Saltar navegador principal
Octubre 2015 | Una súplica a mis hermanas

Una súplica a mis hermanas

Octubre 2015 Conferencia general

Necesitamos de su fortaleza, su conversión, su convicción, su capacidad para dirigir, su sabiduría y sus voces.

Queridos élderes Rasband, Stevenson y Renlund, nosotros, sus hermanos, les damos la bienvenida al Cuórum de los Doce Apóstoles. Agradecemos a Dios por las revelaciones que Él da a Su profeta, el presidente Thomas S. Monson.

Hermanos y hermanas, cuando nos reunimos en conferencia general hace seis meses, ninguno de nosotros podía anticipar los cambios que se avecinaban y que conmoverían a toda la Iglesia. El élder L. Tom Perry pronunció un poderoso discurso acerca de la función irreemplazable que cumplen el matrimonio y la familia en el plan del Señor. Pocos días después nos sorprendió la noticia del cáncer que pronto se lo llevaría de entre nosotros.

Aunque la salud del presidente Boyd K. Packer venía deteriorándose, él continuó “en las filas” con la obra del Señor. El pasado mes de abril, él se hallaba muy débil, no obstante, estaba resuelto a declarar su testimonio mientras tuviera aliento. Luego, apenas a treinta y cuatro días después de la partida del élder Perry, el presidente Packer también cruzó el velo.

En la última conferencia general echamos de menos al élder Richard G. Scott, pero hemos meditado en el poderoso testimonio del Salvador que él había compartido en conferencias anteriores; y, hace doce días, el élder Scott fue llamado a reunirse en el cielo con su amada Jeanene.

Tuve el privilegio de estar con esos tres hermanos en sus últimos días; incluso acompañé a los familiares cercanos del presidente Packer y del élder Scott poco antes de que fallecieran. Me es difícil aceptar que estos queridos amigos, estos magníficos siervos del Señor se hayan ido. Los extraño más de lo que puedo expresar con palabras.

Al reflexionar en este inesperado giro de los acontecimientos, una de las impresiones que ha permanecido en mí es lo que observé de sus esposas. Tengo grabada en mi mente la imagen de serenidad de las hermanas Donna Smith Packer y Barbara Dayton Perry junto al lecho de sus esposos, llenas de amor, verdad y fe pura.

La paz que irradiaba la hermana Packer junto a su esposo en sus últimas horas sobrepasa todo entendimiento1. Aun cuando era consciente de la partida inminente de su amado compañero de casi setenta años de matrimonio, ella conservaba la calma de una mujer llena de fe; lucía angelical, tal como se la ve en esta foto en la dedicación del Templo de Brigham City.

El presidente Packer y su esposa en el Templo de Brigham City, Utah

De la hermana Perry noté que emanaba la misma clase de amor y fe. Era evidente su devoción por su esposo y por el Señor y me sentí muy conmovido.

El élder Perry y su esposa

En las horas finales de sus esposos, y hasta hoy, estas fuertes mujeres han mostrado la fortaleza y el valor que siempre demuestran las mujeres que honran los convenios2. Sería imposible medir la influencia que tienen tales mujeres, no solo en la familia, sino también en la Iglesia del Señor, como esposas, madres y abuelas; como hermanas y tías; como maestras y líderes; y, en especial, como devotas defensoras de la fe3.

Esto ha sido cierto en cada dispensación del Evangelio desde los días de Adán y Eva. Sin embargo, las mujeres de esta dispensación son singulares debido a que esta dispensación es distinta de cualquier otra4. Esta diferencia conlleva tanto privilegios como responsabilidades.

Retrato del presidente Kimball

Hace treinta y seis años, en 1979, el presidente Spencer W. Kimball hizo una profecía profunda acerca del impacto que las mujeres que cumplen sus convenios tendrían en el futuro de la Iglesia del Señor. Él profetizó: “Gran parte del progreso que tendrá la Iglesia en los últimos días se deberá a que muchas de las buenas mujeres del mundo… se sentirán atraídas a la Iglesia en gran número. Eso solo sucederá al grado que las mujeres de la Iglesia reflejen rectitud y sepan expresarse bien en sus vidas, y en la medida que las mujeres de la Iglesia sean vistas como singulares y diferentes de las mujeres del mundo, y lo hagan de una manera feliz”5.

Mis queridas hermanas, a ustedes que son nuestras vitales colaboradoras en esta escena final: Hoy es el día que predijo el presidente Kimball. ¡Ustedes son las mujeres que él predijo! ¡Su virtud, luz, amor, conocimiento, valor, carácter, fe y rectitud atraerán a las buenas mujeres del mundo, junto con las familias de ellas, a la Iglesia en cantidades sin precedente!6.

Nosotros, sus hermanos, necesitamos de su fortaleza, su conversión, su convicción, su capacidad para dirigir, su sabiduría y sus voces. ¡El reino de Dios no está completo, ni puede estarlo, sin las mujeres que hacen convenios sagrados y los guardan; mujeres que pueden hablar con el poder y la autoridad de Dios!7.

El presidente Packer declaró:

“Necesitamos mujeres organizadas y que puedan organizar; necesitamos mujeres con capacidad ejecutiva que puedan planificar, dirigir y administrar; mujeres que puedan enseñar y que puedan dar su opinión…

“Necesitamos mujeres con el don de discernimiento que puedan ver las tendencias mundanas y detecten aquellas tendencias que, a pesar de ser populares, sean insustanciales o peligrosas”8.

Hoy, permítanme agregar que necesitamos mujeres que sepan cómo hacer que las cosas importantes sucedan mediante su fe y que sean defensoras valientes de la moralidad y la familia en un mundo enfermo por el pecado. Necesitamos mujeres que sean devotas en pastorear a los hijos de Dios por la senda del convenio hacia la exaltación; mujeres que sepan cómo recibir revelación personal, que entiendan el poder y la paz de la investidura del templo; mujeres que sepan cómo invocar los poderes del cielo para proteger y fortalecer a los hijos y a la familia; mujeres que enseñen sin temor.

Tales mujeres me han bendecido a lo largo de la vida. Mi fallecida esposa Dantzel era una mujer así. Siempre le agradeceré la influencia transformadora que tuvo en mí en todos los aspectos de mi vida, incluso en mis esfuerzos como pionero de la cirugía de corazón abierto.

Hace cincuenta y ocho años, se me pidió operar a una niña pequeña que padecía una grave afección congénita del corazón. Su hermano mayor había fallecido de una condición similar. Sus padres me rogaron que los ayudara. Yo no era optimista en cuanto al resultado, pero prometí hacer todo cuanto estaba en mi poder por salvar su vida, a pesar de mis mejores esfuerzos, la niña falleció. Más tarde, esos mismos padres me trajeron a otra hija de apenas 16 meses, que también había nacido con malformación cardíaca. Otra vez, tras su solicitud, llevé a cabo la cirugía. Esa hija también falleció. Esta tercera pérdida de esa familia literalmente me destrozó.

Llegué a casa sumido en la tristeza. Me tiré en el suelo de la sala y lloré toda la noche. Dantzel permaneció a mi lado, escuchándome mientras yo repetía que nunca más haría otra operación de corazón. A eso de las cinco de la mañana, Dantzel me miró y me dijo tiernamente: “¿Ya terminaste de llorar? Entonces vístete y vuelve al laboratorio. ¡Ve a trabajar! Tienes que aprender más. Si ahora lo abandonas, otras personas tendrán que sufrir mucho antes de aprender lo que tú ya sabes”.

¡Ay, cuánto necesitaba la visión, la firmeza y el amor de mi esposa! Volví al trabajo y aprendí más. Si no hubiese sido por el estímulo inspirado de Dantzel, no hubiera hecho operaciones de corazón abierto y no hubiera estado preparado para la cirugía que en 1972 salvó la vida del presidente Spencer W. Kimball9.

Hermanas, ¿se dan cuenta de la amplitud y el alcance de la influencia que tienen cuando expresan esas cosas que les llegan a la mente y al corazón, dirigidas por el Espíritu? Un gran presidente de estaca me contó de una reunión de consejo de estaca donde analizaban un problema difícil. Hubo un momento en que se dio cuenta de que la presidenta de la Primaria no había hablado, así que le preguntó si tenía alguna impresión. “Pues, sí la tengo”, dijo, y entonces compartió una idea que cambió totalmente el rumbo de la reunión. El presidente de estaca me dijo: “Cuando ella habló, el Espíritu me testificó que ella le había dado voz a la revelación que habíamos estado buscando en el consejo”.

Mis queridas hermanas, sea cual sea su llamamiento, sin importar sus circunstancias, necesitamos sus impresiones, sus reflexiones y su inspiración. Necesitamos que hablen sin reservas y den su opinión en los consejos de barrio y de estaca. Necesitamos que cada hermana casada se exprese como “una compañera que contribuye en una forma total10 al unirse con su esposo para gobernar a su familia. Casadas o solteras, ustedes, hermanas, poseen capacidades singulares y una intuición especial que han recibido como dones de Dios. Nosotros, los hermanos, no podemos reproducir la influencia sin igual que tienen ustedes.

Sabemos que el acto culminante de toda la creación fue ¡la creación de la mujer!11. ¡Necesitamos de su fortaleza!

Los ataques contra la Iglesia, su doctrina y nuestra manera de vivir van a aumentar. Debido a ello, necesitamos mujeres que tengan un entendimiento sólido de la doctrina de Cristo, y que lo usen para enseñar y ayudar a criar a una generación resistente al pecado12. Necesitamos mujeres que puedan detectar el engaño en todas sus formas; mujeres que sepan cómo acceder al poder que Dios pone a disposición de los que guardan sus convenios, y mujeres que expresen sus creencias con confianza y caridad. Necesitamos mujeres que tengan la valentía y la visión de nuestra madre Eva.

Mis queridas hermanas, nada es más crucial para su vida eterna que su propia conversión. Son las mujeres convertidas y que guardan sus convenios —mujeres como mi querida esposa Wendy— cuyas vidas rectas se destacarán cada vez más en un mundo que se deteriora y quienes, por ello, serán consideradas diferentes y singulares al hacerlo de una manera feliz.

¡Así que hoy suplico a mis hermanas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que den un paso al frente! Como nunca antes, ocupen sus puestos en el hogar, en la comunidad y en el Reino de Dios que les corresponden y que son necesarios. Les suplico que den cumplimiento a la profecía del presidente Kimball y les prometo, en el nombre de Jesucristo, que al hacerlo, ¡el Espíritu Santo magnificará su influencia de un modo sin precedentes!

Doy testimonio de la realidad del Señor Jesucristo y de Su poder redentor, expiatorio y santificador; y como uno de Sus apóstoles, les doy las gracias, mis estimadas hermanas, y las bendigo para que se eleven a su pleno potencial, para que cumplan la medida de su creación, conforme caminamos codo a codo en esta obra sagrada. Juntos ayudaremos a preparar el mundo para la segunda venida del Señor. De eso testifico, como su hermano, en el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar referenciasOcultar las referencias

    Notas

    1. Véase Filipenses 4:7.

    2. Esto incluye derramar lágrimas, en cumplimiento del mandamiento de llorar por las personas que amamos, cuando estas se gradúan de esta vida (véase Doctrina y Convenios 42:45).

    3. Véase la influencia de Rebeca en Isaac y en su hijo Jacob en Génesis 27:46; 28:1–4.

    4. Véase de Joseph Fielding Smith, Answers to Gospel Questions, compilado por Joseph Fielding Smith hijo, 5 tomos, 1957–1966, tomo IV, pág. 166. Nota: Todas las dispensaciones anteriores estaban confinadas a un reducido territorio del mundo y terminaron en apostasía. En cambio, esta dispensación no estará limitada en espacio ni en tiempo; llenará el mundo y se fusionará con la segunda venida del Señor.

    5. Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Spencer W. Kimball, 2006, pág. 247.

    6. Cuando nací, había menos de 600.000 miembros de la Iglesia; hoy hay más de 15 millones, y esa cifra continúa aumentando.

    7. El presidente Joseph Fielding Smith dijo a las hermanas de la Sociedad de Socorro: “Pueden hablar con autoridad, porque el Señor les ha otorgado autoridad”. También dijo que a la Sociedad de Socorro “se [le] ha dado poder y autoridad para llevar a cabo muchas cosas grandiosas. La obra que realizan se efectúa mediante autoridad divina” (“Relief Society—an Aid to the Priesthood,” Relief Society Magazine, enero de 1959, tomo IV, pág. 5). El élder Dallin H. Oaks también citó esto en un discurso de conferencia: “Las llaves y la autoridad del sacerdocio”, Liahona, mayo de 2014, pág. 51.

    8. Véase de Boyd K. Packer, “La Sociedad de Socorro”, Liahona, febrero de 1979, pág. 9; véase también M. Russell Ballard, Counseling with Our Councils: Learning to Minister Together in the Church and in the Family, 1997, pág. 93.

    9. Véase de Spencer J. Condie, Russell M. Nelson: Father, Surgeon, Apostle, 2003, págs. 146, 153–156. Nota: En 1964, el presidente Kimball me apartó como presidente de estaca y me bendijo para que disminuyeran las tasas de mortalidad en mi trabajo como pionero en operaciones sobre la válvula aórtica. No sabíamos en ese entonces que ocho años más tarde, yo operaría al presidente Kimball para reemplazarle su atrofiada válvula aórtica.

    10. “Cuando hablamos del matrimonio como una sociedad, hablemos del matrimonio como una sociedad total. ¡No queremos que nuestras mujeres de la Iglesia sean compañeras silenciosas ni limitadas en su función eterna! Sean, por favor, una compañera que contribuye en una forma total” (véanse de Spencer W. Kimball, “Privilegios y responsabilidades de la mujer de la Iglesia”, Liahona, febrero de 1979, págs.146–147).

    11. “Todos los propósitos del mundo y todo lo que había en él no habrían servido para nada sin la mujer: una piedra clave en el arco del sacerdocio de la Creación” (véase de Russell M. Nelson, “Lecciones que aprendemos de Eva”, Liahona, enero de 1988, pág. 86). “Eva llegó a ser la creación final de Dios, la gran suma de toda la obra maravillosa se había hecho hasta el momento” (Gordon B. Hinckley, “Las mujeres en nuestra vida”, Liahona, noviembre de 2004, pág. 83).

    12. Véase de Russell M. Nelson, “Hijos del convenio”, Liahona, julio de 1995, págs. 38–39