El quórum de élderes eficaz


Dale E. Miller
El cuarto en una serie de artículos sobre los quórumes del sacerdocio y sus objetivos.

Las Escrituras de nuestros días indican que los poseedores del sacerdocio han de “establecer de nuevo a Sión”, según lo profetizó Isaías (D. y C. 113:8; véase Isaías 52:1, 8). Esas mismas Escrituras también indican que los élderes han de ser “ministros residentes” (D. y C. 124:137). Eso quiere decir que los presidentes de estaca y los obispos cuentan con que los quórumes de élderes sean fuertes para llevar a cabo la misión de la Iglesia —invitar a todos a venir a Cristo y perfeccionarse en Él— proclamando el Evangelio, perfeccionando a los santos y redimiendo a los muertos.

Las dificultades para lograr que un quórum sea fuerte son muy grandes. El quórum está en un estado de constante cambio y es probable que no haya suficientes miembros activos para cumplir con todas las asignaciones de orientación familiar; los hombres conversos con frecuencia se mudan o no se pueden encontrar; por lo general, son más los futuros élderes que los élderes activos. Los que son fieles tienen muchas veces que viajar o mudarse por razones de trabajo o por sus estudios. A algunos se les ordena sumos sacerdotes o se les dan asignaciones importantes fuera del quórum. Así que la interrogante es: ¿cómo puede aumentar su fortaleza un quórum de élderes que está continuamente cambiando?

El presidente Stephen L Richards (1879– 1959), Primer Consejero de la Primera Presidencia, enseñó lo siguiente: “Un quórum es tres cosas: primero, una clase; segundo, una fraternidad; y tercero, una unidad de servicio. En el quórum los hombres del sacerdocio aprenden los principios del Evangelio, establecen una verdadera hermandad y llevan adelante la obra de Cristo. Es una asociación dada por Dios de la cual sacan un provecho más duradero que de cualquier otra organización fraternal de nuestra sociedad. Su objetivo principal es alentar y salvaguardar al individuo” 1 .

Según la definición del presidente Richards, la forma de lograr un quórum fuerte es:

  1. 1.

    Fortalecer los lazos de hermandad entre todos los miembros del quórum.

  2. 2.

    Aprender las doctrinas fundamentales y los deberes del sacerdocio.

  3. 3.

    Cumplir asignaciones de servicio en las que participe todo el quórum.

A continuación, se dan unas cuantas sugerencias prácticas para llevar a cabo esas actividades que fortalezcan al quórum:

1. Fortalecer los lazos de hermandad entre todos los miembros del quórum.

Incluyan a todos los miembros del quórum que estén asignados. Ninguno debe ser excluido, sean cuales sean las circunstancias. El presidente Boyd K. Packer, Presidente en Funciones del Quórum de los Doce Apóstoles, ha dicho: “Él [el miembro del quórum] puede perder interés en el quórum, pero el quórum nunca debe perder interés en él, porque siempre y continuamente es responsable de cada uno de sus miembros. El dejar de lado a un miembro inactivo, perder el interés y el contacto con él es quitarle sus derechos como poseedor del sacerdocio” 2 .

Visiten. Visiten. Visiten. Las presidencias de quórumes de élderes por todo el mundo afirman que sus visitas personales tienen un impacto duradero para integrar a todos los miembros a la hermandad del quórum. Esas visitas son mejor recibidas cuando se consideran acciones de amistad verdadera y de sincero interés. Muchas veces, se extiende la invitación para participar activamente en el quórum y se deja en el hogar una bendición al orar de rodillas.

Asignen tareas a cada uno de los miembros. El presidente Hinckley destacó lo siguiente: “Si su objetivo se va a realizar, todo quórum debe ser una hermandad que se esfuerza por beneficiar a cada uno de los miembros” 3 . Esto se relaciona ciertamente con su admonición de que todo nuevo converso (y miembro de quórum) necesita tener una responsabilidad. A todo miembro le hace falta el constante alimento espiritual que se recibe por prestar servicio a quien esté necesitado.

2. Aprender las doctrinas fundamentales y los deberes del sacerdocio.

Aprendan de los líderes. El presidente de un quórum de élderes debe enseñar lo que él aprenda a los miembros de su quórum. Durante la semana quizá reciba enseñanzas del Espíritu en forma de pensamientos o sentimientos; debe anotarlas. Cuando esté en presencia de la presidencia de la estaca, del obispado, del miembro del sumo consejo asesor de su barrio o en reuniones de liderazgo, debe preguntarse: “¿Qué estoy aprendiendo aquí que deba enseñar a mis hermanos del quórum?”. Si guarda sus apuntes y los edita, se le presentarán oportunidades de compartirlos en las reuniones del quórum, en las entrevistas o en momentos especiales en que aconseje a alguien.

En las Escrituras, se asigna al presidente del quórum de élderes el deber de “sentarse en concilio con ellos [los miembros del quórum] y enseñarles de acuerdo con los convenios” (D. y C. 107:89; véase también D. y C. 20:38–45). La acción de sentarse en concilio puede realizarse en forma privada durante las visitas a la casa o en entrevistas periódicas, o puede hacerse con todo el grupo del quórum.

Aprendan de los que enseñan. El interés y la asistencia de los miembros del quórum son, en parte, una función de la enseñanza y del aprendizaje eficaces. Aun cuando muchos asistan por respeto a los convenios que hayan hecho, otros deciden participar basándose en el valor que den a las lecciones presentadas. Los maestros deben preparar y presentar las lecciones teniendo en cuenta las necesidades de los miembros y su participación. También deben enseñar con autoridad y guía espirituales, según se explica en la sección 50 de Doctrina y Convenios (véanse los versículos 10–25): “De manera que, el que la predica [por el Espíritu] y el que la recibe [por el Espíritu] se comprenden el uno al otro, y ambos se regocijan juntamente” (D. y C. 50:22).

3. Cumplir asignaciones de servicio en las que participe todo el quórum.

Promuevan la autosuficiencia temporal entre los miembros del quórum. El presidente J. Reuben Clark, hijo (1871–1961), Primer Consejero de la Primera Presidencia, aconsejó diciendo que “el obispo mira a toda persona necesitada como un problema temporario, preocupándose por ellos hasta que puedan ayudarse a sí mismos. Pero el sacerdocio [el quórum] debe contemplar a sus hermanos necesitados como un problema continuo, no sólo hasta que sean resueltos sus problemas temporales sino también los espirituales. Como un ejemplo concreto, un obispo extiende su ayuda mientras el artesano se encuentre sin trabajo y en necesidad; el quórum del sacerdocio le ayuda a conseguir un empleo y se asegura de que no tenga problemas hasta que pueda bastarse a sí mismo y sea activo en sus deberes del sacerdocio” 4 .

Organicen un sistema de orientación familiar que sea realizable. El élder L. Tom Perry, del Quórum de los Doce Apóstoles, ofreció un valioso consejo en la reunión mundial de capacitación de líderes, el 11 de enero de 2003. Se refirió a las unidades pequeñas de la Iglesia; el consejo es también aplicable si el número de maestros orientadores disponibles es limitado. Se debe asignar a éstos de acuerdo con lo que se necesite, concentrándose en primer lugar en los conversos nuevos. Tal vez por un tiempo no sea posible hacer las visitas a todos los miembros. El consejo del élder Perry es: “Si como líderes del sacerdocio no consiguen nada más que ayudar a los miembros a guardar los convenios que hayan hecho con el Señor, ya habrán logrado en gran medida lo que se espera de ustedes” 5 .

El presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) tal vez haya definido mejor la esencia de la orientación familiar cuando dijo: “La tendencia de estos tiempos es la mundanalidad… Pero el Señor ha ofrecido un programa antiguo con cubiertas nuevas, que promete devolver al mundo la vida sana, la verdadera vida de familia, la dependencia mutua de sus miembros. Es volver a colocar al padre en su lugar correcto como jefe de la familia, sacar a la madre de la vida social y del empleo y llevarla al hogar, y a los hijos de una vida de pura diversión. Si la gente aplica el remedio, el programa de orientación familiar con su actividad principal, la noche de hogar, neutralizará los efectos nocivos” 6 .

Éstas son apenas unas pocas sugerencias para ayudar a los élderes a formar un quórum fuerte. Somos sumamente bendecidos al tener constantes consejos de los apóstoles y profetas actuales. El presidente Boyd K. Packer ha mencionado las respuestas que se encuentran en los manuales de instrucciones de la Iglesia, en las Escrituras, en los consejos pasados de los profetas vivientes, y en las llaves y en el derecho a recibir continua revelación personal 7 . Al continuar aprendiendo y aplicando las enseñanzas de los profetas vivientes y de nuestros líderes locales, magnificamos nuestros llamamientos y también nuestro propio desarrollo espiritual.

Los quórumes de élderes merecen encomio por la gran obra que realizan de “establecer de nuevo a Sión”, cumpliendo así las profecías de preparar a los santos para venir a Cristo y a su Dios. Que Dios los bendiga abundantemente en sus esfuerzos.

Comentarios sobre los quórumes del sacerdocio

“Será un día maravilloso, hermanos… aquél en el que los quórumes del sacerdocio se transformen en un ancla de fortaleza para cada uno de los hombres que participen, aquél en el que cada hombre pueda decir con propiedad: ‘Soy miembro de un quórum del sacerdocio de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Estoy listo para ayudar a mis hermanos en todas sus necesidades, tal como confío en que ellos estén listos para ayudarme a mí en las mías. Trabajando juntos podremos enfrentarnos, sin vergüenza y sin miedo, a todo viento de adversidad que nos azote, ya sea económico, social o espiritual’ ”.

Presidente Gordon B. Hinckley. Véase “Los quórumes del sacerdocio en el Plan de Bienestar”, Liahona, febrero de 1978, pág. 125.

Gratitud por el quórum de élderes

Mi padre se convirtió a la Iglesia cuando estaba de novio con mi madre. Fue ordenado élder y estuvo activo durante un período corto; después se apartó de la Iglesia.

Durante unos cincuenta años, no tuvo contacto oficial con la Iglesia, porque se había mudado muchas veces. Pero cuando tenía ochenta y dos años, vivía solo en California y sufría de mala salud, dos hombres llamaron a su puerta un domingo por la mañana y le dijeron: “Vinimos para llevarlo a la reunión del sacerdocio”.

Él quedó muy agradecido de que alguien hubiera hecho el esfuerzo por acercarse y ofrecerle amistad. Aquellos hombres llevaron a mi padre a la Iglesia, algo que ninguno de sus tres hijos activos había conseguido excepto en ocasiones especiales. Aquéllos eran buenos ejemplos de la forma en que los miembros de un quórum del sacerdocio deben buscar a los que estén necesitados. Mi familia estará para siempre agradecida a los hombres de aquel quórum.

Élder Dale E. Miller, de los Setenta.

Mostrar referencias

    Notas

  1.   1.

    En Conference Report, oct. de 1938, pág. 118.

  2.   2.

    En A Royal Priesthood, Guía personal de estudio del Sacerdocio de Melquisedec, 1975, pág. 134.

  3.   3.

    “Welfare Responsibilities of the Priesthood Quorums”, Ensign, nov. de 1977, pág. 86.

  4.   4.

    Citado por Gordon B. Hinckley en “Los quórumes del sacerdocio en el Plan de Bienestar”; véase Liahona, febrero de 1978, págs. 123–124.

  5.   5.

    Véase “El programa de la unidad básica”, Primera reunión mundial de capacitación de líderes, 11 de enero de 2003, págs. 7–10.

  6.   6.

    En Conference Report, abril de 1965, pág. 61.

  7.   7.

    Véase “La restauración”, Primera reunión mundial de capacitación de líderes, 11 de enero de 2003, págs. 1–4.