Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

16.4 Barrios de jóvenes adultos solteros

Donde las circunstancias locales y el número de miembros jóvenes adultos solteros lo hagan conveniente, los líderes del sacerdocio pueden recomendar la creación de un barrio de jóvenes adultos solteros de acuerdo con las pautas del Manual 1, 9.1.6.

Los miembros que reúnan los requisitos pueden, en consulta con sus padres, optar por ser miembros del barrio de jóvenes adultos solteros o permanecer en su barrio convencional. El presidente de estaca puede autorizar al barrio de jóvenes adultos solteros que encuentren y hermanen a otros jóvenes adultos solteros miembros de la estaca que sean menos activos. Los que se activen pueden escoger entre pertenecer al barrio de jóvenes adultos solteros o a su barrio convencional.

Con la aprobación del presidente de estaca, el obispo de un barrio de jóvenes adultos solteros puede organizar una segunda Sociedad de Socorro para mujeres jóvenes adultas solteras y un segundo quórum de élderes para hombres jóvenes adultos solteros a fin de proporcionar oportunidades adicionales a los jóvenes adultos solteros de servir y relacionarse unos con otros.

Ser miembro de un barrio de jóvenes adultos solteros es provisional. Los líderes ayudan a los jóvenes adultos solteros a prepararse para regresar a un barrio convencional cuando se casen o cumplan 31 años. Esta transición debe proporcionar tiempo y comunicación suficientes para ayudar al obispo del barrio convencional a planear un llamamiento que ayude a cada joven adulto soltero en transición a sentirse bienvenido y sentir que se le necesita.