Saltar navegador principal
Octubre 2016 | Compartir el Evangelio restaurado

Compartir el Evangelio restaurado

Octubre 2016 Conferencia general

Lo que llamamos la “obra misional de los miembros” no es un programa, sino una actitud de amor y de participación para ayudar a los que nos rodean.

I.

Hacia el final de Su ministerio terrenal, nuestro Salvador Jesucristo mandó a Sus discípulos: “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:19) e “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). Todo cristiano está bajo esos mandatos de compartir el Evangelio con todos. Muchos llaman a esto “la gran comisión”.

The Savior teaches us to love

Tal como el élder Neil L. Andersen lo describió en la sesión de esta mañana, sin duda, los Santos de los Últimos Días se encuentran entre los más dedicados a esta gran responsabilidad; y así debe ser, porque sabemos que Dios ama a todos Sus hijos y que en estos últimos días Él ha restaurado conocimiento y poder adicionales de vital importancia a fin de bendecirlos a todos. El Salvador nos enseñó a amar a todos como hermanos y hermanas, y honramos esa enseñanza al compartir el testimonio y el mensaje del Evangelio restaurado “entre todas las naciones, lenguas, tribus y pueblos” (D. y C. 112:1). Eso es parte fundamental de lo que significa ser Santo de los Últimos Días y lo consideramos como un privilegio que nos llena de gozo. ¿Qué podría llenarnos más de gozo que el compartir las verdades de la eternidad con los hijos de Dios?

Actualmente contamos con muchos recursos para compartir el Evangelio que no estaban disponibles en generaciones anteriores. Tenemos la televisión, internet y las redes sociales; contamos con muchos mensajes valiosos que nos ayudan a presentar el Evangelio restaurado; tenemos la prominencia de la Iglesia en muchas naciones; contamos con una cantidad cada vez mayor de misioneros; pero, ¿estamos haciendo uso de todos esos recursos de manera que logremos el efecto máximo? Considero que la mayoría de nosotros diría que no. Deseamos ser más eficaces en cumplir con nuestra responsabilidad divinamente establecida de proclamar el Evangelio restaurado en todo el mundo.

Existen muchas buenas ideas para compartir el Evangelio que funcionarán en estacas o países en particular. Sin embargo, debido a que somos una Iglesia mundial, deseo hablar de ideas que funcionen en todo lugar, desde las unidades más nuevas a las sólidamente establecidas, desde culturas que actualmente son receptivas al Evangelio de Jesucristo a culturas y naciones que son cada vez más hostiles hacia la religión. Deseo hablar de ideas que ustedes puedan compartir con personas que son fieles creyentes en Jesucristo, así como con personas que nunca han oído Su nombre; con personas que están satisfechas con su vida actual, así como con personas que desesperadamente procuran mejorarse.

¿Qué podría decir que les sea útil cuando compartan el Evangelio, sean cuales sean sus circunstancias? Necesitamos la ayuda de todo miembro, y todo miembro puede ayudar ya que hay muchas tareas que llevar a cabo a medida que compartimos el Evangelio restaurado con toda nación, tribu, lengua y pueblo.

President Monson encourages members and missionaries to work together

Todos sabemos que la participación de los miembros en la obra misional es de vital importancia para lograr la conversión así como la retención. El presidente Thomas S. Monson ha dicho: “Ahora es el momento de que los miembros y los misioneros se unan [y]… trabajen en la viña del Señor para llevar almas a Él. Él ha preparado los medios para que compartamos el Evangelio de muchas maneras, y Él nos ayudará en nuestros esfuerzos si actuamos con fe para llevar a cabo Su obra”1.

Missionary work is not just one key

Compartir el Evangelio restaurado es nuestro deber y privilegio cristiano de toda la vida. El élder Quentin L. Cook nos recuerda: “La obra misional no es solo una de las 88 teclas de un piano que se toca de vez en cuando; es un acorde mayor de una atrayente melodía que debe interpretarse de modo continuo durante toda la vida, si hemos de mantener la armonía con nuestro compromiso hacia el cristianismo y el evangelio de Jesucristo”2.

II.

Hay tres cosas que todos los miembros pueden hacer para ayudar a compartir el Evangelio, independientemente de las circunstancias en las que vivan o trabajen. Todos deberíamos hacer cada una de ellas.

Primero, todos podemos orar y pedir el deseo de ayudar en esta parte fundamental de la obra de salvación. Todo esfuerzo comienza con el deseo.

Segundo, nosotros mismos podemos guardar los mandamientos. Los miembros fieles y obedientes son los testigos más persuasivos de la verdad y el valor del Evangelio restaurado; y lo que es más importante, los miembros fieles siempre tendrán el Espíritu del Salvador consigo para guiarlos a medida que procuren participar en la gran obra de compartir el evangelio restaurado de Jesucristo.

Tercero, podemos orar para recibir inspiración sobre lo que nosotros podemos hacer en nuestras circunstancias personales para compartir el Evangelio con los demás. Eso difiere de orar por los misioneros o de orar por lo que los demás pueden hacer. Debemos orar por lo que nosotros podemos hacer personalmente. Cuando oramos, debemos recordar que las oraciones para ese tipo de inspiración se contestarán si van acompañadas de un compromiso, de algo que las Escrituras llaman “verdadera intención” o “íntegro propósito de corazón”. Oren con el compromiso de actuar de acuerdo con la inspiración que reciban, prometiéndole al Señor que si Él los inspira a hablarle a alguien sobre el Evangelio, lo harán.

Necesitamos la guía del Señor porque en un momento determinado algunos están preparados —y otros no— para recibir las verdades adicionales del Evangelio restaurado. Nunca debemos considerarnos jueces para determinar quién está preparado y quién no. El Señor conoce el corazón de todos Sus hijos y, si oramos pidiendo inspiración, Él nos ayudará a encontrar a aquellos que Él sabe que están “preparados para oír la palabra” (Alma 32:6).

Como apóstol del Señor, insto a todo miembro y a toda familia de la Iglesia a que oren a fin de que el Señor les ayude a encontrar personas preparadas para recibir el mensaje del evangelio restaurado de Jesucristo. El élder M. Russell Ballard ha dado este importante consejo, con el que estoy de acuerdo: “Confíen en el Señor. Él es el Buen Pastor. Él conoce a Sus ovejas… Si no nos involucramos, se pasará por alto a muchos de los que escucharían el mensaje de la Restauración… Los principios son bastante sencillos: oren, tanto individualmente como en familia, pidiendo oportunidades misionales”3. A medida que demostremos nuestra fe, esas oportunidades se nos presentarán sin necesidad de una respuesta “forzada ni artificiosa, sino que nuestros actos fluirán como resultado natural de nuestro amor por nuestros hermanos y hermanas”4.

Sé que eso es verdad, y agrego mi promesa de que con fe en la ayuda del Señor, seremos guiados, seremos inspirados y encontraremos gran gozo en esta obra de amor de importancia eterna. Llegaremos a entender que el éxito en compartir el Evangelio consiste en invitar a las personas con amor y con la genuina intención de ayudarles, sin importar cuál sea su respuesta.

III.

A continuación figuran algunas otras cosas que podemos hacer para compartir el Evangelio eficazmente:

Members fellowshipping Members visiting Cab driver at Brazil Olympics
  1. Es necesario recordar “que las personas aprenden cuando están listas para aprender, no cuando nosotros estamos listos para enseñarles”5. Lo que a nosotros nos interesa, como las importantes enseñanzas doctrinales adicionales de la Iglesia restaurada, generalmente no es lo que a los demás les interesa. Por lo general, lo que la gente quiere son los resultados de la doctrina, no la doctrina misma. A medida que observan o perciben los efectos del evangelio restaurado de Jesucristo en nuestra vida, sienten el Espíritu y comienzan a interesarse en la doctrina. Quizá también se interesen cuando estén buscando mayor felicidad, cercanía a Dios o una mejor comprensión del propósito de la vida6. Por tanto, con prudencia y con espíritu de oración debemos procurar discernimiento en cuanto a la manera de preguntar sobre el interés que otras personas tengan de aprender más. Ello dependerá de varias cosas, tales como las circunstancias actuales de la persona y nuestra relación con ella. Ese es un buen tema a tratar en los consejos, cuórums y Sociedades de Socorro.

  2. Cuando hablemos con los demás, debemos recordar que una invitación a aprender más sobre Jesucristo y Su Evangelio es preferible a una invitación a aprender más en cuanto a nuestra Iglesia7. Deseamos que las personas se conviertan al Evangelio. Esa es la gran función del Libro de Mormón. Los sentimientos en cuanto a nuestra Iglesia se producen tras la conversión a Jesucristo; no la preceden. Muchos que desconfían de las iglesias tienen, sin embargo, amor por el Salvador. Hay que poner las cosas importantes en primer lugar.

  3. Cuando procuremos presentar el Evangelio restaurado a otros, debemos hacerlo de maneras que sean genuinas y que demuestren amor e interés por la persona. Eso ocurre cuando estamos tratando de ayudar a los demás con problemas que ellos hayan identificado o cuando estemos trabajando con ellos en actividades de servicio a la comunidad, tales como aliviar el sufrimiento, atender a los pobres y necesitados, o mejorar la calidad de vida de los demás.

  4. Nuestros esfuerzos por compartir el Evangelio no deben limitarse a nuestro círculo de amigos y colegas. Durante los Juegos Olímpicos nos enteramos de que un taxista SUD en Río de Janeiro llevaba consigo ejemplares del Libro de Mormón en siete idiomas diferentes, los cuales entregaba a los que aceptaban recibirlo. Se denominó a sí mismo el “misionero taxista”. Él dijo: “Las calles de Río de Janeiro… son [mi] campo misional”8.

    Clayton M. Christensen, cuya experiencia como miembro misionero es impresionante, indica que “a lo largo de los últimos veinte años, hemos observado que no hay ninguna correlación entre la estrechez de una relación y la probabilidad de que una persona se interese en aprender sobre el Evangelio”9.

  5. Los obispados de barrio pueden planificar una reunión sacramental especial a la cual se inste a los miembros a llevar personas interesadas. Los miembros del barrio dudarían menos en llevar a sus conocidos a una reunión de ese tipo ya que tendrán mayor seguridad de que el contenido de la reunión se planificaría bien a fin de generar interés y representar bien a la Iglesia.

  6. Hay muchas otras oportunidades de compartir el Evangelio. Por ejemplo, justo este verano recibí una alegre carta de una miembro nueva que aprendió sobre el Evangelio restaurado cuando un viejo compañero de clases la llamó para preguntarle sobre la enfermedad que ella estaba padeciendo. Ella escribió: “Me impresionó la forma en que se presentó. Después de [unos] cuantos meses de aprender por medio de los misioneros, fui bautizada. Desde entonces mi vida ha mejorado”10. Todos conocemos a muchos cuyas vidas mejorarían gracias al Evangelio restaurado. ¿Nos estamos acercando a ellos?

  7. La fascinación y la experiencia que nuestros miembros jóvenes tienen con las redes sociales les da oportunidades únicas de comunicarse a fin de interesar a los demás en el Evangelio. Al describir la aparición del Salvador a los nefitas, Mormón escribió: “Enseñó y ministró a los niños… y soltó la lengua de ellos… de modo que pudieron expresarse” (3 Nefi 26:14). Supongo que actualmente diríamos “soltó [los pulgares] de ellos… de modo que pudieron expresarse”. ¡Adelante, jóvenes!

Sharing the gospel through texting

Compartir el Evangelio no es una carga, sino un gozo. Lo que llamamos la “obra misional de los miembros” no es un programa, sino una actitud de amor y de participación para ayudar a los que nos rodean. Es también una oportunidad de ser testigos de lo que sentimos en cuanto al evangelio restaurado de nuestro Salvador. Tal como el élder Ballard enseñó: “La evidencia más significativa de nuestra conversión y de la forma en que nos sentimos con respecto al Evangelio en nuestra vida es el deseo que tengamos de compartirlo con los demás”11.

Testifico de Jesucristo, quien es la Luz y la Vida del Mundo (véase 3 Nefi 11:11). Su Evangelio restaurado nos ilumina el camino en la vida terrenal; Su expiación nos da la seguridad de la vida después de la muerte y la fortaleza para perseverar hacia la inmortalidad. Su expiación también nos da la oportunidad de que se nos perdonen nuestros pecados y, bajo el glorioso plan de salvación de Dios, de que reunamos los requisitos para la vida eterna, “el mayor de todos los dones de Dios”(D. y C. 14:7). En el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar referenciasOcultar las referencias

    Notas

    1. Thomas S. Monson, “Bienvenidos a la conferencia”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 4.

    2. Quentin L. Cook, “How to Be a Member Missionary”, New Era, febrero de 2015, pág. 48.

    3. M. Russell Ballard, “Confíen en el Señor”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 44.

    4. M. Russell Ballard, “Confíen en el Señor”, pág. 44.

    5. Clayton M. Christensen, The Power of Everyday Missionaries, 2012, pág. 30.

    6. Véase de Christensen, The Power of Everyday Missionaries, págs. 26–27.

    7. Véase de Gary C. Lawrence, How Americans View Mormonism: Seven Steps to Improve Our Image, 2008, págs. 34–35.

    8. Véase de Ashley Kewish, “Cab Driver Hands Out Copies of Book of Mormon to Rio Visitors”, 8 de agosto de 2016, ksl.com.

    9. Christensen, Power of Everyday Missionaries, pág. 21.

    10. Carta personal, 21 de agosto de 2016.

    11. M. Russell Ballard, “Ahora es el momento”, Liahona, enero de 2001, pág. 89.