Manual 2:
Administración de la Iglesia

 

10.7 El Progreso Personal

El Progreso Personal es un programa de logros que tiene como fin ayudar a las mujeres jóvenes a fortalecer sus testimonios de Jesucristo, prepararse para sus funciones futuras y prepararse para ser dignas de hacer y cumplir convenios sagrados del templo.

Las metas del programa se detallan en el libro El Progreso Personal para las Mujeres Jóvenes. Las mujeres jóvenes trabajan con sus padres y con las líderes de las Mujeres Jóvenes para fijar y cumplir metas basadas en los valores de las Mujeres Jóvenes.

Después de cuidadosa consideración, los padres y las líderes pueden modificar el programa para ayudar a mujeres jóvenes con necesidades especiales. Por ejemplo, pueden considerar las necesidades de mujeres jóvenes con discapacidades o con limitaciones educacionales, mujeres jóvenes que se unen a la Iglesia o se activan en las Mujeres Jóvenes después de los 16 años de edad, y mujeres jóvenes que no sean miembros de la Iglesia. Cuando se hagan cambios o excepciones para una persona, las líderes deben considerar el efecto que tales cambios pueden tener en las demás.

 10.7.1

Actividades del Progreso Personal en la Mutual

Las líderes de las Mujeres Jóvenes y las presidencias de clase pueden planear algunas actividades del Progreso Personal para la Mutual (véase 10.8.1). Por ejemplo, todas las mujeres jóvenes podrían colaborar en el proyecto con un valor de una mujer joven. Tales actividades de grupo se deben planear con oración y selectivamente a fin de asegurar que el programa del Progreso Personal siga siendo personal para cada mujer joven.

 10.7.2

Emblemas, certificados y reconocimiento

Los líderes de barrio pueden obtener los certificados y los reconocimientos del Progreso Personal a través de los Servicios de Distribución de la Iglesia. Utilizan fondos del presupuesto del barrio para la compra de estos artículos.

 10.7.3

Responsabilidades de las líderes en el Progreso Personal

Líderes de las Mujeres Jóvenes

Cuando una mujer joven cumple 12 años de edad, la segunda consejera de la presidencia de las Mujeres Jóvenes y la asesora de la clase de las Abejitas hacen los arreglos para reunirse con ella y con sus padres. También puede asistir una integrante de la presidencia de la clase de las Abejitas.

Las líderes entregan a la mujer joven un ejemplar de El Progreso Personal para las Mujeres Jóvenes y le explican el programa a ella y a sus padres. Animan a sus padres a trabajar con ella para seleccionar y completar experiencias y proyectos del Progreso Personal. Explican que su madre también puede trabajar en el Progreso Personal y recibir un reconocimiento. Otras mujeres también pueden ayudar y participar ellas mismas en el programa.

Las líderes de las Mujeres Jóvenes dan a la mujer joven ejemplares de Para la fortaleza de la juventud y Leales a la Fe (si el obispo no se los hubiera dado ya). También le dan un colgante que tiene el lema de las Mujeres Jóvenes, que se puede pedir a través de los Servicios de Distribución de la Iglesia.

Las líderes de las Mujeres Jóvenes también dan esta orientación a las mujeres jóvenes que ingresen en la organización después de los 12 años de edad.

En el libro El Progreso Personal para las Mujeres Jóvenes se incluyen instrucciones adicionales para padres y líderes.

Obispo

Cuando una mujer joven completa todo el programa del Progreso Personal, el obispo la entrevista. Esto puede ser parte de su entrevista anual o semestral con ella. Él puede utilizar las normas de Para la fortaleza de la juventud como guía. También puede verificar su asistencia a la reunión sacramental y a seminario (donde esté disponible), y su lectura del Libro de Mormón. Cuando él determine que está preparada para recibir el Reconocimiento a la Mujer Virtuosa, firma el libro del Progreso Personal de ella. Él puede entregarle el reconocimiento en una reunión sacramental.