Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

13.1 Propósitos de las actividades de la Iglesia

Las actividades a nivel de barrio, estaca y multiestaca unen a los miembros de la Iglesia como “conciudadanos con los santos” (Efesios 2:19). Además de proporcionar diversión y entretenimiento, las actividades deben edificar testimonios, fortalecer a las familias y fomentar unidad y crecimiento personal.

Las actividades fortalecen a los miembros al darles un sentimiento de pertenencia y apoyo mutuo. Las actividades deben ayudar a que los miembros se sientan unidos a otras personas de su edad, a sus líderes y a sus familias. Las actividades también deben servir para que los miembros vean cómo el vivir el Evangelio trae “el gozo de los santos” (Enós 1:3).

    Las actividades de la Iglesia se deben planear para cumplir con propósitos centrados en el Evangelio. Además de los propósitos generales mencionados previamente, estos incluyen:
  1. 1.

    Participar en proyectos de servicio que bendigan a los demás y establezcan lazos con la comunidad.

  2. 2.

    Cultivar talentos y el aprecio por las artes culturales.

  3. 3.

    Mejorar la condición física y aprender a tener espíritu deportivo.

  4. 4.

    Lograr instrucción académica y capacitación vocacional.

  5. 5.

    Celebrar ocasiones especiales y conmemorar eventos históricos locales o de la Iglesia.

  6. 6.

    Desarrollar habilidades de liderazgo.

  7. 7.

    Desarrollar autosuficiencia.

  8. 8.

    Participar en la obra misional, retención, activación, la obra del templo y obra de historia familiar.