Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

13.4 Conferencia de la juventud

Los hombres jóvenes y las mujeres jóvenes de 14 a 18 años de edad están invitados a participar juntos en una actividad o una serie de actividades llamadas conferencia de la juventud. Las conferencias de la juventud se llevan a cabo por lo general una vez al año a nivel de barrio o estaca. También se pueden efectuar a nivel multiestaca o de área.

Los propósitos de las conferencias de la juventud son ayudar a los jóvenes a edificar la fe en Jesucristo, fortalecer sus testimonios, desarrollar talentos, hacer nuevos amigos y divertirse con jóvenes con los que comparten creencias y normas similares. Los jóvenes también pueden aprender técnicas de liderazgo al ayudar a planear conferencias de la juventud.

Las conferencias de la juventud de barrio las planea e implementa el comité del obispado para la juventud, bajo la dirección del obispado. El obispado obtiene la aprobación de la presidencia de estaca de los planes para una conferencia de la juventud de barrio.

Las conferencias de la juventud de estaca las planea e implementa el comité del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes de estaca, bajo la dirección de la presidencia de estaca. Se debe invitar a los jóvenes a que den la mayor ayuda posible al comité al planear conferencias de la juventud de estaca. La presidencia de estaca puede invitar a jóvenes a asistir a las reuniones del comité, según sea necesario.

Las conferencias de la juventud se han de financiar con el presupuesto del barrio o de la estaca. A los miembros no se les debe pedir que paguen por las conferencias de la juventud.

A medida que los líderes y los jóvenes planeen una conferencia de la juventud, deben observar las normas de este capítulo y las pautas siguientes:

  1. 1.

    Seleccionar un lema del Evangelio, tal como un pasaje de las Escrituras, que inspire a los jóvenes y los ayude a entender las expectativas de la conferencia. Se podría utilizar el lema anual de la Mutual como lema de la conferencia de la juventud. El obispado o la presidencia de estaca debe aprobar el lema.

  2. 2.

    Planear actividades tales como devocionales, reuniones de grupo, experiencias de aprendizaje y proyectos de servicio que sean compatibles con el lema.

  3. 3.

    Obtener aprobación del obispado o de la presidencia de estaca para todos los oradores y todas las actividades. Los oradores deben ser miembros de la Iglesia que enseñen por el Espíritu. No se deben seleccionar oradores que más que nada sean para entretener y que únicamente mencionen el Evangelio superficialmente. Tampoco se deben seleccionar oradores que tengan que viajar grandes distancias. Véase 21.1.20 para otras pautas concernientes a los oradores.

  4. 4.

    Evitar programar eventos para el domingo que no sean propios del día de reposo. Se permiten reuniones de testimonio, charlas del obispado para los jóvenes o reuniones similares. Sin embargo, no se deben realizar reuniones sacramentales —ni se debe administrar la Santa Cena— fuera de los límites del barrio o de la estaca donde presidan los líderes del sacerdocio. Cualquier excepción la debe aprobar un miembro de la Presidencia de los Setenta o de la Presidencia de Área. Los grupos no deben viajar a la conferencia de la juventud ni regresar de ella en domingo.

  5. 5.

    Asegurarse de que en todo momento esté presente la debida supervisión adulta (véase 13.6.2).

Los miembros del obispado o de la presidencia de estaca están invitados a asistir a tanto de la conferencia como les sea posible. Se anima a las presidencias de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes a asistir a toda la conferencia.