New Experience
Octubre 2018 | Padres e hijos

Padres e hijos

Octubre 2018 Conferencia general

El gran plan de felicidad de nuestro Padre Celestial les explica quiénes son y el propósito de su vida.

Mis queridas hermanas, qué maravilloso tener esta nueva sesión de la conferencia general para mujeres de la Iglesia de ocho años en adelante. Hemos escuchado mensajes inspiradores de las hermanas líderes y del presidente Henry B. Eyring. Al presidente Eyring y a mí nos encanta trabajar bajo la dirección del presidente Russell M. Nelson, y ansiamos escuchar su mensaje profético.

I.

Los hijos son nuestro don más preciado de Dios, nuestro aumento eterno. Sin embargo, vivimos en una época en la que muchas mujeres no desean dar a luz ni criar hijos. Muchos jóvenes adultos demoran el matrimonio hasta poder satisfacer sus necesidades materiales. El promedio de edad de los matrimonios de nuestros miembros de la Iglesia ha aumentado más de dos años, y el número de nacimientos de hijos de miembros de la Iglesia está disminuyendo. Los Estados Unidos y otras naciones afrontan un futuro con muy pocos niños que madurarán hasta una edad adulta para mantener al número de adultos jubilados1. Más del 40 por ciento de los nacimientos en los Estados Unidos son de madres solteras. Esos niños son vulnerables. Cada una de esas tendencias tiene un efecto adverso en el divino Plan de Salvación de nuestro Padre.

II.

Las mujeres Santos de los Últimos Días comprenden que ser madre es su principal prioridad, su mayor gozo. El presidente Gordon B. Hinckley dijo: “En su gran mayoría, las mujeres hallan su mayor satisfacción, su más grande felicidad, en el hogar y la familia. Dios plantó en las mujeres algo divino que se manifiesta en la serena fortaleza, en el refinamiento, en la paz, en la bondad, en la virtud, en la verdad, en el amor. Y todas esas cualidades admirables encuentran su expresión más verdadera y gratificante en la maternidad”.

Él prosiguió: “La mayor labor que toda mujer jamás podrá realizar es educar, enseñar, vivir, alentar y criar a sus hijos en rectitud y verdad. No existe ninguna otra cosa que se le compare, sin importar lo que ella haga”2.

Madres, queridas hermanas, las amamos por quienes son y por lo que hacen por todos nosotros.

En su importante mensaje de 2015 titulado “Una súplica a mis hermanas”3, el presidente Russell M. Nelson dijo:

“¡El Reino de Dios no está completo, ni puede estarlo, sin las mujeres que hacen convenios sagrados y los guardan; mujeres que pueden hablar con el poder y la autoridad de Dios!

“Hoy… necesitamos mujeres que sepan cómo hacer que las cosas importantes sucedan mediante su fe y que sean defensoras valientes de la moralidad y la familia en un mundo enfermo por el pecado. Necesitamos mujeres que sean devotas en pastorear a los hijos de Dios por la senda de los convenios hacia la exaltación; mujeres que sepan cómo recibir revelación personal, que entiendan el poder y la paz de la investidura del templo; mujeres que sepan cómo invocar los poderes del cielo para proteger y fortalecer a los hijos y a la familia; mujeres que enseñen sin temor”3.

Estas enseñanzas inspiradas están basadas en “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, en la que esta Iglesia restaurada reafirma doctrina y prácticas fundamentales del plan del Creador antes de que Él creara la Tierra.

III.

Ahora me dirijo al grupo más joven de esta audiencia. Mis queridas hermanas jóvenes, por causa de su conocimiento del evangelio restaurado de Jesucristo, ustedes son únicas. El conocimiento que tienen les permitirá perseverar y superar las dificultades de la juventud. Desde una tierna edad, ustedes han participado en proyectos y programas que han desarrollado sus talentos, tales como la capacidad de escribir, expresarse y planificar. Han aprendido a comportarse de forma responsable y a resistir la tentación de mentir, engañar, robar y consumir alcohol o drogas.

Su singularidad fue reconocida en un estudio sobre los adolescentes estadounidenses y la religión que realizó la Universidad de Carolina del Norte. Un artículo del Charlotte Observer se tituló “Mormon teens cope best: Study finds they top peers at handling adolescence” [Los adolescentes mormones lo sobrellevan mejor: Estudio descubre que superan a sus compañeros generacionales al enfrentarse con la adolescencia]. Ese artículo concluyó que “los mormones lograron mejores resultados evitando conductas de riesgo, en el rendimiento escolar y teniendo una actitud positiva sobre el futuro”. Uno de los investigadores del estudio, quien entrevistó a la mayoría de nuestros jóvenes, dijo: “En casi todas las categorías que observamos había una tendencia clara: los mormones estaban a la cabeza”4.

¿Por qué ustedes sobrellevan mejor las dificultades de la juventud? Jovencitas, es porque ustedes comprenden el gran plan de felicidad de nuestro Padre Celestial. Este plan les explica quiénes son y el propósito de su vida. Los jóvenes que tienen ese conocimiento tienen más facilidad para resolver problemas y escoger lo correcto. Ustedes saben que pueden tener la ayuda del Señor para superar todas las dificultades de la juventud.

Otra razón por la que ustedes son más eficaces es que saben que son hijas de un Padre Celestial que las ama. Estoy seguro de que conocen nuestro gran himno “Caros niños, Dios os ama”. Esta es la primera estrofa que todos hemos cantado y creído:

Caros niños, Dios os ama;

Él es quien os da salud,

y desea bendeciros

si vivís con rectitud5.

Hay dos enseñanzas en esa estrofa: Primero, nuestro Padre Celestial está cerca de nosotros y vela por nosotros día y noche. ¡Piensen en eso! Dios nos ama, está cerca y vela por nosotros. Segundo, Él se deleita en bendecirnos cuando “[vivimos] con rectitud”. ¡Qué consuelo en medio de nuestras ansiedades y dificultades!

Sí, jovencitas, ustedes son bendecidas y son maravillosas, pero son como todos los hijos del Padre Celestial en cuanto a la necesidad de “[vivir] con rectitud”.

Podría darles consejos sobre muchas diferentes cosas, pero he decidido hablar solo de dos.

Mi primer consejo tiene que ver con los teléfonos celulares. Una encuesta nacional reciente indica que más de la mitad de los adolescentes de los Estados Unidos declaró que pasa demasiado tiempo con su teléfono celular. Más del 40 por ciento dijo que sentía ansiedad cuando se separaba de su teléfono6; y eso resultó más común entre las chicas que entre los varones. Mis jóvenes hermanas —y mujeres adultas también—, limitar el uso y la dependencia del teléfono celular bendecirá su vida.

Mi segundo consejo es aún más importante. Sean bondadosas con los demás. La bondad es algo que muchos de nuestros jóvenes ya ponen en práctica. Algunos grupos de jóvenes de ciertas comunidades nos han dado el ejemplo a todos nosotros. Nos han inspirado los actos de bondad de nuestros jóvenes hacia aquellos que necesitan amor y ayuda. En muchos sentidos, ustedes prestan esa ayuda y demuestran ese amor unas a otras. Deseamos que todos sigan su ejemplo.

Al mismo tiempo, sabemos que el adversario nos tienta a todos a no ser amables, y aún hay muchos ejemplos de esto, incluso entre niños y jóvenes. La falta de bondad persistente se conoce por muchos nombres, tales como el acoso escolar, el atacar en grupo a alguien o el aliarse para rechazar a otras personas. Estos ejemplos infligen dolor deliberadamente en compañeros de clases o amigos. Mis jóvenes hermanas, al Señor no le agrada que seamos crueles ni hirientes con los demás.

Les doy un ejemplo. Sé de un joven, un refugiado aquí en Utah, de quien se burlaban por ser diferente, entre otras cosas por hablar a veces su idioma natal. Fue perseguido por un grupo de jóvenes privilegiados hasta que él tomó represalias de una manera que causó que lo encarcelaran por más de 70 días y que además consideraran deportarlo. No sé qué motivó a ese grupo de jóvenes, muchos de ellos Santos de los Últimos Días como ustedes, pero puedo ver el efecto de su crueldad: una experiencia trágica contra uno de los hijos de Dios. Las pequeñas acciones de crueldad pueden tener consecuencias devastadoras.

Cuando escuché esa historia, la comparé con lo que nuestro profeta, el presidente Nelson, dijo en su reciente devocional mundial para los jóvenes. Al pedirles a ustedes y a todos los demás jóvenes que ayudaran a recoger a Israel, él dijo “… que se destaquen; sean diferentes del mundo. Ustedes y yo sabemos que deben ser una luz para el mundo. Por lo tanto, el Señor necesita que luzcan, que hablen, que actúen y se vistan como un verdadero discípulo de Jesucristo”7.

En el batallón de jóvenes al que el presidente Nelson les invitó a unirse, no se tratarán de forma cruel unos a otros. Seguirán la enseñanza del Salvador de tender una mano y ser amorosos y considerados con los demás, aun de volver la otra mejilla cuando sentimos que alguien nos haya hecho daño.

En un discurso de la conferencia general en la época en que muchas de ustedes nacieron, el presidente Gordon B. Hinckley alabó a las “… bellas jovencitas que se esfuerzan por vivir el Evangelio”. Las describió tal como yo deseo describirlas a ustedes:

“… ellas son generosas las unas con las otras y tratan de fortalecerse mutuamente. Ellas son un honor para sus padres y para los hogares de donde proceden; ellas casi son mujeres hechas y derechas, y llevarán a lo largo de su vida los ideales que hoy les brindan ánimo”.8

Como siervo del Señor, les digo, jovencitas, que nuestro mundo necesita su bondad y amor. Sean amables las unas con las otras. Jesús nos enseñó que nos amáramos unos a otros y que tratásemos a los demás como queremos que nos traten. Cuando nos esforzamos por ser bondadosos, nos acercamos a Él y a Su amorosa influencia.

Mis queridas hermanas, si participan en cualquier tipo de crueldad o mezquindad —individualmente o con un grupo—, tomen ahora la determinación de cambiar y alienten a otros a cambiar. Ese es mi consejo, y se lo doy como siervo del Señor Jesucristo porque Su Espíritu me ha inspirado a hablarles de este importante tema. Testifico de Jesucristo, nuestro Salvador, quien nos enseñó a amarnos los unos a los otros como Él nos amó. Ruego que así lo hagamos. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar referenciasOcultar las referencias

    Notas

    1. Véase Sara Berg, “Nation’s Latest Challenge: Too Few Children”, AMA Wire, 18 de junio de 2018. wire.ama-assn.org.

    2. Teachings of Gordon B. Hinckley, 1997, págs. 387, 390; véase también M. Russell Ballard, “Madres e hijas”, Liahona, mayo de 2010, pág. 18; citado en Hijas en Mi reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, 2011, pág. 173.

    3. Russell M. Nelson,“Una súplica a mis hermanas”, pág. 96; véase también Russell M. Nelson, “Los hijos del convenio”, Liahona, julio de 1995, pág. 38.

    4. El estudio fue publicado por Oxford University Press como Christian Smith and Melinda Lundquist Denton, Soul Searching: The Religious and Spiritual Lives of American Teenagers, 2005.

    5. “Caros niños, Dios os ama”, Himnos, nro. 47.

    6. Véase “In Our Opinion: You Don’t Need to Be Captured by Screen Time”, Deseret News, Aug. 31, 2018, deseretnews.com.

    7. Russell M. Nelson, “Juventud de Israel” (devocional mundial para los jóvenes, 3 de junio de 2018), pág. 8, broadcasts.lds.org.

    8. Gordon B. Hinckley, “La necesidad de más bondad”, Liahona, mayo de 2006, pág. 61.