Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

16.3 Jóvenes adultos solteros en estacas y barrios convencionales

 16.3.1

Líderes de estaca

El liderazgo de la presidencia de estaca es particularmente importante en el esfuerzo por ministrar a los jóvenes adultos solteros. Los jóvenes adultos solteros gozan de gran movilidad. Es posible que estén distribuidos de manera irregular por los barrios de la estaca y tal vez sea difícil ubicarlos. A causa de estas dificultades, las oportunidades para tener interacción social, aprender el Evangelio y prestar servicio son con frecuencia más eficaces a nivel de estaca o multiestaca.

En su entrevista regular con cada obispo, el presidente de estaca le pide un informe sobre el progreso de los jóvenes adultos solteros de su barrio.

El presidente de estaca asigna a uno de sus consejeros para que supervise la obra con los jóvenes adultos solteros de la estaca. El presidente de estaca también asigna a un miembro del sumo consejo para que ayude en esta obra.

Los líderes de la estaca consideran en oración qué programas y actividades satisfarán mejor las necesidades de los jóvenes adultos solteros de la estaca. En 16.3.5 figura una variedad de opciones.

Aunque la mayoría de los jóvenes adultos solteros viven en barrios convencionales (muchos con sus padres), los líderes del sacerdocio pueden recomendar la organización de un barrio de jóvenes adultos solteros si las circunstancias lo hicieran conveniente (véase 16.4).

 16.3.2

Comité de jóvenes adultos solteros de estaca

Un consejero de la presidencia de estaca preside el comité de jóvenes adultos solteros de estaca. Este comité también incluye al miembro del sumo consejo asignado a los jóvenes adultos solteros, a una integrante de la presidencia de la Sociedad de Socorro de estaca, a un matrimonio llamado a servir como asesores de jóvenes adultos solteros y a los líderes de jóvenes adultos solteros de cada barrio. Si los barrios no tienen líderes de jóvenes adultos solteros, se llama a otros jóvenes adultos solteros dignos para servir en el comité. Por lo general, el comité se organiza separadamente del comité de adultos solteros de estaca.

El comité se reúne según sea necesario. Los miembros del comité pueden planear maneras de dar a los jóvenes adultos solteros de la estaca oportunidades de reunirse para prestar servicio, aprender el Evangelio y socializar más allá de sus barrios (véase 16.3.5). Al planear las actividades para los jóvenes adultos solteros, mantienen el enfoque en el crecimiento espiritual y en el servicio, y no sólo en las experiencias sociales.

El comité ayuda a asegurar que los comités de jóvenes adultos solteros de barrio están funcionando bien en los barrios donde estén establecidos.

 16.3.3

Líderes de barrio

Obispado

Para entender y atender las necesidades de los jóvenes adultos solteros del barrio, un miembro del obispado entrevista a cada joven adulto soltero por lo menos una vez al año. El obispado trabaja con el consejo de barrio para encontrar llamamientos significativos para todos los jóvenes adultos solteros. El obispado también puede organizar un comité de jóvenes adultos solteros de barrio.

Un consejero del obispado supervisa a los jóvenes adultos solteros del barrio. Recibe informes regulares del consejero de la presidencia del quórum de élderes y de la consejera de la presidencia de la Sociedad de Socorro asignados a trabajar con los jóvenes adultos solteros del barrio. Puede informar de jóvenes adultos solteros específicos en la reunión del consejo de barrio.

Consejero del quórum de élderes y consejera de la Sociedad de Socorro asignados a los jóvenes adultos solteros

El presidente del quórum de élderes y la presidenta de la Sociedad de Socorro asignan cada uno a un consejero para encabezar en sus organizaciones el esfuerzo de velar por los jóvenes adultos solteros. Estos consejeros conversan periódicamente con los jóvenes adultos solteros para proporcionarles ánimo y ayuda. Le proporcionan al consejero del obispado asignado información sobre los jóvenes adultos solteros basada en la orientación familiar y en los contactos de las maestras visitantes, así como en sus propias visitas. También presentan informes al presidente del quórum de élderes o a la presidenta de la Sociedad de Socorro. El presidente del quórum de élderes y la presidenta de la Sociedad de Socorro pueden informar de estos esfuerzos en la reunión del consejo de barrio.

Líderes de jóvenes adultos solteros

En un barrio que tenga un número suficiente de jóvenes adultos solteros, el obispado puede llamar a un hermano joven adulto soltero y a una hermana joven adulta soltera para que sirvan como líderes de jóvenes adultos solteros. Estos líderes informan a un consejero del obispado. También sirven en el comité de jóvenes adultos solteros de barrio si se formara uno. Se reúnen con regularidad con la presidencia del quórum de élderes o con la presidencia de la Sociedad de Socorro para asegurarse de que las asignaciones de orientación familiar y del programa de maestras visitantes ayuden a tratar las necesidades de los jóvenes adultos solteros. Se les puede asignar que sirvan en el comité de jóvenes adultos solteros de estaca.

Asesores de jóvenes adultos solteros

El obispado puede llamar a un matrimonio digno como asesor de los jóvenes adultos solteros del barrio. Estos asesores informan a un consejero del obispado. Sirven en el comité de jóvenes adultos solteros de barrio si se formara uno. También se les puede asignar a servir en el comité de jóvenes adultos solteros de estaca. Ayudan a los jóvenes adultos solteros a tener oportunidades de estar juntos para entablar amistad, prestar servicio y aprender el Evangelio.

 16.3.4

Comité de jóvenes adultos solteros de barrio

En un barrio que tenga un número considerable de jóvenes adultos solteros, el presidente de estaca y el obispo tal vez sientan que se necesita un comité de jóvenes adultos solteros. Un consejero del obispado preside el comité. Otros integrantes del comité son el consejero del quórum de élderes y la consejera de la Sociedad de Socorro asignados a los jóvenes adultos solteros, los líderes de los jóvenes adultos solteros y el matrimonio llamado a servir como asesores de los jóvenes adultos solteros.

Este comité se reúne según sea necesario. Los integrantes del comité analizan maneras de ayudar a los jóvenes adultos solteros a participar en actividades de servicio, de liderazgo, de aprendizaje del Evangelio y en actividades sociales. También encuentran y hermanan a jóvenes adultos solteros menos activos.

 16.3.5

Reuniones, clases y actividades (estaca y barrio)

Se debe brindar a los jóvenes adultos solteros una variedad de actividades de aprendizaje del Evangelio, de servicio, culturales y sociales que puedan llevarse a cabo a nivel de barrio, estaca o multiestaca. Estas actividades pueden incluir visitas al templo, seminarios de preparación para el sacerdocio o para el templo, obra misional, servicio a la comunidad, coros, eventos culturales, bailes y deportes.

Con el apoyo del comité de jóvenes adultos solteros de estaca y de los líderes de barrio, la presidencia de estaca establece reuniones, clases y actividades que mejor satisfagan las necesidades de los miembros jóvenes adultos solteros. También determina si las actividades deben llevarse a cabo a nivel de barrio, a nivel de estaca o mediante una combinación de ambos.

Las actividades de los jóvenes adultos solteros deben estar de acuerdo con las normas y las pautas del capítulo 13. La participación en estas actividades se limita a los miembros jóvenes adultos solteros, a los oficiales de la Iglesia asignados y a jóvenes adultos solteros que no sean miembros pero que estén dispuestos a observar las normas de la Iglesia. Una persona que esté separada del cónyuge o en trámites de divorcio no puede participar hasta que el decreto de divorcio se haya finalizado conforme a la ley.

Al planear actividades de jóvenes adultos solteros, los líderes de barrio y de estaca pueden considerar las siguientes opciones.

Encontrar e invitar

Dado que muchos jóvenes adultos solteros frecuentemente cambian de residencia, la estaca puede organizar de vez en cuando actividades diseñadas para encontrar y hermanar a jóvenes adultos solteros de la estaca. Estas actividades se pueden llevar a cabo conjuntamente con los esfuerzos de estacas vecinas. Los jóvenes adultos solteros activos son el recurso más valioso en tales esfuerzos, guiados por comités de jóvenes adultos solteros de barrio y estaca. El personal de instituto también puede colaborar de vez en cuando.

Comités de servicio de jóvenes adultos solteros

Se deben llamar con frecuencia a jóvenes adultos solteros para que sirvan juntos en comités de servicio. Estos comités informan a un líder de barrio o estaca asignado por el obispado o por el comité de jóvenes adultos solteros de barrio o estaca. Los líderes locales determinan la naturaleza del servicio de los comités. A menudo, el servicio se centra en programas de la Iglesia como Bienestar, historia familiar, asuntos públicos, obra misional, esfuerzos de activación entre jóvenes adultos solteros, o apoyo a propiedades o proyectos de la Iglesia. Este servicio también se puede enfocar en necesidades humanitarias locales o de otras partes. Los comités de servicio proporcionan oportunidades para desarrollar amistades y conocer a posibles cónyuges. También enseñan habilidades de liderazgo y sociales.

Grupos de noche de hogar

Los líderes del sacerdocio pueden organizar uno o más grupos de noche de hogar para jóvenes adultos solteros que no vivan con sus padres y que no tengan hijos en sus hogares. De ser posible, los líderes del sacerdocio designan a un joven adulto soltero poseedor del sacerdocio para que esté al frente de cada grupo. En las estacas que tengan pocos jóvenes adultos solteros, los líderes de la estaca pueden organizar grupos de noche de hogar que crucen los límites del barrio. Los líderes del grupo de noche de hogar son responsables ante los líderes asignados del sacerdocio. No se hace referencia a estos grupos como familias.

Clases de Escuela Dominical

Los barrios que tengan suficientes jóvenes adultos solteros pueden tener una clase de Escuela Dominical separada para los jóvenes adultos solteros (véase 12.4.2).

Clases de estudio del Evangelio de entre semana

Se anima a los jóvenes adultos solteros a inscribirse en clases de instituto. Los líderes del sacerdocio trabajan con el personal del instituto local para establecer clases que se apeguen a las normas de instituto y satisfagan las necesidades de los jóvenes adultos solteros. Los jóvenes adultos solteros que no estén asistiendo a una institución académica pueden inscribirse en clases de instituto, ya sea en los institutos o en las clases que enseñen en los centros de reuniones locales los maestros a los que llamen los líderes del sacerdocio. Los arreglos de tales clases se coordinan entre los líderes del sacerdocio y el personal de instituto.

Si no hay clases de instituto disponibles, los líderes locales pueden contactar con la oficina de Área de Seminarios e Institutos de Religión en busca de ayuda. Según sea necesario, los líderes locales pueden organizar otras oportunidades de grupo para el estudio del Evangelio entre semana.

 16.3.6

Actividades multiestaca y de Área

Las actividades multiestaca y de Área pueden dar a los jóvenes adultos solteros oportunidades de interacción social, de liderazgo y de servicio sin abandonar el cuidado eclesiástico de sus obispos.

Los Setentas de Área trabajan con los presidentes de estaca para establecer comités multiestaca para organizar tales actividades. Estos Setentas de Área trabajan bajo la dirección de un integrante de la Presidencia de los Setenta o de la Presidencia de Área. Los comités multiestaca deben incluir líderes jóvenes adultos solteros.

Los comités multiestaca deben planear actividades que sean variadas, sencillas, económicas y que permitan una amplia interacción social. Estos comités coordinan con barrios de jóvenes adultos solteros y con institutos de religión para lograr un equilibrio adecuado de actividades y evitar duplicaciones y conflictos de horarios.

Para pautas adicionales sobre la organización de estas actividades, véase 13.3.1.

 16.3.7

Fondos para actividades

Por lo general, los fondos para las actividades de los jóvenes adultos solteros provienen del presupuesto de la estaca o del barrio. Cuando se realicen actividades multiestaca o de Área, el líder del sacerdocio responsable garantiza una asignación justa de los fondos del presupuesto entre las estacas.

La financiación de actividades debe estar de acuerdo con las normas de 13.2.8. A modo de excepción, cuando se realicen grandes eventos multiestaca o de Área, de vez en cuanto se puede pedir a los jóvenes adultos solteros que ellos mismos paguen algunos de los costos. No obstante, los líderes deben asegurarse de que todos los jóvenes adultos solteros tengan la oportunidad de participar sin incurrir en costos personales excesivos.

 16.3.8

Centros para jóvenes adultos

En algunos lugares se autorizan centros para jóvenes adultos a fin de disponer al mismo tiempo de oportunidades de aprendizaje del Evangelio, actividades sociales, obra misional, y tareas de activación. Un centro para jóvenes adultos requiere los esfuerzos cooperativos entre presidencias de estaca, personal de instituto y el presidente de misión, donde la dirección general la proporciona la presidencia de una estaca agente. Estos líderes pueden contar con la ayuda de un consejo de alumnos de instituto de religión y de comités de jóvenes adultos solteros de estaca. Los misioneros de tiempo completo pueden participar en la obra misional en estos centros, contando con frecuencia con la ayuda de un matrimonio que podría o no ser misionero.

Las organizaciones para jóvenes adultos solteros, tales como un consejo asesor de instituto de religión (véase el Manual 1, 11.1.3), un consejo de alumnos de instituto de religión (véase el Manual 1, 11.2.2), comités de jóvenes adultos solteros de barrio y estaca, y barrios y estacas de jóvenes adultos solteros, deben evitar duplicaciones y conflictos de horarios cuando hagan planes para usar el centro. En consulta con el personal de instituto y con otros líderes, los presidentes de estaca tal vez deseen que estas organizaciones se combinen para algunas funciones.

En un centro de reuniones se puede ubicar un centro para jóvenes adultos, en el que el presidente de la estaca agente supervise el uso y el planeamiento de los horarios del edificio.

Donde haya un edificio de instituto, un integrante de la Presidencia de los Setenta o de la Presidencia de Área puede solicitar que se utilice como un centro para jóvenes adultos. En este caso, el director de instituto sigue sirviendo como agente del edificio. En consejo con el presidente de estaca, el director de instituto es responsable de las clases de instituto y de otros usos del edificio. Otras actividades no deben perturbar el desarrollo de las clases de instituto.

A fin de solicitar autorización para establecer un centro para jóvenes adultos, los líderes del sacerdocio se ponen en contacto con un integrante de la Presidencia de los Setenta o de la Presidencia de Área. Para más información sobre los centros para jóvenes adultos, los líderes deben contactar con la oficina del administrador de Seminarios e Institutos de Religión.