“El Salvador, maestro ejemplar”, página 26: El élder Walter F. González analiza tres tipos de preguntas que el Salvador mismo solía formular a fin de ayudar a los que le escuchaban a comprender y a poner en práctica Su mensaje. Trate de incluir una pregunta de cada una de esas tres categorías en la lección de la próxima noche de hogar. Vea si el esfuerzo por hacerlo aumenta la participación de la familia en la lección.

“La muerte es un nuevo comienzo”, página 46: La muerte es algo a lo que toda familia debe enfrentarse tarde o temprano. Si se siente inspirado a hacerlo, analicen la finalidad de la muerte en el plan de Dios, por qué se produce en determinado momento y las posibles razones por las que a veces Dios no contesta las oraciones como lo deseamos.

“Ocho razones para recibir revelación”, página 8: El élder Dallin H. Oaks enumera ocho propósitos de la revelación. Pida a los integrantes de su familia que relaten experiencias de su propia vida o de la de otras personas en relación con cualquiera de esos fines de la revelación.

“El primer misionero Santo de los Últimos Días”, página 16: Samuel Smith, hermano del profeta José, empleó el Libro de Mormón como instrumento misional. Debido a un ejemplar que él obsequió, Brigham Young, que llegó a ser el segundo Presidente de la Iglesia, y Heber C. Kimball, que fue consejero de la Primera Presidencia, se convirtieron en miembros de la Iglesia. Hable con los integrantes de su familia acerca del poder del Libro de Mormón e ínstelos a leerlo y a obtener un testimonio personal de su veracidad. Invítelos a hacer lo que Samuel Smith hizo: compartir el Libro de Mormón con los demás.

“Cuando hay amor”, página A12: Este artículo nos recuerda que las familias se establecen con amor y que las mantenemos unidas mediante el trabajo y el servicio. Emplee las ideas del artículo para reafirmar ese principio durante la noche de hogar.