Manual 2:
Administración de la Iglesia

8. Sacerdocio Aarónico

 

8.13 Actividades

Los líderes de cuórum y los asesores de cuórum planean actividades basándose en las necesidades y los intereses de los miembros de los cuórums. Realizan un esfuerzo especial por tratar de tender una mano a todos los hombres jóvenes, incluso los que acaban de unirse a la Iglesia y los que son menos activos. Las actividades pueden ayudar a los jóvenes a lograr sus metas del programa Mi Deber a Dios. Los líderes de cuórum deben participar lo más posible en el planeamiento y la realización de las actividades.

Los planes para las actividades de los cuórums los debe aprobar un miembro del obispado y deben ceñirse a las pautas del capítulo 13.

 8.13.1

Mutual

La mayoría de las actividades de cuórum tienen lugar durante un período denominado Mutual. El término Mutual sugiere experiencias compartidas en las que hay respeto mutuo y apoyo de los unos por los otros, y oportunidades de aprender juntos. Las actividades de la Mutual deben proporcionar a los jóvenes una variedad de oportunidades de servir a los demás y de desarrollarse espiritual, social, física e intelectualmente.

Por lo general, la Mutual se lleva a cabo una vez a la semana. Si el viajar u otras restricciones hicieran esto poco práctico, la Mutual se podría realizar con menos frecuencia, pero debería realizarse por lo menos una vez al mes. La Mutual debe durar entre 1 hora y 1½ horas, y debe llevarse a cabo un día o una tarde que no sean domingo ni lunes.

La presidencia de los Hombres Jóvenes, bajo la dirección del obispado, supervisa la Mutual para los hombres jóvenes.

Las presidencias de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes pueden utilizar las actividades de la Mutual para preparar actividades de estaca o multiestaca (véase 13.3).

Lema anual de la Mutual

Cada año, la Primera Presidencia anuncia un lema de la Mutual. Los líderes hacen hincapié en este lema durante los ejercicios de apertura de la Mutual y en otras actividades de los jóvenes.

Ejercicios de apertura

Normalmente, la Mutual comienza con breves ejercicios de apertura presididos por un miembro del obispado. Los ayudantes del obispo del cuórum de presbíteros y los miembros de la presidencia de la clase de Laureles se turnan para dirigir Los líderes adultos preparan a líderes jóvenes para esta responsabilidad.

Los ejercicios de apertura incluyen un himno y una oración, y también pueden incluir selecciones musicales y oportunidades para que los jóvenes compartan sus talentos y sus testimonios.

Actividades de cuórum y de clase o actividades combinadas

Después de los ejercicios de apertura, los cuórums del Sacerdocio Aarónico y las clases de las Mujeres Jóvenes realizan normalmente actividades por separado. En un barrio o una rama con pocos jóvenes, todos ellos pueden reunirse juntos para las actividades. También pueden planearse actividades para cualquier combinación de cuórums y de clases.

Las actividades combinadas para todos los hombres jóvenes y todas las mujeres jóvenes por lo general se llevan a cabo una vez al mes. Los miembros del comité del obispado para la juventud programan, planean y analizan estas actividades en sus reuniones. Las actividades se llevan a cabo bajo la dirección del obispado.

Algunos ejemplos de actividades adecuadas son proyectos de servicio, música, baile, teatro, eventos culturales, eventos deportivos o atléticos, orientación profesional y actividades al aire libre.

 8.13.2

Charlas del obispado para la juventud

El obispado planea y lleva a cabo las charlas del obispado para la juventud. Estas charlas, que se realizan de vez en cuando, brindan al obispado la oportunidad de tratar temas que son interesantes para los jóvenes y que los fortalecen espiritualmente. Los temas que se encuentran en Para la fortaleza de la juventud y Leales a la fe son especialmente apropiados. Ocasionalmente, el obispado puede tener invitados para que participen. Los invitados son, por lo general, miembros del barrio o de la estaca.

Las charlas del obispado para la juventud se pueden realizar con todos los jóvenes juntos o con los jóvenes de un determinado grupo de edad. Se pueden llevar a cabo durante la Mutual, en domingo durante el tiempo de las reuniones de los cuórums y de las clases de las Mujeres Jóvenes, o en otra ocasión que no suponga una carga excesiva para las familias. El obispado determina su frecuencia. Se programan en las reuniones del comité del obispado para la juventud.

 8.13.3

Programa especial de normas

Los programas de normas son programas especiales que recalcan los valores morales y las metas eternas. Animan a los hombres jóvenes a vivir las normas de Para la fortaleza de la juventud, que los acercarán al Salvador.

Estos programas se realizan una vez al año, o con más frecuencia, según sea necesario, durante la Mutual. Se pueden efectuar en el cuórum, en el barrio, en varios barrios o en la estaca. Según la forma en que se presente el tema, estos programas pueden incluir cualquier combinación de cuórums del Sacerdocio Aarónico. También pueden incluir a madres, padres, a madres y padres juntos, y a las mujeres jóvenes.

 8.13.4

Escultismo

En los lugares donde la Iglesia autorice el programa de escultismo, los cuórums pueden participar en actividades de escultismo durante la Mutual. El escultismo debería ayudar a los hombres jóvenes a llevar a la práctica los principios del Evangelio que aprenden los domingos.

Cada miembro del obispado supervisa el programa de escultismo para el cuórum del Sacerdocio Aarónico que supervisa. Los miembros de la presidencia de los Hombres Jóvenes de barrio generalmente sirven como líderes Scout, o el obispado podría llamar a los ayudantes de los asesores de cuórum como líderes Scout, y a los miembros de la presidencia de los Hombres Jóvenes a servir como ayudantes de los líderes Scout.

En cada cuórum, el obispo usualmente designa al presidente del cuórum o a uno de sus ayudantes en el cuórum de presbíteros para que sirva como líder de los jóvenes del programa de escultismo. No obstante, podría designar a otros hombres jóvenes como líderes Scout de los jóvenes.

En los lugares donde la Iglesia autorice el programa de escultismo, los jóvenes entre los 12 y los 15 años deben estar inscritos. Los hombres jóvenes entre los 16 y 17 años deberían inscribirse si desean avanzar de rango o si el presidente de estaca o el obispo optan por patrocinar los programas de escultismo para los hombres jóvenes de esa edad.

Todos los líderes Scout adultos deben inscribirse antes de comenzar su servicio y deben recibir la debida capacitación en sus responsabilidades. En los Estados Unidos, los líderes adultos inscritos están cubiertos por un seguro de responsabilidad civil de los Boy Scouts of America.

La Iglesia paga todas o parte de las cuotas de inscripción de los hombres jóvenes y de los líderes adultos en escultismo. La Iglesia también paga la constitución oficial del grupo Scout en la unidad. Los gastos de inscripción y de constitución se pagan con la cuenta corriente general de la estaca La Iglesia proporciona esos fondos aparte de la asignación de presupuesto

El obispado organiza un comité Scout de barrio para asegurarse de que el escultismo funcione debidamente como actividad de apoyo a los cuórums del Sacerdocio Aarónico.

En donde hubiera pocos hombres jóvenes, se podría organizar una tropa Scout que abarque diversos barrios y ramas o, en algunos casos, toda una estaca o todo un distrito.

Para información sobre el financiamiento del escultismo, véase 8.13.7. Para información adicional sobre escultismo, véase el Manual de escultismo de la Iglesia.

 8.13.5

Actividades de estaca y multiestaca

Véase 13.3.

 8.13.6

Conferencia de la juventud

Véase 13.4.

 8.13.7

Fondos para actividades

Los fondos para las actividades del Sacerdocio Aarónico, incluso las actividades de escultismo en los lugares en que la Iglesia las autorice, deben proceder del presupuesto del barrio (véase 13.2.8).

Fondos para el campamento anual o una actividad parecida

Si en el presupuesto de un barrio no hay suficientes fondos para costear un campamento anual de escultismo de varios días o una actividad parecida para los hombres jóvenes, los líderes pueden pedir a los participantes que paguen una parte o la totalidad. Si los fondos de los participantes no fueran suficientes, el obispo puede autorizar una actividad anual de grupo para recaudar fondos, que se apegue a las pautas que figuran en 13.6.8.

En ningún caso los gastos ni el viaje de ese campamento o actividad anuales deben ser excesivos. Tampoco la falta de fondos personales debe impedir que un miembro participe.

Fondos para equipo y materiales

De ser posible, el equipo y los materiales que necesite el barrio para los campamentos anuales de la juventud se deben adquirir con fondos del presupuesto del barrio. Si estos fondos no fueran suficientes, el obispo puede autorizar una actividad anual de grupo para recaudar fondos, que se apegue a las pautas que figuran en 13.6.8.

El equipo y los materiales adquiridos con fondos de la Iglesia, ya sea que procedan del presupuesto del barrio o de una actividad de recaudación de fondos, son para uso exclusivo de la Iglesia. No son para uso personal de individuos ni familias.

Los fondos de la Iglesia no pueden emplearse para comprar uniformes para las personas.