Personas que te aman y te sirven


Hay muchas personas en la iglesia que te aman y desean que te sientas como en casa. Éstas son algunas de ellas.

Nuestro Padre Celestial y Jesucristo te aman más de lo que te imaginas. Jesús sufrió y murió por ti. Nuestro Padre Celestial escucha tus oraciones y te habla por medio del Espíritu Santo. Ellos nos han dado la Iglesia y el sacerdocio.

Tu familia te ha sido dada por tu Padre Celestial, y tus padres te aman mucho. Corresponde siempre ese amor.

El obispo o el presidente de rama presiden en el barrio o la rama con la ayuda de sus dos consejeros. Estos tres hombres son tus verdaderos amigos y desean que seas feliz.

En el transcurso del mes, tus maestros orientadores visitarán a tu familia y se asegurarán de que todos estén bien; además, enseñarán a tu familia más cosas sobre el Evangelio.

Los poseedores del Sacerdocio Aarónico preparan, bendicen y reparten la Santa Cena. Esta ordenanza sagrada permite a los miembros de la Iglesia renovar sus convenios bautismales. Los niños pequeños también pueden participar de la Santa Cena y recordar a Jesús.

La Primaria es la organización para los niños del barrio o de la rama. La presidenta de la Primaria y sus dos consejeras dirigen las reuniones y te ayudan a aprender y a vivir el Evangelio.

La pianista de la Primaria y la líder de música tocan y dirigen la música de la Primaria. Los himnos del Evangelio son como una oración especial; cántalos con todo tu corazón y sentirás el Espíritu.

Tu maestra o maestro de la Primaria enseña lecciones del Evangelio a tu clase de Primaria; él, o ella, ora a nuestro Padre Celestial en busca de ayuda para enseñar la verdad y desea responder a tus preguntas.