Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

9.7 Fortalecer a las hermanas jóvenes de la Sociedad de Socorro

 9.7.1

Trabajar con la presidencia de las Mujeres Jóvenes

La transición de la juventud a la edad adulta es una época determinante en la vida una mujer joven. La presidencia de la Sociedad de Socorro trabaja con la presidencia de las Mujeres Jóvenes para determinar maneras de apoyar a los padres en sus esfuerzos por ayudar a las mujeres jóvenes a realizar una transición satisfactoria a la Sociedad de Socorro.

Las siguientes sugerencias pueden contribuir a este esfuerzo:

La presidenta de la Sociedad de Socorro puede visitar las clases de las Mujeres Jóvenes y realizar una presentación introductoria sobre la Sociedad de Socorro.

Las mujeres jóvenes y las hermanas de la Sociedad de Socorro pueden de vez en cuando planear una reunión o una actividad conjunta de la Sociedad de Socorro.

Cuando lo autorice el presidente de estaca y si el espacio lo permite, los ejercicios de apertura de las Mujeres Jóvenes y de la Sociedad de Socorro podrían combinarse un domingo de cada mes. A fin de asegurarse de que las mujeres jóvenes y las hermanas de la Sociedad de Socorro dispongan de tiempo suficiente para el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio, la presidencia de la Sociedad de Socorro y la presidencia de las Mujeres Jóvenes planean ejercicios de apertura que estén bien organizados y que sean breves. La responsabilidad de dirigir se reparte entre la presidencia de la Sociedad de Socorro y la presidencia de la clase de las Laureles.

A las hermanas jóvenes de la Sociedad de Socorro se les puede pedir que ayuden a cada una de las mujeres jóvenes que necesiten apoyo para completar su Progreso Personal y permanecer activas en la Iglesia.

 9.7.2

Responsabilidad por las hermanas jóvenes adultas solteras

La presidencia de la Sociedad de Socorro tiene la responsabilidad de cuidar de las hermanas jóvenes adultas solteras. Las líderes de la Sociedad de Socorro enseñan a las hermanas jóvenes adultas solteras los propósitos de la Sociedad de Socorro y les dan oportunidades de participar en la obra de la Sociedad de Socorro. Asignan a hermanas jóvenes adultas solteras a servir como maestras visitantes. Las líderes de la Sociedad de Socorro también pueden dar a las hermanas jóvenes adultas solteras otras oportunidades significativas para servir y recomendarlas para recibir llamamientos para servir en la Sociedad de Socorro.

La presidencia de la Sociedad de Socorro asigna maestras visitantes a cada hermana joven adulta soltera. Si una hermana joven adulta soltera vive con sus padres, la presidencia de la Sociedad de Socorro determina si debe tener sus propias maestras visitantes o si las maestras visitantes de la madre debieran visitarla a ella también.

 9.7.3

Clase separada de la Sociedad de Socorro para hermanas jóvenes adultas solteras

Si en un barrio reside un número suficiente de hermanas jóvenes adultas solteras, el obispo puede autorizar la organización de una clase aparte de la Sociedad de Socorro para clases dominicales y actividades ocasionales. Si una hermana del barrio está sirviendo como líder de jóvenes adultos solteros (véase 16.3.3), ella puede servir como líder de clase. Las lecciones las enseñan miembros de la clase, quienes centran su enseñanza en las necesidades de las hermanas jóvenes. Utilizan las Escrituras, las enseñanzas de los profetas de los últimos días y el manual aprobado de la Sociedad de Socorro.