Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

8.3 Líderes del Sacerdocio Aarónico de barrio

Este capítulo se enfoca en administrar los quórumes del Sacerdocio Aarónico de tal modo que fortalezcan a cada joven y a su familia. Los líderes del Sacerdocio Aarónico repasan con frecuencia el capítulo 3, donde se detallan principios generales de liderazgo. Estos principios incluyen el prepararse espiritualmente, participar en consejos, ministrar a los demás, y enseñar el evangelio de Jesucristo.

En este capítulo, el término líderes de quórum se refiere a la presidencia del quórum de diáconos, a la presidencia del quórum de maestros y al obispo y sus ayudantes en el quórum de presbíteros. Los miembros de la presidencia de los Hombres Jóvenes son asesores de quórum, no líderes de quórum.

 8.3.1

Obispado

El obispo supervisa los quórumes del Sacerdocio Aarónico del barrio. Él y sus consejeros componen el obispado y la presidencia del Sacerdocio Aarónico del barrio (véase D. y C. 107:13–15). Ellos velan por los hombres jóvenes y los fortalecen de manera individual, colaborando estrechamente con los padres y con otros líderes.

Obispo

El obispo es el sumo sacerdote presidente del barrio. Él también es el presidente del quórum de presbíteros (véase D. y C. 107:87–88). En una rama, el presidente de rama actúa como presidente del quórum de presbíteros.

En el liderazgo del quórum de presbíteros, el obispo sirve con dos ayudantes, ambos presbíteros. Aunque el obispo delega muchas responsabilidades a sus ayudantes, él sirve personal y activamente como presidente del quórum. Él promueve un espíritu de amor y unidad en el quórum. Asiste con regularidad a las reuniones de presidencia del quórum y a las reuniones dominicales del quórum, y las preside. Participa en el servicio que brinda el quórum y en sus actividades. En su ausencia, designa a uno de sus ayudantes para que asuma las responsabilidades de liderazgo del quórum. Cuando se releva a un obispo, también se releva a sus ayudantes.

El obispo entrevista a los hombres jóvenes que se están preparando para ser ordenados al oficio de presbítero.

El obispo y sus consejeros

El obispo asigna a uno de sus consejeros que supervise el quórum de diáconos y al otro consejero que supervise el quórum de maestros. Estos consejeros promueven un espíritu de amor y unidad en los quórumes. Asisten a las reuniones de presidencia del quórum y a las reuniones dominicales del quórum con la mayor frecuencia posible. También participan en el servicio que brinda el quórum y en sus actividades.

Con ayuda de los asesores de quórum, el obispo y sus consejeros enseñan pautas de liderazgo a los líderes de quórum y los ayudan a cumplir con sus responsabilidades.

El obispo asigna a uno de sus consejeros para que supervise la organización de los Hombres Jóvenes del barrio bajo su dirección. Este consejero trata con regularidad asuntos de los Hombres Jóvenes con la presidencia de los Hombres Jóvenes del barrio. Da un informe de estas deliberaciones en las reuniones de obispado.

El obispo entrevista a cada joven al menos una vez al año y, de ser posible, entrevista dos veces al año a todo joven de 16 y 17 años. Si esto no fuera posible, asigna a un consejero para que haga algunas de esas entrevistas. Seis meses después de que cada joven entre las edades de 12 a 15 años tenga su entrevista anual con el obispo, tiene una entrevista con el consejero del obispado que supervisa su quórum. Para las pautas sobre las entrevistas de los jóvenes, los obispos y sus consejeros pueden consultar el Manual 1 , 7.1.7.

El obispo, o un consejero asignado, entrevista a los hombres jóvenes que se estén preparando para ser ordenados a los oficios de diácono y maestro.

El obispo y sus consejeros asignan a maestros y presbíteros para que sirvan como maestros orientadores.

El obispo o un consejero asignado entrevista con regularidad al presidente del quórum de diáconos, al presidente del quórum de maestros y a los ayudantes del quórum de presbíteros. En estas entrevistas, el miembro del obispado y el líder de quórum analizan el progreso de cada miembro del quórum, así como el progreso del quórum en general.

El obispo y sus consejeros reconocen en la reunión sacramental el avance de todo joven de la Primaria al Sacerdocio Aarónico, cuando vaya a ser ordenado a un oficio en el sacerdocio y cuando haya completado el programa Mi Deber a Dios.

El obispo y sus consejeros supervisan el programa de escultismo donde haya sido autorizado por la Iglesia (véase 8.13.4).

El obispo llama y aparta al presidente de los Hombres Jóvenes. Puede asignar a sus consejeros para que llamen y aparten a los consejeros de la presidencia de los Hombres Jóvenes, al secretario de los Hombres Jóvenes, a los ayudantes de los asesores de quórum, y a otras personas que sirvan con los hombres jóvenes.

El obispo llama a sus ayudantes del quórum de presbíteros. Él o un consejero asignado llama a las presidencias de los quórumes de diáconos y de maestros, así como a los secretarios de los quórumes. Los miembros del obispado deliberan en consejo y en oración para determinar a quién llamar a estos cargos. No seleccionan a los líderes simplemente por su edad o antigüedad en el quórum. El obispo y sus consejeros pueden consultar con los miembros de la presidencia de los Hombres Jóvenes del barrio al buscar inspiración respecto a quién llamar.

Cuando un miembro del obispado llama a un joven a servir como presidente del quórum de diáconos o de maestros, le pide a ese joven que recomiende a quién llamar como consejeros y secretario. El miembro del obispado aconseja al presidente del quórum para que emprenda esta responsabilidad con oración, buscando la guía del Señor en cuanto a quién recomendar. No obstante, el miembro del obispado también ayuda al presidente del quórum a entender que la responsabilidad final de recibir inspiración sobre a quién llamar recae en el obispado.

Un miembro del obispado solicita permiso a los padres de un joven antes de pedirle que sirva en cualquiera de estos llamamientos.

Después de extender estos llamamientos, un miembro del obispado presenta a los líderes de quórum para su voto de sostenimiento en la reunión de su quórum. Después, el obispo o un consejero asignado aparta a los hombres jóvenes. El obispo aparta a sus ayudantes del quórum de presbíteros. También aparta al presidente del quórum de diáconos y al presidente del quórum de maestros, porque sólo él puede otorgarles las llaves del sacerdocio correspondientes a sus llamamientos. Él puede asignar a sus consejeros para que aparten a los consejeros de las presidencias del quórum de diáconos y del de maestros, y a los secretarios de los quórumes.

Un miembro del obispado anuncia estos llamamientos en la reunión sacramental, pero no pide un voto de sostenimiento.

 8.3.2

Presidencias de quórum y ayudantes del obispo en el quórum de presbíteros

Los líderes de los quórumes del Sacerdocio Aarónico se “sientan en concilio” con los miembros del quórum y les enseñan “los deberes de su oficio” (véase D. y C. 107:85–86). Buscan inspiración en el cumplimiento de sus responsabilidades. También reciben instrucción y guía del obispado y de los asesores del quórum. Los presidentes de los quórumes del Sacerdocio Aarónico poseen las llaves del sacerdocio para dirigir la obra de los quórumes que presiden. Los consejeros de las presidencias de los quórumes de diáconos y de maestros, y los ayudantes del obispo en el quórum de presbíteros no poseen llaves del sacerdocio.

Las presidencias de quórum del Sacerdocio Aarónico y los ayudantes del obispo en el quórum de presbíteros velan por los miembros de los quórumes y los demás jóvenes de la edad correspondiente al quórum, y los hermanan. Prestan especial atención a los que son miembros nuevos o que son menos activos, y a los que tienen discapacidades u otras necesidades especiales. Los líderes de quórum se esfuerzan por crear amor y hermandad entre los miembros de los quórumes.

Los líderes de quórum del Sacerdocio Aarónico proporcionan a los miembros de los quórumes oportunidades de tener asignaciones del sacerdocio, experiencias de liderazgo y crecimiento espiritual.

Llevan a cabo reuniones regulares de presidencia de quórum.

Dirigen las reuniones dominicales de los quórumes.

Ayudan a planear las actividades de los quórumes, incluso la Mutual.

Ayudan a los miembros de los quórumes a fijarse metas en el programa Mi Deber a Dios, y a lograrlas.

En ocasiones, pueden impartir instrucción del Evangelio en las reuniones dominicales de quórum, con la ayuda de los asesores de quórum.

El presidente del quórum de diáconos, el presidente del quórum de maestros y uno de los ayudantes del quórum de presbíteros sirven en el comité del obispado para la juventud (véase 18.2.9).

 8.3.3

Secretarios de quórum

Los secretarios de quórum tienen las siguientes responsabilidades:

Recaban y repasan los datos de asistencia, y los envían al secretario de los Hombres Jóvenes.

Consultan con los líderes de quórum para preparar las agendas de las reuniones de presidencia. Asisten a estas reuniones, toman notas y realizan un seguimiento de las asignaciones.

Pueden ayudar a los líderes y a los asesores de quórum a planear actividades.

 8.3.4

Presidencia de los Hombres Jóvenes de barrio (asesores de los quórumes del Sacerdocio Aarónico)

La presidencia de los Hombres Jóvenes de barrio consta de un presidente y dos consejeros. Sirven como asesores de los quórumes del Sacerdocio Aarónico. Trabajan bajo la dirección del obispado. También reciben orientación y apoyo constante de la presidencia de los Hombres Jóvenes de estaca.

Presidente de los Hombres Jóvenes de barrio

El presidente de los Hombres Jóvenes tiene las siguientes responsabilidades:

Sirve como miembro del comité ejecutivo del sacerdocio de barrio y del consejo de barrio. Como miembro de este comité y de este consejo, toma parte en los esfuerzos para edificar la fe y fortalecer a las personas y a las familias (véase el capítulo 4). También es miembro del comité del obispado para la juventud (véase 18.2.9).

Enseña sus deberes a otros líderes de los Hombres Jóvenes, utilizando este manual como fuente de consulta.

Supervisa los registros, informes, presupuesto y finanzas de la organización de los Hombres Jóvenes de barrio. El secretario de los Hombres Jóvenes ayuda con esta responsabilidad.

Presidente de los Hombres Jóvenes de barrio y sus consejeros

El presidente de los Hombres Jóvenes y sus consejeros sirven como asesores de los quórumes del Sacerdocio Aarónico. El presidente es el asesor del quórum de presbíteros, el primer consejero es el asesor del quórum de maestros, y el segundo consejero es el asesor del quórum de diáconos. Tienen las siguientes responsabilidades:

Guían a los quórumes del Sacerdocio Aarónico al llevar a cabo sus deberes del sacerdocio.

Llegan a conocer a cada joven y a familiarizarse con sus talentos, intereses y dificultades. Buscan maneras de fortalecer individualmente a los hombres jóvenes, ayudarlos para que su testimonio crezca, y animarlos a participar en sus quórumes. Prestan especial atención a los hombres jóvenes que son miembros nuevos o a los jóvenes que son menos activos.

Apoyan a cada joven en su familia.

Ayudan a los hombres jóvenes a avanzar hacia los objetivos que figuran en 8.1.3. Esto incluye ayudarles a fijarse metas en el programa Mi Deber a Dios, y a lograrlas.

En respuesta a algunas asignaciones dadas en las reuniones del comité ejecutivo del sacerdocio y del consejo de barrio, pueden trabajar con las presidencias de quórum para organizar comités de servicio.

Pueden asesorarse con los padres y los líderes del sacerdocio en cuanto a las necesidades de los jóvenes.

Con regularidad enseñan lecciones en las reuniones dominicales de los quórumes, aunque pueden compartir esta responsabilidad con los ayudantes de los asesores. Supervisan los esfuerzos por mejorar el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio en los quórumes. En estos esfuerzos, siguen los principios que figuran en 5.5.3 y 5.5.4.

Asisten a las reuniones de presidencia de los quórumes del Sacerdocio Aarónico y brindan guía cuando sea necesario. Ayudan al obispado a enseñar técnicas y cualidades de liderazgo a las presidencias de los quórumes y a los ayudantes del quórum de presbíteros (véase 8.14).

Trabajan con los líderes de quórum para planear y llevar a cabo actividades de quórum, incluso las actividades de la Mutual.

Ayudan al obispado y a los líderes de quórum a edificar la unidad de los quórumes.

Realizan reuniones de presidencia de los Hombres Jóvenes. También se reúnen con regularidad con el consejero del obispado que supervisa la organización de los Hombres Jóvenes.

En los lugares donde la Iglesia autoriza el programa de escultismo, a los miembros de la presidencia de los Hombres Jóvenes por lo general se les llama a servir como líderes Scout, pero también se les puede llamar a servir como ayudantes de los líderes Scout (véase 8.13.4).

 8.3.5

Secretario de los Hombres Jóvenes de barrio

El secretario de los Hombres Jóvenes tiene las siguientes responsabilidades:

Consulta con la presidencia de los Hombres Jóvenes para preparar las agendas de las reuniones de presidencia. Asiste a estas reuniones, toma notas y realiza un seguimiento de las asignaciones.

Instruye a los secretarios de quórum y supervisa la tarea de ellos de llevar los registros de asistencia de los quórumes. Al menos trimestralmente, recaba la información de asistencia, la revisa con el presidente de los Hombres Jóvenes, y la envía al secretario de barrio.

Se asegura de que el obispado y la presidencia de los Hombres Jóvenes estén al tanto de los hombres jóvenes que no estén asistiendo con regularidad y de los hombres jóvenes que pronto reunirán los requisitos para ser ordenados a otro oficio en el sacerdocio.

Se le puede asignar que registre el progreso de cada uno de los hombres jóvenes a medida que participan en el programa Mi Deber a Dios.

Ayuda a la presidencia de los Hombres Jóvenes a preparar un presupuesto anual y a dar cuenta de los gastos.

 8.3.6

Ayudantes de los asesores de los quórumes del Sacerdocio Aarónico

El obispado puede llamar a ayudantes de los asesores de los quórumes para ayudar a la presidencia de los Hombres Jóvenes con sus responsabilidades. Los ayudantes de los asesores de los quórumes pueden enseñar algunas de las lecciones en las reuniones dominicales de los quórumes. También pueden ayudar con las actividades, incluso la Mutual.

En los lugares donde la Iglesia autoriza el escultismo, a los ayudantes de los asesores de los quórumes por lo general se les llama a servir como ayudantes de los líderes Scout, pero también puede llamárseles a servir como líderes Scout (véase 8.13.4).

 8.3.7

Entrenadores deportivos

El obispado puede llamar a hermanos varones como entrenadores de equipos deportivos de los Hombres Jóvenes. Los entrenadores sirven bajo la dirección de la presidencia de los Hombres Jóvenes. Para más información acerca de los programas deportivos, véase 13.6.21.