Sucedió en enero

Los siguientes son algunos acontecimientos importantes acaecidos en la historia de la Iglesia durante el mes de enero.

18 de enero de 1827: El profeta José Smith se casa con Emma Hale en el estado de Nueva York. La pareja se conoció mientras él estaba trabajando en Pensilvania y se alojaba en la casa de la familia de Emma.

19 de enero de 1841: Una revelación dada en Nauvoo, Illinois, insta a los santos a edificar un templo en Nauvoo (véase D. y C. 124).

21, 28 de enero de 1900: Se divide la Estaca Salt Lake, que incluía 55 barrios, y se crean las estacas Jordan y Granite. Ésta fue la primera división de una estaca en el valle de Lago Salado después de que los pioneros llegaran en 1847.

Agradecimiento por los maestros

Cuando los maestros de Kaiserslautern, Alemania, se preguntan si el dar clase, puntuar exámenes y soportar a alumnos molestos vale la pena, a los jóvenes del Barrio Landstuhl Military, Estaca Kaiserslautern Military, Alemania, les gusta recordarles cuán importantes son. En los últimos seis años, durante una noche de agradecimiento por los maestros, estos jóvenes han expresado su aprecio por el servicio que prestan sus maestros y el interés que muestran por alumnos.

Los jóvenes escogieron “Para la fortaleza de la juventud” como el tema de este año. Prepararon un libro de recuerdos y de citas para sus maestros, dándoles las gracias por su guía, conocimiento y servicio. Los jóvenes también invitaron a los maestros a cenar en el salón de actividades del centro de reuniones, el que habían decorado para la ocasión, y prepararon una actuación para entretenerles. En cada mesa dejaron ejemplares de Para la fortaleza de la juventud , para que sus maestros se los llevaran a casa. ¡Ciertamente, sus maestros agradecen que se les aprecie!

Consejos sobre el liderazgo

“Los que son llamados a dirigir en el ministerio del Maestro no son elegidos para ser jefes ni dictadores”, explica el presidente James E. Faust, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “sino mas bien buenos pastores; y tienen que capacitar constantemente a otras personas para que tomen su lugar y se conviertan en aún mejores líderes que sus maestros. Un buen líder espera mucho de aquellos a quienes ha sido llamado a dirigir [y] los inspira grandemente”. El presidente Faust sugiere que leamos Doctrina y Convenios 121:41–43 y busquemos “las claves más importantes del liderazgo” que en esos versículos se encuentran. (Véase “A éstos haré mis gobernantes”, Liahona , enero de 1981, págs. 69–70).