“Las familias que logran tener éxito se establecen y mantienen sobre los principios [del]… respeto, el amor, la compasión, el trabajo y las actividades recreativas edificantes” (“La familia: una proclamación para el mundo”, Liahona, octubre de 1998, pág. 24).

“¿Tiene una cuerda?”, gritó el hombre del bote. La familia del hombre estaba pescando cuando se paró el motor y no tenían cómo llegar a la orilla. El papá de Roberto acercó el bote y sus hermanos tomaron una cuerda larga y lanzaron un extremo al hombre. Cuando la cuerda estuvo fuertemente atada a ambos botes, el papá de Roberto remolcó lentamente el bote de la otra familia hasta la orilla.

Mientras observaba la cuerda, Roberto le preguntó a su madre: “¿Es nuestra cuerda lo bastante fuerte para tirar del bote?”.

“Fíjate bien en la cuerda”, le respondió su madre. Roberto vio que la cuerda estaba formada por muchas hebras fuertemente entrelazadas. “Cuando todas las hebras trabajan juntas, la cuerda es fuerte, al igual que nuestra familia”, dijo su madre.

Roberto preguntó: “¿Qué hacemos para que nuestra familia sea fuerte?”. Su mamá le dijo que él fortalecía a la familia cada vez que respondía “Lo haré”, y hacía de buen grado lo que se le asignaba o cuando era amable con sus hermanos y su hermana.

¿Y tú qué haces para fortalecer a tu familia? ¿Demuestras amor por cada miembro de la familia? ¿Contestas “Lo haré” cuando se solicita tu ayuda? Para tener una familia feliz es importante hacer cosas juntos, ya sea limpiando el jardín o saliendo a pasear.

También tú puedes contribuir a la felicidad en el hogar. Cuando pregunten quién ayudará, tú puedes responder: “¡Yo lo haré!”.

Juego “Lo haré”

Preparación: Retira la página A4 y pégala en una cartulina gruesa. Recorta el tablero y los círculos. Haz más tableros para tu familia. En cada recuadro en blanco, escribe las palabras que hay en cada círculo (asegúrate de escribirlas en diversos lugares de cada tablero). Pon los círculos en una bolsita. Necesitarás diversos objetos pequeños para hacer de fichas (botones, monedas o frijoles [alubias]). Pon una ficha en el cuadrado central (libre) de los tableros.

Juego: Toma un círculo de la bolsita y léelo. Si un jugador tiene la frase en su tablero, puede cubrir el cuadrado con una ficha. El primer jugador que cubra una hilera de cinco cuadrados —en horizontal, vertical o diagonal— exclama: “¡Lo haré!”.

Ideas para el Tiempo para compartir

  1. 1. Invite a los niños a realizar dibujos de actos de servicio a un familiar o de ayuda en una tarea de casa. Una con cinta adhesiva los dibujos y colóquelos en una caja con rodillos (véase La enseñanza: el llamamiento más importante , 1999, pág. 183). (La parte delantera de la caja podría parecerse a una casa.) Canten una canción o un himno sobre la familia y vaya pasando los dibujos para que los niños los vean. Al final de la canción, invite al niño cuyo dibujo aparezca en la caja y a otros dos niños a acercarse y representar cómo pueden ser unos ayudantes felices en su casa. Deje que la Primaria adivine lo que hacen. Repita el proceso para que participen más niños.

  2. 2. Escriba en una tira larga de papel: “Hay más posibilidades de lograr la felicidad en la vida familiar cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo… Las familias que logran tener éxito se establecen y mantienen sobre los principios [del]… respeto, el amor, la compasión, el trabajo y las actividades recreativas edificantes”. Recorte las frases en palabras individuales y escóndalas antes de que comience la Primaria. Invite a los niños a buscar las palabras y a trabajar juntos para ordenarlas. Así como ellos trabajan juntos para ordenar las frases, es importante que trabajemos juntos en nuestras familias. Sostenga una tira que diga: “Fortalezco a mi familia al ___________”. Sugiera para el espacio en blanco una frase breve (por ejemplo: lavar los platos, limpiar las hojas caídas, cuidar del bebé, decir palabras amables, limpiar mi cuarto). Entregue la tira de papel a un niño y pídale que repita lo que usted haya dicho y que luego agregue su propia sugerencia. Luego, el niño pasa la tira de papel a otro y así cada persona repite lo que se haya dicho y agrega algo más.