Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

20.7 Conferir el sacerdocio y ordenar a un oficio

El presidente de estaca supervisa el que se confiera el Sacerdocio de Melquisedec y la ordenación a los oficios de élder y de sumo sacerdote Sin embargo, generalmente el obispo presenta las recomendaciones para esas ordenaciones Las instrucciones para recomendar, entrevistar y presentar a estos hermanos para un voto de sostenimiento se detallan en el Manual 1, 16.7.1.

    El obispo supervisa el que se confiera el Sacerdocio Aarónico y las ordenaciones a los oficios de diácono, maestro y presbítero. A los hermanos dignos se les debe ordenar cuando tengan siguientes edades mínimas:
  • Diácono: 12 años

  • Maestro: 14 años

  • Presbítero: 16 años

Las instrucciones para entrevistar a estos hermanos y presentarlos para un voto de sostenimiento se detallan en el Manual 1, 16.7.2.

 20.7.1

Instrucciones para efectuar una ordenación

    Cuando se hayan realizado las entrevistas y se hayan obtenido las aprobaciones necesarias:
  1. 1.

    El presidente de estaca (u otra persona bajo su dirección) puede ordenar a la persona al oficio de élder, o puede autorizar a otro poseedor del Sacerdocio de Melquisedec para que lo haga. Solamente los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec pueden formar parte del círculo.

  2. 2.

    El presidente de estaca (u otra persona bajo su dirección) puede ordenar a la persona al oficio de sumo sacerdote, o puede autorizar a otro sumo sacerdote para que lo haga. Solo los que sean sumos sacerdotes pueden formar parte del círculo.

  3. 3.

    El obispo (u otra persona bajo su dirección) puede ordenar a la persona al oficio de diácono, de maestro o de presbítero. Solo los presbíteros y los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec pueden actuar como portavoces o formar parte del círculo.

Para participar en una ordenación, la persona debe (1) ser presbítero o sacerdote de Melquisedec y (2) tener autoridad en el sacerdocio igual o superior que la que se vaya a dar en la ordenanza. Por ejemplo, un élder no debe formar parte del círculo cuando se ordene a un sumo sacerdote, o cuando a un hermano se le aparte a un oficio en el que tenga que ser sumo sacerdote.

    Para efectuar una ordenación en el sacerdocio, uno o más poseedores del sacerdocio autorizados colocan las manos levemente sobre la cabeza de la persona. Luego, el sacerdote que efectúa la ordenación:
  1. 1.

    Llama a la persona por su nombre completo.

  2. 2.

    Declara la autoridad por la cual se efectúa la ordenación (el Sacerdocio Aarónico o el de Melquisedec).

  3. 3.

    Confiere el Sacerdocio Aarónico o el de Melquisedec, a menos que ya se haya conferido.

  4. 4.

    Ordena a la persona al oficio correspondiente del Sacerdocio Aarónico o de Melquisedec, y confiere los derechos, los poderes y la autoridad de ese oficio. (No se confieren llaves del sacerdocio al conferir el sacerdocio o al ordenar a uno de estos oficios.)

  5. 5.

    Expresa palabras de bendición, según le indique el Espíritu.

  6. 6.

    Termina en el nombre de Jesucristo.

Una ordenación es una oportunidad de dar una bendición. Normalmente se proporciona consejo e instrucción detallados cuando a una persona se le enseñan sus deberes, en vez de hacerlo durante la ordenación.

Una ordenación no se debe alargar hasta convertirse en una reunión formal. No es necesario que haya oraciones, testimonios ni instrucción cuando se ordena a alguien.

 20.7.2

Registro y certificado de ordenación

Después de una ordenación en el Sacerdocio de Melquisedec, el secretario de estaca se asegura de que el Registro y certificado de ordenación en el Sacerdocio de Melquisedec esté completo, y lo distribuye de acuerdo con las instrucciones del formulario. El secretario de estaca o de barrio también prepara un certificado de ordenación que firma el presidente de estaca. Un líder del sacerdocio o un secretario entrega el certificado firmado al miembro.

Después de una ordenación en el Sacerdocio Aarónico, el secretario de barrio se asegura de que el Registro y certificado de ordenación en el Sacerdocio Aarónico esté completo, y lo procesa o distribuye de acuerdo con las instrucciones del formulario. El secretario de barrio también prepara un certificado de la ordenación. El obispo firma el certificado y él o el secretario lo entrega al miembro.

El nombre legal de una persona, según lo define la ley o la costumbre local, se debe anotar en el registro de la ordenación y en el certificado.