Manual 2:
Administración de la Iglesia

8. Sacerdocio Aarónico

 

8.11 Reuniones dominicales de cuórum

Las reuniones dominicales del sacerdocio comienzan con ejercicios de apertura para los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec y del Aarónico, dirigidos por un miembro del obispado (véase 18.2.4).

Después de los ejercicios de apertura, los poseedores del sacerdocio asisten a las reuniones de sus cuórums. Por lo general, los cuórums del Sacerdocio Aarónico se reúnen por separado. Sin embargo, en un barrio o una rama que tenga pocos jóvenes, los cuórums se podrían reunir juntos para recibir instrucción. Aun cuando los cuórums se reúnan juntos, se deben organizar cuórums separados, con líderes llamados y sostenidos para cada cuórum. Cuando sea posible, cada cuórum debe empezar a reunirse por separado y tener una presidencia completa y un secretario.

Los objetivos de las reuniones de cuórum son dirigir los asuntos del cuórum, aprender los deberes del sacerdocio y estudiar el evangelio de Jesucristo. Los líderes y asesores de cuórum planifican las reuniones en oración a fin de lograr estos objetivos. Animan a los miembros del cuórum a llevar sus ejemplares personales de las Escrituras, si fuera posible. Según se necesite en cada lección, los líderes también pueden pedir a los jóvenes que lleven otras fuentes de consulta aprobadas por la Iglesia.

Los presidentes de cuórum presiden las reuniones del cuórum a menos que esté presente una autoridad presidente superior. Un miembro de la presidencia del cuórum o un ayudante del cuórum de presbíteros dirige la reunión. Si los cuórums se reúnen juntos, los ayudantes del cuórum de presbíteros, el presidente del cuórum de maestros y el presidente del cuórum de diáconos se turnan para dirigir.

Las lecciones de las reuniones de los cuórums por lo general las enseñan los asesores de cuórum o los ayudantes de los asesores. Estos hermanos pueden dividir esta responsabilidad según sea necesario. De vez en cuando, los miembros del obispado, los líderes de cuórum y otros miembros del cuórum pueden colaborar en la enseñanza. Cuando los líderes o los miembros del cuórum imparten la instrucción, el asesor los ayuda a prepararse. Las personas que enseñan deben ceñirse a los principios que figuran en 5.5.4.

Los adultos que poseen un oficio en el Sacerdocio Aarónico son miembros de ese cuórum. Sin embargo, se reúnen con los élderes o con los sumos sacerdotes para la instrucción del domingo. El obispo también puede invitar a los poseedores del Sacerdocio Aarónico de 18 años a reunirse con el cuórum de élderes.

Durante el tiempo de las reuniones de los cuórums, las mujeres jóvenes y los hombres jóvenes pueden reunirse juntos de vez en cuando, según lo indique el obispado.