Dentro del Templo


“En el templo parece asentarse la nube de distracción, parecen levantarse la niebla y la bruma, y podemos ‘ver’ lo que antes no veíamos y hallar una manera de salir de nuestras dificultades, de la que hasta entonces no teníamos conocimiento”.

—Presidente Boyd K. Packer

Estructura

El templo es un lugar apacible y sagrado, apartado de las preocupaciones y la agitación del mundo. Todos los sectores del templo se mantienen de manera hermosa y minuciosa a fin de preservar un espíritu de reverencia. El templo tiene muchos salones a fin de poder efectuar las ordenanzas.

La pila bautismal

La pila bautismal

Hallamos en la Biblia lo que enseñó Jesús sobre el bautismo (véase, por ejemplo, Juan 3:5). Debido a que muchas personas no tuvieron la oportunidad de ser bautizadas en esta vida, se utilizan las pilas bautismales de los templos para bautizar a personas vivas en nombre de los que fallecieron. La pila bautismal descansa sobre los lomos de doce bueyes, siguiendo una tradición que viene desde el Templo de Salomón, la cual se describe en el Antiguo Testamento. Los bueyes representan a las doce tribus del antiguo Israel.

Sala de ordenanzas

Salas de ordenanzas

En las salas de ordenanzas se da una reseña del plan de Dios para Sus hijos. Los Santos de los Últimos Días aprenden acerca de su vida premortal y mortal, de la creación del mundo y de la Caída del hombre, del papel central de Jesucristo como el Redentor de todos los hijos de Dios, y de las bendiciones que pueden recibir en la vida venidera.

Salón celestial

Salón celestial

El salón celestial simboliza el estado exaltado y pacífico que todos pueden lograr al vivir el evangelio de Jesucristo. Este salón representa la felicidad, la armonía interior y la paz que están al alcance de las familias eternas en la presencia de nuestro Padre Celestial y de Su Hijo Jesucristo.

Sala de sellamiento

Sala de sellamiento

En la sala de sellamientos, la novia y el novio se unen en matrimonio, no sólo por esta vida, sino también por la eternidad.

La vestimenta

Quienes asisten al templo pasan a un cuarto donde se cambian su ropa de la calle y visten ropas blancas. Este cambio de ropa sirve de recordatorio de que provisionalmente se deja atrás el mundo y se entra en un lugar santo. La ropa blanca simboliza pureza, y el hecho de que todos se vistan igual en el templo crea un sentido de unidad e igualdad.