El sacerdocio, las llaves y el poder para bendecir

Merrill J. Bateman

Of the Presidency of the Seventy


Merrill J. Bateman
Se espera que los dignos poseedores del Sacerdocio de Melquisedec empleen el poder que les ha sido delegado para bendecir a los demás, empezando por sus propias familias.

El testimonio de José Smith y Oliver Cowdery sobre cómo el sacerdocio y sus poderes fueron devueltos a la tierra constituye una de las evidencias más notables de la Restauración. En cada caso, el sacerdocio y sus llaves fueron restaurados por mensajeros divinos que los habían poseído en la antigüedad. Juan el Bautista entregó el Sacerdocio Aarónico con las llaves del arrepentimiento y el bautismo 1 . Pedro, Santiago y Juan no sólo restauraron el Sacerdocio de Melquisedec, sino también las “llaves del reino” 2 . Moisés y Elías regresaron con las llaves del “recogimiento” y las de “sellar” 3 . Los acontecimientos que describen el retorno del sacerdocio son extraordinarios por el hecho de que cumplen con el modelo bíblico de la restauración del sacerdocio efectuada en dispensaciones anteriores. Por ejemplo, consideremos la restauración y la transferencia de los poderes del sacerdocio en la época del Salvador.

Cerca ya del fin de Su ministerio, Jesús prometió a Pedro “las llaves del reino” 4 , sabiendo que Él partiría pronto y que los apóstoles iban a necesitar las llaves del sacerdocio para dirigir la obra tras Su ascensión. A fin de poder recibir las llaves, Mateo registra que el Salvador “tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan… y los llevó… a un monte alto”, donde “se transfiguró delante de ellos” y se “les aparecieron Moisés y Elías” 5 . Poco después de este acontecimiento, el Salvador declaró que los apóstoles tenían ya las llaves para dirigir el ministerio 6 . El profeta José Smith declara que “el Salvador, Moisés y Elías entregaron las llaves a Pedro, Santiago y Juan en el monte de la transfiguración” 7 .

El modelo de la restauración del sacerdocio que describe Mateo es idéntico al que se siguió en nuestra dispensación. Los apóstoles y los profetas designados por el Señor para poseer las llaves en dispensaciones anteriores las devolvieron a la tierra al comenzar esta dispensación.

En contraposición a esto, los ministros del siglo diecinueve del área de Palmyra, al no entender la gran apostasía que había tenido lugar, creían en un proceso completamente diferente para recibir el sacerdocio. Creían que el poder para predicar procedía de un llamamiento interior dirigido a un sacerdocio de creyentes, y no comprendían la necesidad de recibir el sacerdocio de una persona con autoridad y mediante la imposición de manos 8 . Además, tampoco entendían el propósito ni la necesidad de las llaves del sacerdocio.

El sacerdocio es el poder y la autoridad de Dios delegadas al hombre, y las llaves del sacerdocio constituyen el derecho a dirigir el uso de ese poder. El Presidente de la Iglesia posee las llaves necesarias para gobernar toda la Iglesia. Sus consejeros de la Primera Presidencia, así como el Quórum de los Doce Apóstoles, poseen también las llaves del reino y actúan bajo la dirección del Presidente. A los presidentes de estaca, obispos, y a los presidentes de templo, de misión y de quórum se dan llaves para guiar la Iglesia y sus jurisdicciones. Los consejeros de éstos no poseen llaves, pero “reciben la autoridad delegada por el llamamiento y la asignación” 9 .

El sacerdocio y las llaves de éste abren la puerta a las bendiciones de la Expiación. Por medio del poder del sacerdocio, la gente se bautiza para la remisión de pecados, que hizo posible el gran acto de misericordia del Salvador. Un poseedor del Sacerdocio de Melquisedec puede conferir el don del Espíritu Santo. Mediante el otorgamiento del Espíritu Santo, los miembros son purificados con fuego, conducidos a la verdad, consolados, santificados y bendecidos de muchas formas como partícipes de los frutos de la Expiación. La autoridad para sellar puede ligar un hombre a su esposa y a los hijos de ambos para siempre, haciendo posible las exaltaciones en el mundo venidero, lo cual vuelve a ser una bendición del Salvador.

Se espera que los dignos poseedores del Sacerdocio de Melquisedec empleen el poder que les ha sido delegado para bendecir a los demás, empezando por sus propias familias. Uno de los grandes legados de la Restauración es que un padre que ha sido ordenado al Sacerdocio de Melquisedec tiene el derecho de bendecir a su esposa e hijos cuando sienta la inspiración de hacerlo o cuando éstos deseen una bendición de él.

Hace muchos años, nuestra familia vivió una experiencia que dejó una impresión imborrable en lo referente a la importancia y al valor de las bendiciones de padre. Tal vez les interese la lección que aprendimos.

Cuando nuestros hijos mayores tenían la edad para asistir formalmente a la escuela, mi esposa y yo decidimos dar una bendición de padre a cada uno de ellos al comienzo del año escolar. La noche de hogar anterior al comienzo del curso sería la ocasión elegida. El año en que nuestro hijo Michael cursó tercer grado guarda unos recuerdos que estimamos entrañables. El verano anterior Michael había participado en la Liga Infantil de béisbol, un deporte que le apasionaba; cuando nos reunimos para efectuar la noche de hogar antes del comienzo del curso, Michael anunció que no necesitaba una bendición, ya que había completado su primera temporada en la Liga Infantil y las bendiciones eran para los niños pequeños.

Mi esposa y yo quedamos anonadados. Intentamos animarlo diciéndole que la bendición le ayudaría con sus tareas escolares, que le serviría de protección, que le ayudaría a relacionarse con sus hermanos y amigos; pero nuestros ánimos, junto con algo de persuasión, fracasaron. Él ya era mayor. Dado que creíamos en el principio del albedrío, no íbamos a obligar a un niño de ocho años a recibir una bendición, por lo que ese año bendije a todos nuestros hijos, excepto a Michael.

El curso comenzó como de costumbre. Michael y los demás hijos progresaban adecuadamente y todos disfrutábamos de los momentos que pasábamos juntos. Y así llegó el mes de mayo y con él, el inicio de la Liga Infantil de béisbol. Después del último día de escuela, el entrenador de Michael convocó al grupo para llevar a cabo un entrenamiento. Nada hubiera podido hacer más feliz a Michael: su sueño estaba a punto de cumplirse; iba a ser el primer receptor. El campo de béisbol estaba cerca de nuestra casa y tanto el entrenador como los chicos caminaban hasta el campo cruzando una autopista bastante concurrida. Tras el entrenamiento, los muchachos y el entrenador se dirigieron a sus casas. Michael y un amigo corrían por delante del entrenador y del resto del equipo, pero al aproximarse a la transitada autopista, Michael no miró antes de cruzar y se atravesó delante de un automóvil conducido por un joven de 16 años que conducía por primera vez. ¿Pueden imaginarse el temor que debió haber punzado el corazón de aquel joven? Pisó con fuerza el freno y giró para evitar atropellar al niño, pero el lateral del parachoques delantero golpeó a Michael y lo lanzó varios metros por la autopista.

Poco después, mi esposa y yo recibimos una llamada de la policía. Michael, en estado grave, iba de camino al hospital en una ambulancia. Era importante que nos apresuráramos. Antes de salir, llamé a un amigo y le pedí que se reuniera con nosotros y me ayudara a darle una bendición. Aquel viaje de 20 minutos fue el más largo de nuestra vida. Orábamos con fervor por la vida de nuestro hijo y por conocer la voluntad del Señor.

Al estacionar el coche a la entrada de la zona de urgencias vimos a un policía que salía con un muchacho que iba llorando. El agente nos reconoció y nos dijo que el joven era el conductor del vehículo. Sabíamos lo suficiente de lo ocurrido, por lo que le dimos un abrazo y le expresamos que sabíamos que no era culpa suya. Entonces entramos en el hospital para buscar a Michael. Al entrar en su cuarto, los médicos y las enfermeras trabajaban desesperadamente para atender las necesidades de nuestro hijo. Mi amigo acababa de llegar y preguntamos si sería posible disponer de un par de minutos a solas con él. Mi hermano en el sacerdocio lo ungió y yo sellé la unción; al poner mis manos sobre la cabeza de Michael, experimenté un sentimiento de consuelo y de paz, fluyeron las palabras y se pronunciaron promesas. A continuación se llevaron a Michael al quirófano.

Michael permaneció hospitalizado durante cuatro semanas, con la cabeza vendada y la pierna estabilizada. Cada miércoles, sus compañeros de la Liga Infantil lo visitaban después del partido y le contaban cómo les había ido. Cada miércoles, a Michael se le llenaban los ojos de lágrimas que le corrían por las mejillas mientras revivía el partido. Luego de cuatro semanas en tracción, los médicos lo enyesaron desde el pecho hasta los pies; en dos o tres ocasiones lo llevamos a ver a sus amigos jugar. Pasaron otras cuatro semanas y la escayola o yeso le fue reemplazado por otro que iba desde la cadera hasta la punta de los pies. Dos días antes del comienzo del curso escolar se le retiró la última escayola, y cuando la familia se reunió a la noche siguiente en la que recibirían la bendición para el nuevo curso, ¿se imaginan quién quería ser el primero en recibirla? Un niño de nueve años, un poco mayor y más prudente, era el primero de la fila.

Con los años, nuestros hijos han llegado a comprender que las bendiciones del sacerdocio no siempre evitan los accidentes, pero también saben que mediante el sacerdocio se cuenta con más de una clase de protección. Hoy día, nuestros nietos son los receptores de las bendiciones del sacerdocio. La tradición ya va por la segunda y tercera generaciones. Creemos que esta práctica, al igual que la familia, prevalecerán por las eternidades.

Cuán agradecido estoy de que un muchacho de 14 años, José Smith, haya entrado en una arboleda deseando saber cuál Iglesia era la verdadera. Estaré eternamente agradecido por la respuesta que recibió y la consiguiente restauración del sacerdocio y sus llaves por conducto de Juan el Bautista; de Pedro, Santiago y Juan, así como otros mensajeros santos. Ruego que empleemos este gran poder para bendecir a todos los hijos de Dios, empezando por nuestras propias familias. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar referencias

  1.  

    1. Véase D. y C. 13; José Smith—Historia 1:68–72.

  2.  

    2. Véase D. y C. 27:12–13.

  3.  

    3. Véase D. y C. 110:11–16.

  4.  

    4. Véase Mateo 16:19.

  5.  

    5. Véase Mateo 17:1–3.

  6.  

    6. Véase Mateo 18:18; D. y C. 7:7.

  7.  

    7.  Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 184.

  8.  

    8. Véase Milton V. Backman Jr., Christian Churches of America: Origins and Beliefs, rev. ed., 1976, 1983, págs. 54–55.

  9.  

    9.  Manual de Instrucciones de la Iglesia, Libro 2, pág. 193.