La Fuerza De La Rectitud

G. Scott


“El optar por hacer lo que el Señor haya definido como correcto llevará siempre, al final, a los mejores resultados”.

Hablo en particular a la juventud, en especial a ti, jovencito y a ti, jovencita, aunque espero que todos se beneficien con este mensaje. Algunos jóvenes son pesimistas en cuanto al futuro, y justifican esa opinión errónea por lo que ven a su alrededor y por lo que ocurre actualmente en el mundo. Perciben su futuro amenazado por el aumento del índice de divorcios, el incremento del delito, las drogas, los actos terroristas y otras atrocidades que incapacitan o destruyen la vida. A lo largo de tu existencia, has visto las terribles consecuencias de las decisiones incorrectas de las personas, que las perjudican a ellas y muchas veces hacen daño a los demás. A estos hechos se les llama usualmente errores, falta de criterio o debilidad humana. Todos van acompañados de la tendencia a justificarse. Pero cuando se examinan sinceramente, no son mas que violaciones de los mandamientos de Dios que acarrean las consecuencias trágicas que, según La ha advertido, seguirán a las transgresiones graves.

Personalmente, soy entusiasta con respecto al futuro. Tu también puedes serlo. Vives en el período mas lleno de oportunidades de la historia. Son muchas las razones que existen para sentir ese optimismo; sin embargo, tu fuente más grande de esperanza y seguridad es que tienes la plenitud de las enseñanzas del Maestro y ellas te ayudaran a llevar una vida buena. Puedes recibir ordenanzas y convenios que, al observarse con rectitud, aseguran una verdadera felicidad y un logro significativo.

La Vida Es Hermosa

La vida es hermosa si haces el esfuerzo por hallar hermosura en ella. En algunas de las partes más pobres del mundo en el aspecto material he visto la salida del sol en todo su esplendor y he oído a los pájaros saludar gozosamente al nuevo día; he visto la belleza reflejada en una pequeña vasija de flores junto a una humilde vivienda o en la tímida pero radiante sonrisa de un niño que juega, empeñado en descubrir el mundo que lo rodea.

Es fácil que te deprimas si todos tus intereses se concentran en los medios de comunicación con sus detalles minuciosos de los asuntos más inquietantes del mundo. Pero, con cuidado, hallaras mucho para apreciar con reverencia en el mundo que el Padre Celestial te ha dado. Empieza por recordar que eres un hijo o una hija de Dios con un potencial divino. El te ayudara a lograr una vida gozosa y satisfactoria.

El Tomar Decisiones

Debido a que el tomar decisiones correctas es esencial para lograr tus metas de la vida, considera la forma en que debes tomarlas. Hay dos métodos para tomar decisiones: el primero es el que llamo las decisiones que se basan en las circunstancias; el segundo, las decisiones que se basan en la verdad eterna. Examinemos cada uno de ellos.

El principio que guía las decisiones que se basan en las circunstancias es el de tomar decisiones según el resultado que se desee obtener, en lugar de hacerlo de acuerdo con lo que esta bien o lo que esta mal. En ese método no tiene lugar un conjunto fundamental de normas que guíen esas decisiones de un modo uniforme; cada una se toma según lo que prometa dar inmediatamente el resultado mas deseado. El que siga ese camino queda librado a su propia fortaleza y capacidad y al apoyo de aquellos a quienes convenza de actuar en su favor. Satanás alienta este método, pues le da la mayor oportunidad de tentar a la persona a tomar decisiones que causen daño aunque parezcan las más atractivas en el momento de tomarlas.

Con el tiempo, el que tome las decisiones basándose en las circunstancias puede tener la certeza de que cometerá serias transgresiones. Para esa persona, no hay una barra de hierro de la verdad que la mantenga en la senda correcta; constantemente estará enfrentando una diversidad de tentaciones sutiles de desviarse de los mandamientos. Esas decisiones se justifican afirmando que, después de todo, no son tan malas, que son más aceptables socialmente y que proporcionan mas amigos. Una persona astuta sin principios fundamentales puede alcanzar a veces, temporariamente, logros impresionantes. Sin embargo, ese resultado es como un castillo de arena: cuando llega la prueba del carácter, se desmorona, muchas veces arrastrando tras de sí a otras personas.

El segundo método, el de las decisiones que se basan en la verdad eterna, es el del Señor, y siempre te llevara a tomar decisiones guiadas por Su plan de la felicidad; estas se concentran en hacer lo correcto y no en decidir primero cual es el resultado que se desea obtener. El optar por hacer lo que el Señor haya definido como correcto llevara siempre, al final, a los mejores resultados. No obstante, ese método puede exigirte dejar de lado algo que desees anhelosamente ahora por un bien mayor en el futuro.

La Fuerza De La Rectitud

Bendice tu vida continuamente con la fuerza de la rectitud, que intensifica la certidumbre y engendra confianza, y que te brindara un logro duradero y digno. El tener rectitud es empeñarse anhelosamente en ser obediente a los mandamientos de Dios; es ser limpio de pensamiento y de acción; es ser honrado y justo. La rectitud se demuestra mas con hechos que con palabras. Una vida recta exige disciplina, la cual es la característica que te dará la fortaleza para no privarte de aquello que más anhelas en la vida por conseguir algo que creas desear ahora. La disciplina es una amiga, no un déspota que hace la vida desdichada; la disciplina es más fácil de lograr cuando se arraiga en la fe en Jesucristo, cuando se nutre con la comprensión de Sus enseñanzas y del plan de la felicidad.

Felicito a cada uno de ustedes, hombres y mujeres jóvenes selectos que llevan una vida recta, que toman invariablemente decisiones basadas en las verdades eternas y no en lo que parezca mas atractivo en el momento. Al hacer lo correcto se aseguran la ayuda de Dios que los sostenga hasta lograr la victoria. No tienen por que temer al futuro; para ustedes, será espléndido, a medida que continúen obedeciendo las leyes de Dios. Su dignidad no les bendecirá sólo a ustedes, sino también a su compañera o compañero eternos y a sus hijos, cuando esa oportunidad se les presente. Ustedes son un ejemplo ennoblecedor que otros seres humanos necesitan en este mundo, donde el desaliento llena la vida de tantas personas de tristeza y desilusión a causa de las malas decisiones que toman.

Al tomar decisiones de acuerdo con la verdad eterna, desarrollaras un carácter recto y aumentara tu fortaleza para resistir la tentación. Puedes contar con la ayuda de Dios para cumplir tus decisiones dignas; mereces entonces ser guiado por el Espíritu, para elegir la senda correcta; te advertirá de tentaciones que quizás no reconocerías de otro modo. Las decisiones correctas que tomes ahora te ayudaran a prepararte para ser sellado o sellada en el templo a una compañera o compañero dignos y para formar y enseñar a tu propia familia eterna. Todos los que se hagan merecedores de esas bendiciones las tendrán en el tiempo preciso del Señor, ya sea aquí o en la vida venidera. Es en esto en lo que Satanás tratara con mayor empeño de tentarte a tomar malas decisiones. El formar tu propia familia es la razón principal por la que estas en esta tierra. Al buscar a tu compañera o compañero eternos, asegúrate de no hacer nada que ofenda al Espíritu. Satanás tienta a los débiles a justificar el hecho de que cuando dos personas se aman y están de acuerdo en tener intimidades sexuales no hay nada malo en ello. Pero no es así, en absoluto. Dios define los limites de la conducta apropiada.

En conexión con las partes sagradas y privadas del cuerpo hay fuertes emociones que se deben utilizar dentro del convenio del matrimonio entre un hombre y una mujer, de un modo apropiado y aceptable para ambos; son una parte importante del amor y la confianza que unen a marido y mujer y los preparan para las responsabilidades de una familia; acarrean la bendición de los hijos. Estas emociones no deben estimularse ni emplearse para placer personal fuera del convenio del matrimonio. No toques las partes privadas y sagradas del cuerpo de otra persona a fin de excitar esas emociones ni permitas a nadie que lo haga contigo, ni con ropa ni sin ella. No excites esas emociones en tu propio cuerpo. Esas acciones son malas; no las cometas. Dichas practicas minaran tu capacidad de ser inspirado por el Espíritu Santo en las decisiones vitalmente importantes que tendrás que tomar para tu futuro. Ellas conducen a adicciones avasalladoras y a graves transgresiones.

Satanás sabe que es posible excitar esas emociones potentes con cosas que puedas ver, oír o tocar. Una vez estimuladas, esas emociones pueden utilizarse para llevar a la persona a la experimentación destructiva y luego a graves transgresiones. Él emplea la pornografía por medio de videos, películas, revistas, imágenes de computadora o música contaminada con ese propósito. Cierra los ojos, los oídos, la mente y el corazón ante ellos. Sin impedimento, es seguro que esas emociones aumentaran inexorablemente de la curiosidad inicial, paso a paso, hasta convertirse en un monstruo enloquecedor; tal demonio aniquilara los deseos sanos, el buen compañerismo y los pensamientos y actos nobles hasta que pueda destruirte. No des ni siquiera una mirada a los materiales lascivos de ninguna clase, y no podrán capturarte. Si te enredas en esa telaraña devastadora, detente de inmediato y busca ayuda. Pide al Señor que te guíe hacia esa ayuda y te dé las fuerzas para sobreponerte a ese habito adictivo.

Hablare un momento a cualquiera que haya sucumbido a la tentación grave. Por favor, detente ya. Puedes lograrlo con la ayuda de un padre o madre comprensivos, un obispo o presidente de estaca. Una transgresión grave, tal como la inmoralidad, exige la ayuda de alguien que posea las llaves de autoridad, como un obispo o un presidente de estaca, para seguir discretamente el proceso del arrepentimiento a fin de asegurarse de que sea completo y se haga de forma apropiada. No cometas el error de creer que, por haber confesado una transgresión seria, ya te has arrepentido; ese es un paso esencial, pero no es todo lo que se requiere. Tampoco des por sentado que si no se te preguntan todos los detalles importantes de una transgresión, no hace falta que los menciones. Tienes que asegurarte tu mismo de que el obispo o el presidente de estaca los entienda para poder ayudarte en forma apropiada a través del proceso del arrepentimiento a fin de lograr el perdón completo. El Salvador prometió:

“He aquí, quien se ha arrepentido de sus pecados es perdonado; y yo, el Señor, no los recuerdo más.

“Por esto sabréis si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesara y los abandonara” (D. y C. 58:42-43).

A cada uno de ustedes le digo: a veces te sentirás solo e insuficientemente apreciado -a mí me ha ocurrido- porque no formas parte del círculo popular. Agradece el que tu vida recta te haya moldeado para no caber en un círculo al cual no perteneces. Este es un período de probación y de progreso personales. A su debido tiempo, lo reemplazara el de los verdaderos amigos y de la felicidad más grande.

El mundo necesita luz. Se tú esa luz. Tu rectitud da a otras personas la confirmación de la virtud de la vida anclada en la verdad eterna. Si, como varón joven, todavía no has sido misionero, prepárate para serlo; bendecirás muchas vidas y coronaras la tuya con recompensas grandiosas y duraderas. Si eres una jovencita, sigue el inspirado consejo que dio el presidente Hinckley en la conferencia de octubre de 1997 con respecto a las hermanas misioneras (véase “Pensamientos sobre los templos, la retención de conversos y el servicio misional”, Liahona, enero de 1998, pág. 57).

Testifico que cl Salvador vive. El te ama. Si resuelves firmemente hacer lo correcto, El te guiara por medio del Espíritu Santo hacia un futuro mucho más glorioso de lo que puedas haber soñado. Sé que Él lo hará. En el nombre de Jesucristo. Amén.