Lo que sucede en los templos

En el templo se nos enseña, hacemos convenios y se nos prometen bendiciones. Recibimos ordenanzas que nos permiten vivir en la presencia de Dios.

Investidura

Una ordenanza que recibimos en el templo es la investidura. La palabra investidura significa “don” u “otorgamiento”. Como parte de esta ordenanza, se nos enseña el propósito de la vida, la misión y la expiación de Jesucristo y el plan de nuestro Padre Celestial para Sus hijos. Alcanzamos a vislumbrar lo que será vivir en Su presencia al sentir el ambiente apacible del templo. 

Sellamiento

Otra ordenanza del templo es la ordenanza de sellamiento, en la que los esposos y las esposas se sellan el uno al otro, y los hijos son sellados a sus padres en familias eternas. Esto significa que si somos fieles a nuestros convenios, nuestras relaciones familiares seguirán existiendo durante la eternidad. Las personas a veces se refieren a esta ordenanza como “matrimonio en el templo” o “matrimonio eterno”.

Ordenanzas por las personas fallecidas

Además de recibir estas ordenanzas para nosotros mismos, podemos recibirlas por nuestros antepasados fallecidos. De ese modo, las personas que murieron sin recibir las ordenanzas esenciales tales como el bautismo y la confirmación, la investidura y el sellamiento, tienen la oportunidad de aceptar dichas ordenanzas.

 

Continuar a la siguiente sección Entrar en el templo