Informe del Departamento de Auditorías de la Iglesia, 2005

Robert W. Canwell


Para la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Estimados hermanos: Tal como está prescrito por revelación en la sección 120 de Doctrina y Convenios, el Consejo Encargado de la Disposición de Diezmos autoriza el empleo de los fondos de la Iglesia. Dicho consejo está compuesto por la Primera Presidencia, el Quórum de los Doce Apóstoles y el Obispado Presidente; y es el que aprueba los presupuestos de los departamentos y del funcionamiento de la Iglesia. Después de recibir la autorización del consejo, los departamentos de la Iglesia han de emplear los fondos de acuerdo con los presupuestos aprobados y conforme a las normas y a los procedimientos de la Iglesia.

Al Departamento de Auditorías de la Iglesia se le ha concedido acceso a todos los registros y sistemas necesarios para controlar la aceptabilidad de los recibos de los fondos, de los gastos y para verificar si los bienes de la Iglesia están salvaguardados. El Departamento de Auditorías de la Iglesia es independiente de todos los demás departamentos y de las operaciones de la Iglesia, y su personal está compuesto por contadores públicos, auditores internos, auditores de sistemas de información y otros profesionales también acreditados.

Basándonos en las auditorías que se llevaron a cabo, el Departamento de Auditorías de la Iglesia es de la opinión que, en todos los aspectos materiales, los donativos recibidos, los gastos efectuados y los bienes de la Iglesia del año 2005 se han registrado y administrado de acuerdo con las prácticas apropiadas de contabilidad, con los presupuestos aprobados y con las normas y los procedimientos de la Iglesia.

Presentado respetuosamente por el Departamento de Auditorías de la Iglesia

Robert W. Cantwell

Director Ejecutivo