Con todo el sentimiento de un tierno padre: Un mensaje de esperanza para las familias

Robert E. Hales


No importa cuán malvado llegue a ser el mundo, en nuestras familias puede haber paz y, si hacemos lo correcto, seremos guiados y protegidos.

Tal como lo profetizó Pablo, vivimos en “tiempos peligrosos” 1 . “Satanás [ha estado yendo] por todas partes extraviando el corazón de los del pueblo” 2 y su influencia sigue creciendo. Pero no importa cuán malvado llegue a ser el mundo, en nuestras familias puede haber paz y, si hacemos lo correcto, seremos guiados y protegidos.

El himno que a menudo entonaban nuestros antepasados pioneros nos dice qué hacer: “Ceñid los lomos con valor; jamás os puede Dios dejar” 3 . Ese valor y esa fe son lo que necesitamos como padres y familias en estos últimos días.

Lehi tenía ese valor; él amaba a su familia y se regocijaba en el hecho de que algunos de sus hijos guardaban los mandamientos del Señor. Pero debe haberse sentido acongojado cuando sus hijos, “Lamán y Lemuel no comieron del fruto” que representaba el amor de Dios. Él “temía en gran manera por Lamán y Lemuel; sí, temía que fueran desterrados de la presencia del Señor” 4 .

Todo padre se enfrenta con tales momentos de temor, pero, si ejercemos nuestra fe al enseñar a nuestros hijos y al hacer todo cuanto podamos para ayudarles, nuestros temores disminuirán. Lehi ciñó sus lomos y con fe “exhortó [a sus hijos], con todo el sentimiento de un tierno padre, a que escucharan sus consejos, para que quizá el Señor tuviera misericordia de ellos y… les mandó que guardaran los mandamientos del Señor” 5 .

También nosotros debemos tener la fe necesaria para enseñar a nuestros hijos y pedirles que guarden los mandamientos, pero no podemos permitir que sus decisiones debiliten nuestra fe. Nuestra dignidad no se medirá por la rectitud de nuestros hijos. Lehi no se vio privado de la bendición de deleitarse con el fruto del árbol de la vida simplemente porque Lamán y Lemuel no quisieron participar de él. Hay veces que, como padres, sentimos que hemos fallado si nuestros hijos cometen errores o se desvían. Ningún padre que haga todo lo posible por amar, enseñar, orar y velar por ellos, habrá fracasado. Su fe, sus oraciones y esfuerzos serán consagrados para el bien de sus hijos.

El Señor desea que nosotros, como padres, guardemos Sus mandamientos. Él ha dicho: “[Enseña] a tus hijos e hijas la luz y la verdad, conforme a los mandamientos; …[pon] tu propia casa en orden”… “[procura ser] más [diligente] y [atento] en el hogar” 6 .

Quisiera que todos recordásemos que ninguna familia ha alcanzado la perfección y que todas ellas están sujetas a las condiciones de la mortalidad. A todos se nos concede el don del albedrío, para escoger por nosotros mismos y para aprender de las consecuencias de nuestras decisiones.

Cualquiera de nosotros puede tener en su familia un cónyuge, un hijo, un padre o madre o algún pariente que esté sufriendo de algún modo, ya sea mental, física, emocional o espiritualmente, y por momentos nosotros mismos podemos experimentar esas tribulaciones. En resumen, la vida mortal no es fácil.

Cada familia tiene sus propias circunstancias particulares, pero el Evangelio de Jesucristo trata cada uno de esos desafíos y ésa es la razón por la que debemos enseñarlo a nuestros hijos.

En “La familia: Una proclamación para el mundo”, se declara:

“Los padres tienen la responsabilidad sagrada de educar a sus hijos dentro del amor y la rectitud, de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, de enseñarles a amar y a servirse el uno al otro, de guardar los mandamientos de Dios y de ser ciudadanos respetuosos de la ley dondequiera que vivan. Los esposos y las esposas, madres y padres, serán responsables ante Dios del cumplimiento de estas obligaciones” 7 .

El cumplir con estas obligaciones es la clave para proteger a nuestra familia en los últimos días.

Moisés aconsejó: “Y estas palabras… las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” 8 . Nuestra familia debe estar en nuestros pensamientos continuamente.

Moisés comprendió la necesidad de una enseñanza constante, pues él creció en tiempos difíciles. Cuando Moisés nació, Faraón había decretado que todo niño varón hebreo en Egipto fuera arrojado al río, pero los padres de Moisés tomaron muy en serio su deber como tales.

En las Escrituras leemos: “Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres… y [ellos] no temieron el decreto del rey” 9 . Cuando Moisés llegó a una edad en la que ya no lo podían ocultar, su madre, Jocabed, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea y colocó a su hijo en ella. Entonces la guió río abajo, hacia un lugar seguro, donde la hija del faraón tomaba sus baños.

Sin dejar nada librado al azar, Jocabed también envió una ayuda inspirada, a su hija María, para ver lo que acontecía. Cuando la hija del faraón, la princesa, encontró al pequeño, María valientemente se ofreció para llamar a una nodriza hebrea. La nodriza era Jocabed, la madre de Moisés 10 .

Gracias a la fidelidad de esa madre, la vida de Moisés fue preservada. Con el tiempo él llegó a enterarse de quién era realmente y “dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey” 11 .

Me uno a los fieles padres en todas partes para declarar que nosotros sabemos quiénes somos, entendemos nuestras responsabilidades como padres y no tememos la ira del príncipe de las tinieblas, pues confiamos en la luz del Señor.

Al igual que lo hizo Jocabed, criamos a nuestras familias en un mundo perverso y hostil, un mundo tan peligroso como lo eran las cortes de Egipto que gobernaba Faraón. Pero, al igual que Jocabed, también nosotros entretejemos una arquilla o cesta protectora alrededor de nuestros hijos, a la que llamamos “familia”, y les guiamos por lugares seguros donde nuestras enseñanzas se ven reafirmadas en el hogar y en la Iglesia.

Finalmente, los encaminamos hacia la mayor de todas las instituciones de enseñanza divina: el santo templo, donde un día ellos se puedan arrodillar, rodeados por los fieles miembros de su familia, para ser sellados por esta vida y por toda la eternidad a un compañero digno o una compañera digna. Lo que hayan aprendido de nosotros, lo enseñarán a sus hijos y así continuará la obra de las familias eternas.

En el transcurso de la vida, en los momentos en los que nuestros hijos se encuentren separados de nosotros, el Señor proporciona “Marías” inspiradas para que velen por ellos, personas tales como los líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares, maestros, parientes y amigos dignos. Algunas veces el Espíritu nos indica a los padres que debemos buscar ayuda especial fuera del círculo inmediato, tales como médicos y terapeutas especializados. El Espíritu nos hará saber en qué casos hacerlo y la manera en que tal ayuda deberá conseguirse.

Pero la mayor de todas las ayudas para la familia llega por medio del Evangelio, viene de nuestro Padre Celestial, mediante la guía del Espíritu Santo, en las doctrinas y los principios, y por conducto del sacerdocio. Permítanme mencionarles cinco importantes elementos que nos ayudarán como padres a fortalecer a nuestra familia.

Llevar a cabo consejos familiares. Hay veces que pareciera que temiéramos a nuestros hijos y nos abstenemos de darles consejos por temor de ofenderlos. Son enormes las bendiciones que resultan de aconsejarnos mutuamente como familia, mostrando un interés genuino por la vida de los integrantes de nuestra familia. De vez en cuando, los consejos familiares pueden dar participación a la familia entera en una noche de hogar u otra actividad especial, pero, en forma regular, también debemos llevar a cabo consejos individuales con cada uno de nuestros hijos.

Sin este intercambio personal, nuestros hijos se sentirán inclinados a pensar que papá y mamá o el abuelo y la abuela no entienden o no están interesados en los desafíos a los que ellos se enfrentan. Al prestar amorosa atención y evitar las interrupciones, el Espíritu nos ayudará a discernir cómo podemos servir de ayuda a nuestros hijos y enseñarles.

Por ejemplo, les enseñaremos que ellos pueden escoger sus acciones pero no las consecuencias de ellas. También podemos pacientemente ayudarles a entender cómo las consecuencias de sus acciones pueden llegar a afectarlos en su propia vida.

A veces, cuando a nuestras enseñanzas no se les preste atención y cuando no se cumplan nuestras expectativas, debemos asegurarnos de dejar abierta la puerta de nuestro corazón.

En la parábola del hijo pródigo encontramos una potente lección para toda familia y especialmente para los padres. Cuando el hijo menor “[volvió] en sí”, 12 decidió regresar a su hogar.

¿Cómo sabía él que su padre no lo rechazaría? Lo sabía porque conocía a su padre. Por encima de los inevitables malos entendidos, los conflictos y el proceder insensato de juventud de su hijo, puedo ver a ese padre aguardándolo con un corazón tierno y compasivo, una blanda respuesta, un oído dispuesto a escuchar y un abrazo de perdón. También puedo imaginar al hijo sabiendo que podía regresar al seno familiar pues conocía la clase de hogar que le aguardaba. Las Escrituras dicen: “Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” 13 .

Yo testifico que nuestro Padre Celestial siempre deja la puerta abierta. También testifico que nunca es demasiado tarde para abrir la puerta que hay entre nosotros y nuestros hijos con palabras sencillas tales como: “Te amo”, “lo siento” y “por favor, perdóname”. Podemos empezar ahora a crear un hogar al cual ellos deseen regresar, no sólo ahora sino en las eternidades.

También podemos ayudar a nuestros hijos obedientes a dejar abierta la puerta del perdón al expresar nuestro amor y agradecimiento hacia ellos, al ayudarlos a regocijarse en el arrepentimiento de sus hermanos o hermanas.

Con la puerta de nuestro corazón abierta, debemos aprender cómo aplicar las Escrituras a nuestra vida.

A menudo hablamos sobre enseñar a nuestros hijos de las Escrituras, pero, ¿cómo lo hacemos?

Hace varios años le estaba enseñando a nuestro joven hijo sobre la vida y las experiencias del hermano de Jared. A pesar de que la historia era interesante, mi hijo no estaba compenetrado. Tiene mucho significado cuando les preguntamos a nuestros hijos: “¿Qué quiere decir esto para ti?”. Entonces le pregunté qué significado tenía el relato para él personalmente, a lo que respondió: “¿Sabes?, no es muy diferente de lo que hizo José Smith en la arboleda cuando oró y obtuvo una respuesta”.

“Tú tienes más o menos la edad de José Smith”, le dije, “¿crees que una oración como la suya te ayudaría?”. De pronto, ya no estábamos hablando de un relato de mucho tiempo atrás, en una tierra lejana, sino que hablábamos de él, nuestro hijo, sobre su vida, sus necesidades y el modo en que la oración podía ayudarlo.

Como padres, tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros hijos a “[aplicar] todas las Escrituras [de hecho, todo aspecto del Evangelio de Jesucristo] a nosotros mismos [y a nuestros hijos], para [el] provecho [y la] instrucción [de nuestras familias]” 14 .

¿Estamos aplicando todas las experiencias que nuestros hijos viven en el Evangelio a las necesidades reales que tienen en su vida? ¿Les estamos enseñando en cuanto al don del Espíritu Santo, el arrepentimiento, la Expiación, la Santa Cena y la bendición de la reunión sacramental para hacer frente a los desafíos en su vida? Puesto que no hay suficiente tiempo en las reuniones formales para enseñar a nuestros hijos todo cuanto deben saber, debemos aprovechar todos los momentos propicios para la enseñanza.

Esos momentos son invalorables. Se presentan cuando estamos trabajando, divirtiéndonos y esforzándonos juntos. Cuando se hacen presentes, el Espíritu del Señor nos ayuda a saber qué decir e inspira a nuestros hijos a aceptar nuestra enseñanza.

¡Qué dicha y qué bendición es tener el Espíritu en nuestro hogar! ¡Y qué bendición es invitarlo por medio de la oración, del estudio de las Escrituras, al expresarnos con consideración y al demostrar respeto los unos por los otros! Preparémonos para los momentos propicios para la enseñanza al orar como oró Alma por su hijo, “con mucha fe” 15 y con toda la energía de nuestro ser mediante el ayuno, el estudio de las Escrituras, el arrepentimiento de nuestros pecados y al permitir que el Espíritu Santo nos llene el corazón con amor, perdón y compasión; entonces llenará nuestros hogares. Después debemos confiar en el Buen Pastor.

La madre de Moisés, Jocabed, guió a su hijo por el río con fe en el “Pastor… de [nuestras] almas” 16 . Como padres, también nosotros podemos confiar en que el Buen Pastor nos guiará. Isaías prometió que Él “pastoreará suavemente” 17 a todos aquellos que tengan responsabilidad para con los jóvenes.

Él nos ayudará a confiar en los principios del albedrío, la oposición y la Expiación, y a honrarlos, aun cuando nuestros hijos tomen decisiones imprudentes. Mediante Su Espíritu, Él nos ayudará a enseñar a nuestros hijos a enfrentar todo reto, toda prueba y tribulación en la vida al recordarles que son hijos de Dios. A nosotros nos inspirará con formas de ayudarles a ponerse “toda la armadura de Dios” 18 , a fin de estar en condiciones de resistir “los ardientes dardos del adversario” 19 con “el escudo de la fe” 20 y “la espada del Espíritu” 21 . Al estar nuestros hijos espiritualmente armados y fortalecidos, Él les bendecirá para que perseveren fielmente hasta el fin y regresen al hogar, dignos de vivir en la presencia de nuestro Padre Celestial para siempre.

Por todo eso, nos entristecerá ver a los miembros de nuestra familia ser blanco de las piedras y de las flechas de la experiencia terrenal, pero nos asombraremos ante el amor que Jesús les da. Gracias a Él, las sacudidas no los destruirán, sino que los ablandarán, los fortalecerán y santificarán.

A los padres y las familias en todas partes del mundo les testifico que el Señor Jesucristo es poderoso para salvar. Él es el Sanador, el Redentor, el Pastor que rescata, que dejará a las noventa y nueve ovejas para ir tras la que está perdida. Si estamos buscando la salvación de “esas” almas perdidas en nuestras familias, les doy testimonio de que están dentro del alcance del Señor. Nosotros le ayudaremos a rescatarlas si vivimos el Evangelio fielmente, nos sellamos en el templo y somos leales a los convenios que hacemos en él.

Todo padre puede encontrar consuelo en las palabras del élder Orson F. Whitney refiriéndose a las enseñanzas de José Smith:

“El profeta José Smith dijo —y jamás enseñó una doctrina más consoladora— que el sellamiento eterno de padres fieles y las divinas promesas que se les hayan hecho por su valiente servicio en la Causa de la Verdad los salvarán no sólo a ellos, sino también a su posteridad. Aunque algunas ovejas se descarríen, el ojo del Pastor está sobre ellas, y tarde o temprano sentirán los tentáculos de la Divina Providencia extenderse hacia ellas y acercarlas de nuevo al rebaño. Ellos volverán, ya sea en esta vida o en la vida venidera. Tendrán que pagar su deuda a la justicia; sufrirán por sus pecados y tal vez anden por caminos espinosos; pero si esto finalmente los conduce, como al hijo pródigo, al corazón y al hogar de un padre amoroso que perdona, la dolorosa experiencia no habrá sido en vano. Oren por sus hijos descuidados y desobedientes; manténganse cerca de ellos mediante su fe. Continúen con esperanza y confianza hasta que vean la salvación de Dios” 22 .

Expreso mi testimonio especial de que Jesús dio Su vida, haciendo posible la salvación y la exaltación de todas las familias de la tierra. Con todo el sentimiento de un tierno padre, expreso mi amor y el amor que nuestro Padre Celestial tiene por ustedes y sus familias.

Que podamos juntar a nuestros seres queridos a nuestro alrededor y “[ceñirnos] los lomos con valor; [pues] jamás [nos] puede Dios dejar”. Con fe, valentía y amor, las familias en verdad serán eternas, lo testifico en el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar las referencias

  1.  

    1. 2 Timoteo 3:1.

  2.  

    2. 3 Nefi 2:3.

  3.  

    3. “¡Oh, está todo bien!”, Himnos, Nº 17.

  4.  

    4. 1 Nefi 8:35–36.

  5.  

    5. 1 Nefi 8:37–38.

  6.  

    6. D. y C. 93:42–43, 50.

  7.  

    7.  Liahona, octubre de 1988, pág. 24.

  8.  

    8. Deuteronomio 6:7.

  9.  

    9. Hebreos 11:23.

  10.  

    10. Véase Éxodo 2:3–10; véase también Jerrie W. Hurd, Our Sisters in the Bible, 1983, págs. 36–37.

  11.  

    11. Véase Hebreos 11:24–27.

  12.  

    12. Lucas 15:17.

  13.  

    13. Lucas 15:20.

  14.  

    14. 1 Nefi 19:23.

  15.  

    15. Mosíah 27:14.

  16.  

    16. 1 Pedro 2:25.

  17.  

    17. Isaías 40:11.

  18.  

    18. Véase Efesios 6:11, 13; véase también D. y C. 27:15.

  19.  

    19. 1 Nefi 15:24; D. y C. 3:8; véase también Efesios 6:16.

  20.  

    20. Efesios 6:16; D. y C. 27:17.

  21.  

    21. Efesios 6:17; véase también D. y C. 27:18.

  22.  

    22. En Conference Report, abril de 1929, pág. 110.