Manual 2:
Administración de la Iglesia

Música

 

14.1 Propósito de la música en la Iglesia

En una revelación al profeta José Smith, el Señor dijo: “Porque mi alma se deleita en el canto del corazón; sí, la canción de los justos es una oración para mí, y será contestada con una bendición sobre su cabeza” (D. y C. 25:12).

La Primera Presidencia dijo:

“La música inspiradora es una parte esencial de las reuniones de nuestra Iglesia. Los himnos invitan al Espíritu del Señor, crean un sentimiento de reverencia, nos unen como miembros y nos proporcionan una manera de ofrecer alabanzas al Señor.

“Algunos de los sermones más extraordinarios se predican por medio del canto de los himnos. Los himnos nos instan al arrepentimiento y a las buenas obras, fortalecen el testimonio y la fe, confortan al cansado, consuelan al que llora y nos inspiran a perseverar hasta el fin” (véase Himnos, pág. ix).