Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

14.7 Capacitación de música

Aprender técnicas básicas de música permite que los miembros utilicen sus talentos para servir en la Iglesia. Con la aprobación de los líderes del sacerdocio, los presidentes del programa de música de estaca y de barrio pueden organizar cursos, seminarios y talleres de capacitación de música. Los programas de capacitación de música se pueden proporcionar para los que actualmente sirven en puestos del programa de música y a quienes puedan servir en el futuro. Los participantes podrían incluir directores del programa de música de estaca y barrio, directores de coro, pianistas y organistas. También podrían participar otros adultos y jóvenes interesados, entre ellos los futuros misioneros. No se cobran honorarios por la capacitación auspiciada por la Iglesia.

Un modelo anual de capacitación de música podría incluir cursos para dirigir música, capacitación para directores de coro, cursos para el teclado electrónico del barrio y cursos de capacitación de órgano para estaca o barrio. Los presidentes de música pueden consultar a los líderes del sacerdocio y recomendar a instructores competentes que pudieran proporcionar esta capacitación. Si no se llama a un especialista de estaca en música para que dé la capacitación, los directores de coro de barrio podrían reunirse para intercambiar ideas, o la presidencia de estaca podría solicitar ayuda fuera de la estaca.

El Curso de dirección musical y el Curso de acompañamiento musical proporcionan instrucción en técnicas musicales básicas. El manual del Curso de dirección musical también proporciona instrucción para organizar y dirigir coros. Estos recursos figuran en el Catálogo de materiales de la Iglesia y están disponibles a través de los Servicios de Distribución de la Iglesia.

Cuando no haya una alternativa razonable, los líderes del sacerdocio pueden autorizar el uso de los pianos y los órganos del centro de reuniones para practicar, para instrucción particular remunerada y para recitales en los que participen miembros de las unidades que utilicen el centro de reuniones. No se debe cobrar admisión a los recitales.

Los presidentes de música de barrio ayudan a buscar oportunidades para que los músicos en vías de desarrollo utilicen sus talentos y los animan a seguir desarrollando sus habilidades.