New Experience
    Octubre 2018 | Una conversión profunda y duradera al Padre Celestial y al Señor Jesucristo

    Una conversión profunda y duradera al Padre Celestial y al Señor Jesucristo

    Octubre 2018 Conferencia general

    Nuestro propósito es equilibrar las experiencias en la Iglesia y en el hogar de tal modo que aumenten en gran manera la fe y la espiritualidad, y que se profundice la conversión.

    Como acaba de indicar el presidente Russell M. Nelson de manera tan hermosa y elocuente, los líderes de la Iglesia llevan trabajando desde hace mucho tiempo en “un plan centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia para aprender la doctrina, fortalecer la fe y fomentar una mayor adoración personal”. El presidente Nelson a continuación anunció “un nuevo equilibrio y conexión entre la enseñanza del Evangelio en el hogar y en la Iglesia”1.

    Para lograr estos propósitos —descritos por el presidente Russell M. Nelson y bajo su dirección, y de conformidad con la decisión del Consejo de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles— el horario de reuniones de los domingos se modificará de la siguiente forma, a partir de enero de 2019.

    Horario dominical de reuniones

    Las reuniones dominicales de la Iglesia consistirán en una reunión sacramental de 60 minutos cada domingo, centrada en el Salvador, la ordenanza de la Santa Cena y mensajes espirituales. Después del momento de transición para ir a las clases, los miembros de la Iglesia asistirán a una clase de 50 minutos que alternará cada domingo:

    • La Escuela Dominical se llevará a cabo el primer y el tercer domingo del mes.

    • Las reuniones de los cuórums del sacerdocio, de la Sociedad de Socorro y de las Mujeres Jóvenes se llevarán a cabo el segundo y el cuarto domingo.

    • Las reuniones del quinto domingo se realizarán bajo la dirección del obispado.

    La Primaria se llevará a cabo cada semana durante este mismo período de 50 minutos, e incluirá tiempo para cantar y clases.

    Horario de los domingos

    Con respecto al horario de reuniones de los domingos, los líderes de la Iglesia se han ido dando cuenta durante muchos años de que, para algunos de nuestros preciados miembros, un horario de tres horas los domingos puede ser difícil. Esto es particularmente verdad para padres con hijos pequeños, niños de la Primaria, miembros ancianos, nuevos conversos y otros2.

    Pero hay mucho más en estos ajustes que tan solo acortar el horario de reuniones los domingos. El presidente Nelson ha reconocido con gratitud lo mucho que se está logrando como resultado de la fidelidad de ustedes con respecto a exhortaciones anteriores. Él y todo el liderazgo de la Iglesia desean llevar mayor gozo a los padres, niños, jóvenes, solteros, ancianos, nuevos conversos, y a aquellas personas que están enseñando los misioneros mediante un esfuerzo equilibrado centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia. Los propósitos y las bendiciones que acompañan a este ajuste y otros cambios recientes incluyen los siguientes:

    • Profundizar la conversión al Padre Celestial y al Señor Jesucristo, y fortalecer la fe en Ellos.

    • Fortalecer a las personas individualmente y a las familias por medio de un plan de estudios centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia que contribuye a vivir el Evangelio de forma gozosa.

    • Honrar el día de reposo, centrándonos en la ordenanza de la Santa Cena.

    • Ayudar a todos los hijos de nuestro Padre Celestial, en ambos lados del velo, por medio de la obra misional y de recibir las ordenanzas, los convenios y las bendiciones del templo.

    Aprendizaje del Evangelio centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia

    Este horario dominical permite que haya más tiempo para una noche de hogar y para estudiar el Evangelio en casa los domingos, o en otros momentos que quieran elegir las personas y las familias. Se podría llevar a cabo una noche de actividad familiar los lunes o en algún otro momento. Para este fin, los líderes deben seguir manteniendo los lunes libres de reuniones y actividades de la Iglesia. Sin embargo, el tiempo empleado en la noche de hogar, el estudio de las Escrituras y las actividades para las personas y las familias pueden programarse según sus circunstancias individuales.

    Ven, sígueme — Para uso individual y familiar

    El estudio del Evangelio individual y familiar en el hogar se mejorará significativamente mediante un curso de estudios armonioso y el nuevo recurso Ven, sígueme para uso individual y familiar que está coordinado con lo que se enseña en la Escuela Dominical y la Primaria3. En enero, las clases de los jóvenes y adultos de la Escuela Dominical y de la Primaria de la Iglesia estudiarán el Nuevo Testamento. El nuevo recurso para el hogar Ven, sígueme para uso individual y familiar—que también cubre el Nuevo Testamento—está diseñado para ayudar a los miembros a aprender el Evangelio en el hogar. Explica: “Este recurso es para cada persona y familia de la Iglesia. Está diseñado para ayudarles a estudiar el Evangelio, bien sea de manera individual o familiar… Las reseñas de este [nuevo] recurso están organizadas de acuerdo con un calendario de lectura semanal”4.

    Las nuevas lecciones para la Primaria de Ven, sígueme que se enseñen en la capilla seguirán el mismo horario semanal. Las clases para adultos y jóvenes de la Escuela Dominical, el primer y tercer domingo, estarán coordinadas de tal manera que den apoyo al nuevo recurso para el hogar Ven, sígueme. El segundo y el cuarto domingo, los adultos en el sacerdocio y en la Sociedad de Socorro seguirán estudiando las enseñanzas de los líderes de la Iglesia, con un énfasis en los actuales mensajes de los profetas modernos5. Las mujeres jóvenes y los hombres jóvenes del Sacerdocio Aarónico estudiarán temas del Evangelio en esos domingos.

    El nuevo recurso de estudio en el hogar proporciona “Ideas para el estudio de las Escrituras en familia y la noche de hogar”6. Las reseñas para cada semana contienen ideas para estudiar y actividades que servirán de ayuda a las personas y familias. El recurso Ven, sígueme para uso individual y familiar también tiene muchas ilustraciones que ayudarán a realzar el aprendizaje individual y de la familia, en especial para los niños7. Este nuevo recurso estará disponible para cada familia en diciembre de este año.

    El presidente Nelson, en su discurso inicial a los miembros de la Iglesia en enero, nos ha exhortado a que nos preparemos para la segunda venida de Jesucristo al andar por la senda de los convenios8.

    Las condiciones del mundo requieren cada vez más una profunda conversión individual y el fortalecimiento de la fe en nuestro Padre Celestial, en Jesucristo y en Su expiación. El Señor nos ha preparado, línea por línea, para los peligrosos tiempos que afrontamos en la actualidad. En años recientes, el Señor nos ha guiado para que atendamos las preocupaciones básicas relacionadas con ello, que incluyen:

    • Se ha vuelto a hacer hincapié en honrar el día de reposo y la sagrada ordenanza de la Santa Cena en los últimos tres años.

    • Bajo la dirección del obispo, los fortalecidos cuórums de élderes y Sociedades de Socorro están centrados en el propósito y en las responsabilidades divinamente señaladas9 y están ayudando a los miembros a hacer y guardar convenios sagrados.

    • Ministrar de una manera más elevada y santa está adoptándose con gozo.

    • Comenzando con el fin en mente, los convenios del templo y el servicio en la historia familiar se están convirtiendo en una parte significativa de la senda de los convenios.

    El cambio anunciado esta mañana es aún otro ejemplo de guía para los desafíos de nuestros días.

    El tradicional curso de estudios de la Iglesia ha puesto énfasis en la experiencia dominical de la Iglesia. Sabemos que cuando tenemos una mejor enseñanza y miembros de la clase más espiritualmente preparados, tenemos una mejor experiencia dominical en la Iglesia. Tenemos la bendición de que a menudo el Espíritu aumenta y fortalece la conversión en el entorno de la Iglesia.

    El nuevo curso de estudios centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia necesita influir más poderosamente en la observancia y conducta religiosa de la familia y en la observancia y conducta religiosa personal. Sabemos del impacto espiritual y de la conversión profunda y duradera que puede lograrse en el entorno del hogar. Hace años, un estudio estableció que para hombres y mujeres jóvenes la influencia del Espíritu Santo mayormente acompaña al estudio individual de las Escrituras y la oración en el hogar. Nuestro propósito es equilibrar las experiencias en la Iglesia y en el hogar de tal modo que aumenten en gran manera la fe y la espiritualidad, y que se profundice la conversión a nuestro Padre Celestial y al Señor Jesucristo.

    En la parte de este ajuste centrada en el hogar y apoyada por la Iglesia, existe flexibilidad para que cada persona y familia determine con oración cómo y cuándo se implementará. Por ejemplo, si bien esto bendecirá mucho a todas las familias, en función de las necesidades locales, sería completamente apropiado para jóvenes solteros, adultos solteros, madres o padres solteros, familias en las que no todos son miembros, nuevos miembros10 y otros, que se reúnan en grupos aparte de los servicios dominicales normales de adoración, con el fin de disfrutar de la sociabilidad del Evangelio y ser fortalecidos al estudiar juntos el recurso centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia. Esto se llevaría a cabo de manera informal por aquellos que así lo deseen.

    En muchas partes del mundo, la gente elige quedarse en la capilla después del horario dominical normal para disfrutar de relaciones sociales. No hay absolutamente nada en estos ajustes anunciados que interfieran con esta maravillosa y gratificante práctica.

    Para ayudar a los miembros a que se preparen para el día de reposo, algunos barrios ya envían información mediante correo electrónico, mensajes de texto, o redes sociales, durante la semana. En vista de estos ajustes, recomendamos encarecidamente que se use este tipo de comunicación. Estas invitaciones recordarán a los miembros el horario de reuniones dominicales para esa semana, incluyendo el tema de la lección para la próxima clase, y servirán de apoyo a la continua conversación del Evangelio en el hogar. Además, las reuniones de los adultos los domingos también proporcionarán información para conectar cada semana el estudio en la capilla con el del hogar.

    La reunión sacramental y el período de clases requerirán que, bajo espíritu de oración, se aseguren de que las prioridades espirituales tengan preferencia sobre las funciones administrativas. Por ejemplo, en su mayoría los anuncios pueden hacerse en la invitación entre semana o en un programa impreso. Si bien la reunión sacramental debe tener una primera y una última oración, la segunda reunión solo necesita una oración para terminar11.

    Como se mencionó antes, el nuevo horario dominical no empezará hasta enero de 2019. Existen varias razones para ello. Las dos razones más importantes son, primero, que haya tiempo para distribuir el recurso Ven, sígueme para uso individual y familiar y, segundo, que haya tiempo para que los presidentes de estaca y los obispos hagan los arreglos de horarios de las reuniones con la meta de que más barrios se reúnan más temprano en el día.

    Al procurar revelación los líderes, la guía recibida en los últimos años es la de fortalecer la reunión sacramental, honrar el día de reposo y alentar y ayudar a los padres y a las personas individualmente a que hagan de su hogar una fuente de fortaleza espiritual y mayor fe; un lugar de gozo y felicidad.

    Bendiciones extraordinarias

    ¿Qué significan estos ajustes para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días? Confiamos en que los miembros serán bendecidos de manera extraordinaria. El domingo puede ser un día de aprender y enseñar el Evangelio, en la capilla y en el hogar. Conforme las personas y las familias participen en consejos familiares, historia familiar, la ministración, el servicio, la adoración personal y un gozoso tiempo en familia, el día de reposo verdaderamente será una delicia.

    Familia Carvalho

    Una familia de Brasil son miembros de una estaca donde se hizo una prueba del nuevo recurso para el hogar Ven, sígueme. El padre, Fernando, un exmisionero que con su esposa, Nancy, son padres de cuatros hijos pequeños, dijo: “Cuando se presentó el programa Ven, sígueme en nuestra estaca, estaba muy entusiasmado, y pensé que ‘la manera en que estudiamos las Escrituras en casa va a cambiar’. En verdad ocurrió en mi hogar y, como líder de la Iglesia que soy, vi que también ocurrió en otros hogares. Nos ayudó a analizar las Escrituras de verdad en nuestro hogar. Mi esposa y yo tuvimos un entendimiento más profundo del tema que estudiamos… Nos ayudó… a ampliar nuestro conocimiento del Evangelio y a ampliar nuestra fe y nuestro testimonio… Doy mi testimonio… que yo sé que fue inspirado por el Señor para que el estudio constante y eficaz de los principios y doctrinas que contienen las Escrituras aporte más fe, testimonio y luz a las familias… en un mundo cada vez más caído”12.

    En estacas donde se hizo la prueba piloto en todo el mundo, hubo una alta respuesta favorable al nuevo recurso para el hogar Ven, sígueme. Muchos informaron que progresaron desde el punto de leer las Escrituras hasta en realidad estudiar las Escrituras. También fue muy común sentir que la experiencia promovió la fe y tuvo un maravilloso impacto positivo en el barrio13.

    Conversión profunda y duradera

    La meta de estos ajustes es la de obtener una conversión profunda y duradera en los adultos y en la nueva generación. La primera página del recurso individual y familiar resalta: “El objetivo de toda enseñanza y todo aprendizaje en el Evangelio es profundizar la conversión y llegar a ser más como Jesucristo… Esto significa depender de Cristo para cambiar nuestros corazones”14. Esto se logra al extenderse “más allá del salón de clase hasta el corazón y el hogar de las personas. Exige esfuerzos diarios y coherentes por entender y vivir el Evangelio. La verdadera conversión requiere la influencia del Espíritu Santo”15.

    La meta más importante y la máxima bendición de una conversión profunda y duradera es recibir dignamente los convenios y las ordenanzas de la senda de los convenios16.

    Les encomendamos que se reúnan en consejo y que busquen revelación para implementar estos ajustes, mientras no traspasen lo señalado ni intenten reglamentar a las personas o a las familias. En próximos comunicados se dará información adicional, incluyendo una carta de la Primera Presidencia con un adjunto.

    Les testifico que en las deliberaciones del Consejo de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles en el templo, y después de que nuestro amado profeta solicitó al Señor revelación para proceder con estos ajustes, todos recibimos una poderosa confirmación. Russell M. Nelson es nuestro presidente y profeta viviente. Los anuncios que se han dado hoy resultarán en una profunda bendición para aquellos que con entusiasmo acojan los ajustes y procuren la guía del Espíritu Santo. Estaremos más cerca de nuestro Padre Celestial y nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, de quien soy un seguro testigo. En el nombre de Jesucristo. Amén.

    Mostrar referenciasOcultar las referencias

      Notas

      1. Russell M. Nelson, “Observaciones iniciales”, Liahona, noviembre de 2018, pág. 8.

      2. También somos conscientes de que, en la sociedad en general, la amplia mayoría de eventos de información, educación, e incluso entretenimiento se han acortado de manera significativa.

      3. Este curso de estudio estará disponible en los dos formatos, digital e impreso.

      4. Ven, sígueme — Para uso individual y familiar (2019), pág. vi.

      5. Véase “Ven, sígueme—Para cuórums de élderes y la Sociedad de Socorro”, Liahona, mayo de 2018, pág. 140. En lugar del segundo y tercer domingo, los mensajes de la conferencia general se analizarán el segundo y cuarto domingo.

      6. Véase Ven, sígueme — Para uso individual y familiar, pág. 4. Las personas y las familias determinan qué parte del estudio del Evangelio en el hogar, la noche de hogar, y las actividades familiares serán la noche de hogar para la familia (que muchos ya llaman noche de hogar). Debido a que las personas y las familias tomarán esta determinación, la noche de hogar y la noche de hogar para la familia se han usado de manera intercambiable en los ajustes que se han anunciado.

      7. Véase Ven, sígueme — Para uso individual y familiar, pág. 29.

      8. Véase Russell M. Nelson, “Al avanzar juntos”, Liahona, abril de 2018, pág. 7.

      9. Véase Manual 2: Administración de la Iglesia, (2010), 2.2. Las responsabilidades señaladas por la divinidad “incluyen ayudar a los miembros a vivir el evangelio de Jesucristo, recoger a Israel mediante la obra misional, cuidar del pobre y del necesitado y hacer posible la salvación de los muertos mediante la edificación de templos y al efectuar ordenanzas vicarias”. Véase también Doctrina y Convenios 110, la cual contiene el relato de la restauración de llaves esenciales.

      10. Presten particular atención a aquellos hijos cuyos padres no son miembros de la Iglesia, o que no asisten a la Iglesia con regularidad. Los solteros y otras personas también pueden reunirse con una familia si eso es beneficioso para todos en cuestión.

      11. Normalmente los ejercicios de apertura no formarán parte de la segunda reunión.

      12. Familia de Fernando y Nancy de Carvalho, Brasil.

      13. Las personas y las familias que participaron en la prueba piloto, como término medio, estudiaron el Evangelio con más frecuencia y tuvieron un estudio de las Escrituras más significativo y más conversaciones del Evangelio en el hogar. Indicaron que tuvieron más conversaciones informales del Evangelio con la familia y los miembros del barrio, y agradecieron estudiar el mismo bloque de Escrituras que su familia. En particular esto fue así entre los jóvenes.

      14. Ven, sígueme — Para uso individual y familiar, pág. v; véase también 2 Corintios 5:17.

      15. Ven, sígueme — Para uso individual y familiar, pág. v.

      16. Véase Russell M. Nelson, “Al avanzar juntos”, pág. 7.