Nuevas Autoridades Generales


Elder Andrew W. Peterson

De los Setenta

El elder Andrew W. Peterson recuerda con cariño la época en que prestaba servicio en calidad de presidente de misión de estaca y estudiaba para ser dentista en San Francisco, California. Muchas veces, después de que dedicaba días enteros a sus estudios, pasaba las tardes predicando el evangelio.

Pero a pesar de haber trabajado tan arduamente en la obra misional, el elder Peterson se graduó con honores. “Obtuve un testimonio de que el Señor, en verdad, puede ayudarnos en los estudios”, comenta.

El llamamiento para servir con o misionero de estaca fue una de las muchas asignaciones de la Iglesia que lo ayudaron a prepararse para recibir el llamamiento de servir en el Primer Quórum de los Setenta. Desde 1966 hasta 1968, fue a una misión al norte de Argentina y al sur de Bolivia; desde 1981 hasta 1984, fue presidente de la Misión México Mérida; desde 1984 hasta 1988, fue consejero de la presidencia de la Estaca Salt Lake University Third; luego, desde 1988 hasta 1992, fue presidente de estaca, y, mas recientemente, fue Representante Regional. Además, le gustó mucho enseñar en la Primaria después de haber sido relevado como presidente de estaca. “Los niños me enseñaron lecciones muy importantes”, afirma.

El elder Andrew Peterson nació el 8 de junio de 1947, en San Francisco, California. Cuando tenía tres años de edad, se mudaron a Utah, donde su padre trabajó como dentista, primero en Payson y luego en Salt Lake City, donde el elder Peterson pasó su niñez y, años mas tarde, instaló su consultorio propio, después de haberse recibido de dentista, en 1974.

Su amor por la Iglesia y por los lideres de ella se despertó en el cuando era niño. Después de las conferencias de estaca, su abuelo, que fue presidente de la Estaca Salt Lake Hillside, solía presentarle a las Autoridades Generales que asistían a dichas reuniones. Cuando tenía dieciséis años, el elder Peterson tuvo una experiencia que influyó grandemente en su vida: Participó en el “Hill Cumorah Pageant” (representación teatral de la historia de la Iglesia), en Nueva York, y asistió a una reunión de testimonios en la Arboleda Sagrada, lugar donde José Smith recibió’ la Primera Visión.

El 20 de junio de 1969, el elder Peterson contrajo, matrimonio con Christine Ann Swensen, en el Templo de Salt Lake; tienen ocho hijos y disfrutan al pasar con ellos el mayor tiempo posible.

Los hermanos Peterson han efectuado servicio comunitario tanto a nivel local como internacional. El participar en forma activa en “Partners of the Americas” [Socios de las Américas], un programa de beneficencia a nivel nacional, les ha permitido ayudar a las escuelas de primer grado en Bolivia.

El elder Peterson, quien afirma que nuestro Padre Celestial guía nuestra vida, esta deseoso de dedicar todo su tiempo a prestar servicio en la Iglesia. “Me siento muy bendecido”, dice. “Tengo un firme testimonio de la importancia de esta obra”.

Elder Cesil O. Samuelson, Hijo

De los Setenta

Durante el período de adaptación a su nuevo llamamiento como miembro del Primer Quórum de los Setenta, el elder Cecil Samuelson, hijo, dice que siente el apoyo de dos influencias principales en su vida: el de su esposa y el de su testimonio del evangelio.

“Toda mi vida he sabido que el evangelio es verdadero”, afirma, mientras vacía el escritorio de su oficina del ‘Intermountain Health Care’, donde era vicepresidente encargado del sector del hospital y de los médicos. “Cuando estuve en las fuerzas armadas, ore para recibir una confirmación en cuanto a la veracidad del Libro de Mormón y la misión de José Smith. La respuesta que recibí fue tan clara como el agua: ¿Por que oras para recibir respuesta a algo que ya sabes es verdadero?”

En cuanto a su esposa Sharon Giauque, con la que se casó en el Templo de Salt Lake el 25 de noviembre de 1964, el elder Samuelson dice: “Mi esposa es mi mejor crítico, y el mas objetivo; ella siempre ha aceptado cualquier llamamiento que se nos haya extendido. Tengo la plena seguridad de contar con todo su apoyo”.

El elder Samuelson nació el 1° de agosto de 1941 y se crió en Salt Lake City. Cuando estudiaba biología molecular y genética en la Universidad de Utah, interrumpió sus estudios para ir a la misión a Escocia. Después de sacar la maestría en psicología pedagógica y el titulo de médico, hizo la practica como interno y la residencia en la Universidad Duke, en Carolina del Norte. Los siguientes diecisiete años los dedicó a tratar enfermos con problemas reumáticos, y, al mismo tiempo, formó parte del cuerpo docente de la facultad de medicina de la Universidad de Utah, actuando como vicepresidente de ciencias de la salud y decano de la misma facultad. Cuando recibió el llamamiento al Primer Quórum de los Setenta, hacia cuatro años que había aceptado el puesto que ocupaba en el “Intermountain Health Care”.

En la Iglesia ha tenido los cargos de presidente de quórum de elderes, miembro del sumo consejo y presidente de la Estaca University of Utah, desde 1977 hasta 1982. “A mi familia le encantaba estar entre esos estudiantes de la universidad que eran tan fieles a los principios del evangelio”, comenta. Mas recientemente, el elder Samuelson fue Representante Regional. Cuando recibió el llamamiento a los Setenta, era líder del grupo de sumos sacerdotes del Barrio Holladay Dieciocho, de la Estaca Salt Lake Holladay Sur.

Al elder Samuelson le gusta mucho leer, siendo sus temas favoritos la historia y los acontecimientos actuales. Tanto a el como a su esposa y a sus cinco hijos, cuyas edades varían entre los 12 a los 26 años, les gusta mucho andar en bote en el lago Powell, al sur de Utah, y asistir a eventos deportivos. Juega un poco al tenis y ha llegado a disfrutar mucho de salir a caminar solo.

Con respecto a su experiencia laboral, el elder Samuelson dice que “la medicina es fundamentalmente una misión de servicio y que el servir a los demás es lo que Jesús quiere que todos hagamos. Cada vez me convenzo mas de que, de una forma u otra, todo el bien que hagamos en la vida esta relacionado con el evangelio”.

Las Hermanas Que Han Recibido Nuevos Llamamientos Tienen Gran Amor Por El Evangelio

  • Patricia P. Pinegar, llamada como Presidenta General de la Primaria.

  • Anne Wirthlin, llamada a integrar la Presidencia General de la Primaria.

  • Susan Lillywhite Warner, llamada a integrar la Presidencia General de la Primaria.

  • Bonnei Dansie Parkin, llamada a integrar la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes.

A pesar de que la nueva consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes y las hermanas miembros de la nueva presidencia general de la Primaria son diferentes en muchos respectos, todas ellas tienen dos cosas en común: un gran amor por los jóvenes y un gran entusiasmo por los nuevos llamamientos que han recibido.

“Quiero mucho a los niños”, dijo la hermana Patricia Pinegar poco después de que se anunciara su nuevo llamamiento como presidenta general de la Primaria. “Me brinda la maravillosa oportunidad de ser parte de esa organización”.

La hermana Pinegar, que ha sido segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes durante los dos últimos años, recuerda la época en que fue pianista de la Primaria cuando era todavía una niña.

“Estoy segura de que no tocaba muy bien”, comenta, “pero sabia que las hermanas líderes de la Primaria me amaban y confiaban en mi. Además, sabia que si ellas me amaban, mi Padre Celestial también debía amarme y confiar en mi. Fue muy importante para mi aprender eso a una temprana edad”.

La hermana Pinegar nació el 3 de febrero de 1931. Ella comenta que a su padre le gustaba experimentar cosas nuevas en la vida, lo que llevó a la familia a mudarse varias veces y a vivir en Utah, en Hawai y en California. “Algunos de los mejores recuerdos de mi niñez son de los años que vivimos en Hawai”, dice ella.

Después de terminar los estudios de la escuela secundaria en California, la hermana Pinegar fue a estudiar a la Universidad Brigham Young, donde, en una reunión de orientación, conoció a su futuro esposo Ed. “Nos miramos, y eso fue todo”.

Se casaron el 28 de marzo de 1956, en el Templo de Salt Lake, y así la hermana Pinegar comenzó su carrera favorita: la de ser madre. “Mi gozo y felicidad mas grandes son mis hijos y mi esposo; y ahora tengo diecisiete nietos; la mayoría de ellos están en edad de la Primaria o les falta poco para comenzar a asistir a ella; serán una fuente de inspiración en mi nuevo llamamiento”.

La hermana Pinegar dijo que el programa de la Primaria esta bien establecido, y que hace poco se hizo una intensa revisión de los manuales de dicha organización. “Hemos tomado la determinación de hacer todo lo que este a nuestro alcance por que los niños aprendan los principios del evangelio y los apliquen a su vida”, declara ella.

Como primera consejera de la presidencia general de la Primaria, la hermana Anne Goalen Wirthlin siente como si “hubiera vuelto a casa”.

“El trabajar con los niños ha sido siempre de mi preferencia”, declara. Ella tiene titulo de maestra de escuela primaria y los llamamientos que ha tenido en la Primaria son de sus favoritos.

Nacida el 26 de abril de 1939, la hermana Anne Goalen se crió en Salt Lake City y asistió a la Universidad de Utah. El 25 de abril de 1961 contrajo matrimonio con David Wirthlin, en el Templo de Salt Lake. Después de vivir un año en Minneapolis, otro en Albuquerque y tres años en Idaho Falls, regresaron a Salt Lake City, donde criaron a sus seis hijos.

“Estuvimos ausentes durante tres años cuando mi esposo fue llamado a presidir la Misión Alemania Francfort”, comenta la hermana Wirthlin, “y esos años fueron unos de los mas felices de mi vida. Me sentía insegura en cuanto a mi papel de esposa de presidente de misión y pensaba que no podía hacer todo lo que debía hacer, pero me di cuenta de que nuestro Padre Celestial nos capacita para cumplir con lo que El nos pida que hagamos, y así es como me siento en cuanto a este nuevo llamamiento”.

La hermana Wirthlin tiene tres nietos y desea ayudar a los niños a obtener un testimonio propio del evangelio. “Recuerdo que cuando asistía a la Primaria, sentía reverencia al entrar en la capilla; las maestras de la Primaria eran hermanas bondadosas y llenas de amor. La Primaria era para mi un lugar agradable, cálido y seguro, un lugar donde sentía el amor de las maestras y de mi Padre Celestial. Deseo que los niños de la Primaria de todo el mundo sientan lo mismo”.

Como segunda consejera de la nueva presidencia general de la Primaria, la hermana Susan Lillywhite Warner tiene la firme convicción de que el evangelio cambia la vida de las personas, cosa que ha observado por si misma.

“Me crié en Anaheim, al sur de California”, explica. “Puesto que la mayoría de mis maestras de la Primaria eran miembros nuevos de la Iglesia, aprendimos el evangelio juntas. Recuerdo haber visto el cambio que se produjo en sus vidas debido al evangelio. Era un cambio casi físico; para mi, era real”. A través de los años, el impacto de haber presenciado desde niña el poder que el evangelio tiene en la vida de las personas ha permanecido latente en la hermana Wirthlin y se ha vigorizado al continuar ella viviendo bajo la influencia del Espíritu. En una ocasión, cuando era jovencita, asistió con su familia a una conferencia general de la Iglesia en la que recuerda claramente el momento en que el presidente David O. McKay bendijo a la congregación. “Sentí como si estuviera en el cielo”, recuerda, “y me gustaría que todos los niños tuvieran la oportunidad de sentir ese mismo Espíritu”.

La hermana Warner nació el 19 de enero de 1940, cursó sus estudios de la escuela secundaria en Anaheim, estado de California y asistió a la Universidad Brigham Young, donde se recibió de maestra y sacó un diploma en psicología. Durante un año fue maestra en una escuela en Provo, después de lo cual contrajo enlace con Terry Warner, en el Templo de Los Angeles. Vivieron cuatro años en New Haven, estado de Connecticut, para luego regresar a Provo. Allí criaron a sus diez hijos, los que, junto con sus seis nietos, son el deleite y el gozo de su vida.

“Amo a los niños y estoy encantada de trabajar de cerca con personas que también los aman”, dice ella. “El reunirme con miembros de la Iglesia devotos y maravillosos que se sacrifican por prestar servicio en el Reino de Dios fortalece mi testimonio”.

Como madre de cuatro varones, la hermana Bonnie Dansie Parkin siente que al aceptar el cargo que dejara la hermana Patricia Pinegar como segunda consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes, en cierto sentido, ha agregado a su familia miles de hijas.

“Estoy ansiosa por conversar con las jóvenes sobre sus vidas, sobre las cosas buenas que estén viviendo y sobre las dificultades a las que se es ten enfrentando . El ser jóvenes en estos días es muy difícil, en muchos aspectos; por lo tanto, los adultos debemos ser una fuente de apoyo para la juventud”, declara la hermana Parkin, quien, en su niñez, tuvo la bendición de tener lideres que le brindaron toda esa ayuda y toda la guía que los jóvenes necesitan.

Nació el 4 de agosto de 1940 y se crió en Herriman, Utah. Recuerda que, cuando era joven, sus padres fueron para ella un firme pedestal de fortaleza espiritual. Además, atesora los recuerdos especiales que le debe a una hermana que era líder de la juventud, y que también tuvo una gran influencia en ella.

“El barrio al que pertenecíamos en Herriman era pequeño”, explica la hermana Parkin. “Aquella hermana verdaderamente se preocupaba por cada una de sus alumnas. Nos hablaba del evangelio y compartía su conocimiento con nosotras. Uno podía ver que se interesaba en nuestro bienestar. Con frecuencia, a través de los años, he pensado en lo que ella nos enseñó”.

Después de haberse recibido de maestra de escuela primaria y de haber terminado los estudios sobre el desarrollo de los niños en sus primeros años, en la Universidad Utah State, la hermana Parkin trabajó dos años como maestra y luego se casó con James Parkin, estudiante de medicina, en el Templo de Salt Lake, el 1° de julio de 1963.

El testimonio de la hermana Parkin se fortaleció enormemente cuando se mudaron a Seattle, estado de Washington, donde el hermano Parkin hizo el internado y la residencia como médico. “Fue allí donde en verdad comencé mi búsqueda del conocimiento del evangelio”, recuerda. Ahora espera continuar expresando su testimonio a las mujeres jóvenes de la Iglesia.

Se Extienden Nuevos Llamamientos: Tres Setentas, La Presidencia General De La Primaria Y Una Consejera De Las Mujeres Jóvenes

Durante la asamblea solemne que tuvo lugar el sábado, primero de octubre, en la sesión de apertura de la Conferencia General semestral numero 164, los miembros de la Iglesia sostuvieron al presidente Howard W. Hunter, a sus consejeros de la Primera Presidencia, a los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles y demás Autoridades Generales, al igual que a los lideres generales de las organizaciones auxiliares de la Iglesia.

Entre estos sostenimientos se incluyeron los llamamientos de tres miembros nuevos para el Primer Quórum de los Setenta; se le dio la categoría de Autoridad General emérita a un miembro del Primer Quórum de los Setenta; se relevó a siete hermanos del Segundo Quórum de los Setenta; se llamó a una nueva Presidencia General de la Escuela Dominical, a una nueva Presidencia General de la Primaria y a una nueva consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes.

Se llamó a integrar el Primer Quórum de los Setenta a los elderes Dennis B. Neuenschwander, Andrew Wayne Peterson y Cecil Osborn Samuelson, hijo. El elder Neuenschwander fue miembro del Segundo Quórum de los Setenta desde abril de 1991 y presta servicio como presidente del Area Europa. La información biográfica sobre los elderes Peterson y Samuelson, ambos oriundos de Salt Lake City, se encuentra en las págs. 115–116.

El elder Hartman Rector, hijo, que prestó servicio en el Primer Quórum de los Setenta desde 1975, pasó a ser Autoridad General emérita. Anteriormente, desde 1968, fue miembro del Primer Consejo de los Setenta. El elder Rector se unió a la Iglesia en 1952 mientras se encontraba en la Marina de los Estados Unidos. Después de haber sido aviador naval durante veintiséis años, dejó las Fuerzas Armadas con el rango de capitán. El hermano Rector nació y se crió en el estado de Misuri, Estados Unidos, y asistió a la Universidad de Georgia y a la Universidad del Sur de California. Además, fue presidente de las misiones de San Diego y de Alabama Florida.

Los elderes Albert Choules, hijo, Lloyd P. George, Malcolm S. Jeppsen, Richard P Lindsay, Merlin R. Lybbert, Gerald E. Melchin y Horacio A. Tenorio fueron relevados del Segundo Quórum de los Setenta. El elder Choules fue llamado a integrar el Quórum de los Setenta en octubre de 1988; durante esa época fue consejero de las Areas Utah Centro, Europa, y Utah Sur. El hermano Choules continuara viviendo en Salt Lake City.

El elder George fue miembro de los Setenta desde octubre de 1988 y durante ese tiempo prestó servicio como consejero en las Areas América del Norte Sureste, América del Norte Centro, Pacifico y Utah Centro. El hermano George vivirá en Orem, Utah.

Al elder Jeppsen se le llamó como Setenta en abril de 1989, tiempo durante el cual fue primer y segundo consejero en el Area Utah Norte y presidente del Area Utah Sur. El hermano Jeppsen continuara ejerciendo su profesión de médico en Salt Lake City.

El elder Lindsay fue llamado como miembro de los Setenta en abril de 1989. Oriundo de Salt Lake City, prestó servicio como consejero en las Areas Utah Norte y Africa y como presidente del Area de Africa. El hermano Lindsay permanecerá en Salt Lake City.

El elder Lybbert recibió su llamamiento como Setenta en abril de 1989 y prestó servicio como consejero y presidente en las Areas Asia y América del Norte Noroeste. Actualmente es presidente del Templo de Cardston Alberta y continuara su servicio en ese llamamiento.

El elder Melchin ha miembro de los Setenta desde octubre de 1988. Durante ese tiempo fue consejero en las Areas Utah Norte, Utah Sur, Europa Norte y América del Norte Sureste. En la actualidad es presidente del Templo de Ontario Toronto y continuara prestando servicio en ese llamamiento.

Al elder Tenorio se le llamó como Setenta en abril de 1989. Oriundo de la Ciudad de México, ha prestado servicio como consejero en las Areas México América Central; México; y Sudamérica. El hermano Tenorio establecerá su residencia en la Ciudad de México.

Durante la sesión de apertura de la conferencia también se llamó a una nueva Presidencia General de la Escuela Dominical: el elder Charles Didier, de la Presidencia de los Setenta, fue llamado presidente, con los elderes J. Ballard Washburn y F. Burton Howard, de los Setenta, como primero y segundo consejero respectivamente. La nueva Presidencia General de la Escuela Dominical reemplaza a los elderes Merlin R. Lybbert, Clinton L. Cutler (que falleció el 9 de abril de este año) y a Ronald L. Poelman . La Presidencia General de la Primaria también se reorganizo de la siguiente manera: se llamó a la hermana Patricia P. Pinegar como Presidenta General de esa organización auxiliar para niños, con Anne G. Wirthlin como primera consejera y Susan Lillywhite Warner como segunda consejera. Después de seis años y medio en la Presidencia General de la Primaria se relevó a la presidenta Michaelene P. Grassli y a sus consejeras: Betty Jo N. Jepsen, primera consejera y Ruth B. Wright, segunda consejera. La hermana Grassli ha prestado servicio en el Comite Nacional de los Cub Scouts, en la Junta Asesora de Boy Scouts de América y en la junta del Centro Médico de Niños de la Primaria. Con anterioridad a su llamamiento como Presidenta General de la Primaria, sirvió durante ocho años como segunda consejera en la Presidencia General de la Primaria y durante cinco años fue miembro de la Mesa General de la Primaria. La hermana Jepsen es miembro del Comité Nacional de Boy Scouts y entre sus responsabilidades en la Presidencia General de la Primaria se encontraban el curso de estudios, la música y las presentaciones de los niños en la reunión sacramental. La hermana Wright ha prestado servicio en el comite Nacional de Cub Scouts. En calidad de miembro de la Presidencia General de la Primaria tenía bajo su responsabilidad el Tiempo para compartir, la capacitación de maestros y los materiales audiovisuales. Asimismo se llamó a una nueva consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes con el fin de reemplazar a la hermana Patricia Pinegar, que prestaba servicio en ese llamamiento. La hermana Bonnie Dansie Parkin fue sostenida como segunda consejera de la presidenta Janette C. Hales, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes.