C. G. Abril De 1994


Abril De 1994

  • Cinco panes de cebada y dos panecillos (Elder James E. Faust)

  • Para ser sanado (Elder Richard G. Scott)

  • “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” (Elder Carlos E. Asay)

  • Un amor de niño, maduro (Elder Albert 0. Choules, hijo)

  • “Anda conmigo” (Elaine L. Jack)

  • Receta divina para la curación espiritual (Elder Malcolm S. Jeppsen)

  • El padre y la familia (Elder Boyd K. Packer)

“Toda la cristiandad celebra hoy el aniversario del milagro mas grandioso que ha tenido lugar en la historia de la humanidad”, dijo el presidente Gordon B. Hinckley, Primer Consejero de la Primera Presidencia, en la sesión de la mañana del domingo de Pascua de Resurrección de la Conferencia General de abril. “Es el milagro que abarca a todos los que han vivido en la tierra, a todos los que están en ella, y a todos los que vivan en ella en el futuro. Nada de lo que se ha hecho antes o después ha afectado al genero humano como la expiación que llevó a cabo Jesús de Nazaret, que murió en la cruz del Calvario, fue sepultado en el sepulcro de José de Arimatea, y al tercer día se levanto de la tumba como el Hijo viviente del Dios viviente: el Salvador y Redentor del mundo”.

El presidente Thomas S. Monson, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, dijo en su discurso del domingo por la tarde al clausurar la conferencia: “Me gustan estas palabras: ‘Antes de la Pascua de Resurrección, debió haber una cruz. Y muchos tienen pesadas cruces que llevar. Con el nacimiento del Niño en Belén, salió a luz algo sumamente maravilloso, un poder mas fuerte que las armas … El manda, y a aquellos que lo obedezcan, ya sean personas sabias o sencillas, El se revelará a Si mismo en las penurias, los conflictos y los sufrimientos por los que pasaran al seguirle … Ruego que alabemos Su nombre, sigamos Su ejemplo e incorporemos Sus verdades a nuestra vida, y así podremos decir que esta conferencia ha sido todo un éxito”.

El presidente Hinckley y el presidente Monson dirigieron las sesiones de la conferencia en ausencia del presidente Ezra Taft Benson, quien, debido a su edad y a su estado de salud, no pudo asistir a la conferencia, pero pudo ver las sesiones por televisión desde su apartamento.

En la sesión del sábado 2 de abril por la tarde se llevaron a cabo importantes cambios administrativos. El Obispo Presidente Robert D. Hales fue sostenido como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, para ocupar la vacante que produjo la muerte del elder Marvin J. Ashton, de los Doce (véase la página 116). El elder Cree-L Kofford, del Segundo Quórum de los Setenta, fue sostenido como miembro del Primer Quórum de los Setenta (véase la página 25). Fueron sostenidos cinco hermanos como nuevos miembros del Segundo Quórum de los Setenta: los elderes Claudio Roberto Mendes Costa, de Sao Paulo, Brasil; W Don Ladd, de Potomac, Maryland; James O. Masan, de Farmington, Utah Dieter F. Uchtdorf, de Mannheim, Alemania; y Lance B. Wickman, de Poway, California (véanse las páginas 118 a 120). El elder Merrill J. Bateman, del Segundo Quórum de los Setenta, fue sostenido como Obispo Presidente y a los dos consejeros del Obispado Presidente anteriorCobispos H. David Burton y Richard C. EdgleyCse les retuvo en sus llamamientos y fueron sostenidos como primer consejero y segundo consejero, respectivamente, del obispo Bateman.

Las sesiones de la conferencia se transmitieron vía satélite en inglés y en muchos otros idiomas a miles de receptores del hemisferio norte. Se enviaran videocasetes a las unidades de la Iglesia que no recibieron la transmisión de la conferencia.

Los editores