como parte de esta ordenanza, se nos enseña el propósito de la vida, la misión y la expiación de Jesucristo y el plan de nuestro Padre Celestial para Sus hijos. Alcanzamos a vislumbrar lo que será vivir en Su presencia al sentir el ambiente apacible del templo.

Otra ordenanza del templo es la ordenanza de sellamiento, en la que los esposos y las esposas se sellan el uno al otro, y los hijos son sellados a sus padres en familias eternas. Esto significa que si somos fieles a nuestros convenios, nuestras relaciones familiares seguirán existiendo durante la eternidad.

Además de recibir estas ordenanzas para nosotros mismos, podemos recibirlas por nuestros antepasados fallecidos. De ese modo, las personas que murieron sin recibir las ordenanzas esenciales tales como el bautismo y la confirmación, la investidura y el sellamiento, tienen la oportunidad de aceptar dichas ordenanzas.

¿Cómo es el templo por dentro?

El templo es un lugar apacible y sagrado, apartado de las preocupaciones y la agitación del mundo. Todos los sectores del templo se mantienen de manera hermosa y minuciosa a fin de preservar un espíritu de reverencia. Ya que es la casa del Señor, y debido a la obra sagrada que allí se lleva a cabo, en el templo podemos sentir abundantemente el Espíritu y sentirnos cerca del Señor. Allí podemos recibir revelación personal y fortaleza espiritual para ayudarnos a superar nuestras pruebas. Esa es parte de la razón por la que se nos anima a asistir al templo con regularidad.

¿Cómo debo vestirme para ir al templo?

Asista al templo vistiendo ropa modesta de domingo; evite los extremos tanto en el vestir como en el arreglo personal, así como lo haría para una reunión sacramental. Si está limpio y presentable, demuestra reverencia y respeto por el Señor y Su casa, e invita al Espíritu.

En el templo hay cuartos privados para vestirse, donde se cambia la ropa de domingo y se viste con ropa blanca. Este cambio de ropa sirve de recordatorio de que provisionalmente se deja atrás el mundo y se entra en un lugar santo. La ropa blanca simboliza pureza, y el hecho de que todos se vistan igual en el templo crea un sentido de unidad e igualdad.

¿Cuándo debo recibir mi investidura?

Lo más probable es que reciba su investidura poco antes de servir una misión de tiempo completo o antes de casarse en el templo. Por lo general no se recomienda que reciban su propia investidura los miembros solteros que aún no cumplan los veinte años o que hace poco los hayan cumplido, que no hayan recibido un llamamiento para servir en una misión y que no estén comprometidos para casarse en el templo.

Los miembros nuevos esperan por lo menos un año después de su bautismo y confirmación antes de recibir la investidura.

El recibir su propia investidura es un asunto importante. Hable de ello con su obispo. Ore y medite al respecto para saber cuando esté listo.

¿Qué les puedo decir a otras personas en cuanto a mi experiencia en el templo?

Puede hablar acerca de la apariencia interior del templo, y puede hablar libremente sobre lo que siente en el templo. Sin embargo, los convenios y las ordenanzas del templo, incluso las palabras que se utilizan, son demasiado sagrados para hablar de ellos en detalle fuera del templo. Al evitar hablar sobre estas cosas sagradas fuera del templo, las protegemos de la burla, el ridículo y la falta de respeto. No hable de manera informal de sus experiencias en el templo.

Tengo familiares que no pueden entrar en el templo. ¿Qué puedo hacer para que se sientan incluidos en mi casamiento en el templo?

Este puede ser un asunto delicado. Ya que el templo es la casa del Señor, dedicada a Él, las personas que entren deben poseer una recomendación vigente para el templo, lo que certifica que están viviendo de acuerdo con las normas que Él ha establecido. No obstante, a aquellos que no tengan una recomendación vigente para el templo se les da la bienvenida a los terrenos del templo, y en la mayoría de los templos hay una sala donde pueden esperar mientras los miembros de la familia se sellan. La pareja que tenga familiares que no puedan entrar al templo pueden invitar al obispo o a otro miembro de la Iglesia para que permanezca con ellos en la sala de espera.

La pareja puede hacer arreglos con el obispo para efectuar después una reunión especial para los familiares y amigos que no tengan una recomendación. Esta reunión les brinda la oportunidad de sentirse incluidos y de aprender en cuanto al matrimonio eterno. En esta reunión se pueden intercambiar anillos, aunque no se efectúe una ceremonia ni se efectúen votos.

¿Qué debo hacer para prepararme para recibir las ordenanzas del templo?

Para prepararse, puede asistir al templo con regularidad a fin de participar en bautismos por lo muertos, participar en una clase de preparación para el templo organizada por su obispo, y estudiar las Escrituras y los artículos de este librito.

Para prepararse, viva también las normas del Señor sobre la dignidad para entrar en el templo; fortalezca su testimonio de Dios el Padre y de Jesucristo y Su evangelio restaurado; obedezca la Palabra de Sabiduría y la ley de castidad; apoye a los líderes de la Iglesia, pague un diezmo íntegro y asista a sus reuniones de la Iglesia. Sea honrado en sus tratos con los demás y asegúrese de que su vida familiar esté en armonía con las enseñanzas de la Iglesia. Cumpla con sus convenios bautismales a fin de estar preparado para recibir los convenios más altos del templo.