Antes de nacer vivíamos en el cielo con nuestros padres celestiales. Nuestro Padre Celestial quería que llegáramos a ser más como Él, así que nos presentó un plan. Supimos que crearía para nosotros un nuevo hogar llamado tierra donde podríamos recibir un cuerpo físico, seríamos probados y aprenderíamos a elegir entre el bien y el mal. Jesucristo dijo que sería nuestro Salvador para que pudiéramos arrepentirnos de nuestros pecados y regresar a nuestro hogar celestial. Si depositábamos nuestra fe en Jesucristo, obedecíamos Sus mandamientos y seguíamos Su ejemplo, seríamos felices. Llenos de gozo elegimos seguir el plan de felicidad de nuestro Padre Celestial.

La lectura de los temas y los pasajes de las Escrituras del póster de este año y el fijar cada mes una meta, y luego el esforzarte por alcanzarla, te ayudará a aprender más sobre el plan de felicidad de tu Padre Celestial y la forma de seguirlo.

Instrucciones

  1. Da vuelta a la página; abre las grapas, retira el póster y cierra las grapas.

  2. Recorta los dibujos/metas y el bolsillo “Mis planes para seguir EL PLAN” a la derecha del póster; coloca los dibujos/metas en un sobre. Haz unos cortes en las dos líneas punteadas del bolsillo. Dobla las pestañas hacia la parte trasera del bolsillo a lo largo de las líneas negras. Deja la parte superior abierta y pega las pestañas laterales y de la parte inferior del bolsillo en el lado izquierdo del póster, en la parte donde se indica. Cuelga el póster.

  3. Al principio de cada mes, lee el tema y el pasaje de ese mes y luego busca el dibujo/meta correspondiente. Recorta la tira de la meta y pega el dibujo en su lugar del póster. Entonces decide qué harás ese mes para seguir el plan de Dios y escribe tu meta en la tira. Por ejemplo, el tema de febrero es “Soy un hijo de Dios”. Para esa meta podrías decidir escribir: “En febrero recordaré que mi Padre Celestial me ama y oraré a Él por la mañana y por la noche”. Coloca los extremos de la tira en los cortes del bolsillo “Mis planes para seguir EL PLAN” y luego cumple con lo que hayas escrito. Cuando estés listo para fijarte la meta del mes siguiente y ponerla en el bolsillo, retira la del mes anterior y ponla en el interior del bolsillo. Al final del año el bolsillo estará repleto de metas que hayas alcanzado mientras te esforzabas por seguir el plan que tu Padre Celestial tiene para ti.