El matrimonio es esencial para Su plan eterno


David A. Bednar

El concepto ideal doctrinal del matrimonio

La Primera Presidencia nos ha aconsejado encarecidamente que dediquemos nuestros mejores esfuerzos al fortalecimiento del matrimonio y del hogar. Esa instrucción jamás se ha necesitado más en el mundo que hoy en día, a medida que se ataca la santidad del matrimonio y se debilita la importancia del hogar.

A pesar de que la Iglesia y sus programas apoyan al matrimonio y a la familia, y por lo general tienen éxito en ello, siempre debemos recordar esta verdad básica: ningún medio ni ninguna organización puede ocupar el lugar del hogar ni cumplir sus funciones esenciales 1 . Por consiguiente, hoy me dirigiré a ustedes, en primer lugar como hombres y mujeres, como esposos y esposas, y como madres y padres, y en segundo, como líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares de la Iglesia. La asignación que tengo es la de analizar la función esencial del matrimonio eterno en el plan de felicidad de nuestro Padre Celestial.

Nos centraremos en el concepto ideal doctrinal del matrimonio. Espero que el análisis de nuestras posibilidades eternas y el recordatorio de quiénes somos y de por qué estamos aquí en la tierra nos brinden dirección, consuelo y una esperanza sustentadora para todos nosotros, independientemente de nuestro estado civil o de nuestras circunstancias personales actuales. La discrepancia que existe entre el concepto doctrinal del matrimonio y la realidad de la vida diaria, a veces puede parecer bastante grande pero, poco a poco, ustedes van progresando mejor de lo que probablemente se imaginan.

Los exhorto a tener presentes las siguientes preguntas a medida que analizamos los principios relacionados con el matrimonio eterno.

Pregunta 1: En mi propia vida, ¿me esfuerzo por llegar a ser un mejor esposo o una mejor esposa, o me preparo para ser un esposo o una esposa, al comprender esos principios básicos y llevarlos a la práctica?

Pregunta 2: En calidad de líder del sacerdocio o de las organizaciones auxiliares, ¿ayudo a las personas a quienes sirvo a comprender esos principios básicos y a llevarlos a la práctica, y de ese modo fortalecer el matrimonio y el hogar?

Al meditar con oración en esas preguntas y al considerar nuestra propia relación matrimonial y nuestras responsabilidades en la Iglesia, testifico que el Espíritu del Señor iluminará nuestra mente y nos enseñará las cosas que debemos hacer y mejorar (véase Juan 14:26).

Por qué el matrimonio es esencial

En “La Familia: Una proclamación para el mundo”, la Primera Presidencia y el Consejo de los Doce Apóstoles proclaman “que el matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios y que la familia es la parte central del plan del Creador para el destino eterno de Sus hijos” 2 . Esta frase de la proclamación, que establece el tema del discurso, nos enseña mucho en cuanto al significado doctrinal del matrimonio y recalca la supremacía del matrimonio y de la familia en el plan del Padre. El matrimonio honorable es un mandamiento y un paso esencial en el proceso de crear una relación familiar amorosa que se puede perpetuar más allá de la tumba.

Hay dos razones doctrinales convincentes que nos ayudan a entender por qué el matrimonio eterno es esencial para el plan del Padre.

Razón 1: La naturaleza del espíritu del hombre y la naturaleza del espíritu de la mujer se complementan y se perfeccionan mutuamente y, por tanto, se ha dispuesto que progresen juntos hacia la exaltación.

La plena comprensión de la naturaleza eterna del matrimonio y de su importancia sólo se puede lograr dentro del contexto supremo del plan que el Padre tiene para Sus hijos. “Todos los seres humanos, hombres y mujeres, son creados a la imagen de Dios. Cada uno es un amado hijo o hija espiritual de padres celestiales y, como tal, cada uno tiene una naturaleza y un destino divinos” 3 . El gran plan de felicidad permite que los hijos y las hijas espirituales de nuestro Padre Celestial obtengan un cuerpo físico, ganen experiencias terrenales y progresen hacia la perfección.

“El ser hombre o mujer es una característica esencial de la identidad y el propósito eternos de los seres humanos en la vida premortal, mortal y eterna” 4 , y en gran medida eso define quiénes somos, por qué estamos aquí en la tierra, y qué debemos hacer y llegar a ser. Por razones divinas, el espíritu de los hombres y el de las mujeres son diferentes, singulares y complementarios.

Después de que se creó la tierra, se puso a Adán en el Jardín de Edén; sin embargo, y muy importante, Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo (véase Génesis 2:18; Moisés 3:18), y Eva llegó a ser la compañera y la ayuda idónea de Adán. A fin de llevar a cabo el plan de felicidad se necesitaba la combinación singular de facultades espirituales, físicas, mentales y emocionales tanto de hombres como de mujeres. Solos, ni el hombre ni la mujer podrían cumplir con los propósitos de su creación.

Por designio divino, se dispone que los hombres y las mujeres progresen juntos hacia la perfección y hacia una plenitud de gloria. A causa de sus temperamentos y facultades singulares, los hombres y las mujeres llevan a la relación matrimonial perspectivas y experiencias únicas. El hombre y la mujer contribuyen de forma diferente pero por igual a una totalidad y unidad que no se pueden lograr de ninguna otra manera. El hombre complementa y perfecciona a la mujer, y la mujer complementa y perfecciona al hombre, al aprender el uno del otro y al fortalecerse y bendecirse mutuamente. “En el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1 Corintios 11:11; cursiva agregada).

Razón 2: Por designio divino, se necesitan tanto el hombre como la mujer para traer hijos a la tierra y para proporcionar el mejor entorno para la crianza y el cuidado de los hijos.

El mandamiento que se dio antiguamente a Adán y a Eva de multiplicarse y henchir la tierra permanece en vigor hoy día. “Dios ha mandado que los sagrados poderes de la procreación se utilicen sólo entre el hombre y la mujer legítimamente casados, como esposo y esposa… la forma por medio de la cual se crea la vida mortal fue establecida por decreto divino” 5 . Por tal razón, el matrimonio entre un hombre y una mujer es el conducto autorizado por el cual los espíritus entran en la tierra. La completa abstinencia sexual antes del matrimonio y la total fidelidad dentro del matrimonio protegen la santidad de ese sagrado conducto.

El hogar en el que haya un esposo y una esposa leales y llenos de amor es el entorno supremo en el que se puede criar a los hijos en amor y rectitud, y en el que se pueden satisfacer las necesidades espirituales de los hijos. Del mismo modo que las características singulares tanto del hombre como de la mujer contribuyen a la plenitud de la relación matrimonial, esas mismas características son vitales para la crianza, el cuidado y la enseñanza de los hijos. “Los hijos tienen el derecho de nacer dentro de los lazos del matrimonio y de ser criados por un padre y una madre que honran sus promesas matrimoniales con fidelidad completa” 6 .

Principios de orientación

Las dos razones doctrinales que hemos analizado en cuanto a la importancia del matrimonio eterno en el plan de felicidad del Padre proponen principios de orientación para aquellos que se estén preparando para casarse, para los que estén casados y para nuestro servicio en la Iglesia.

Principio 1: La importancia del matrimonio eterno se comprende únicamente dentro del contexto del plan de felicidad del Padre.

Con frecuencia hablamos del matrimonio y lo destacamos como una unidad fundamental de la sociedad, como el fundamento de una nación fuerte y como una institución básica sociológica y cultural. Sin embargo, ¡el Evangelio restaurado nos ayuda a entender que es mucho más que eso!

¿Hablamos, quizás, acerca del matrimonio sin enseñar adecuadamente la importancia del matrimonio en el plan de nuestro Padre? El hacer hincapié en el matrimonio sin conectarlo con la doctrina sencilla y fundamental del plan de felicidad no puede proporcionar la suficiente dirección, protección ni esperanza en un mundo que cada vez se vuelve más confuso y perverso. Bien haríamos todos en recordar la enseñanza de Alma de que Dios dio a los hijos de los hombres mandamientos “después de haberles dado a conocer el plan de redención” (Alma 12:32; cursiva agregada).

El élder Parley P. Pratt expresó hermosamente las bendiciones que recibimos a medida que aprendemos y comprendemos el concepto ideal doctrinal del matrimonio y nos esforzamos por aplicarlo en nuestra vida.

“José Smith fue quien me enseñó a valorar las entrañables relaciones que existen entre padre y madre, esposo y esposa; entre hermano y hermana, hijo e hija.

“De él aprendí que podría tener asegurada a mi amada esposa por esta vida y por toda la eternidad; y que los sublimes sentimientos de unidad y afecto que nos atrajeron mutuamente emanaron de la fuente del amor divino y eterno…

“Antes había amado, sin saber por qué; pero ahora amaba con una pureza, con una intensidad de sentimientos virtuosos y exaltados que elevarían mi alma de las cosas transitorias de esta deplorable esfera y la harían expandirse como el océano… En una palabra, ahora podía amar con el espíritu así como con el entendimiento.

“Sin embargo, en ese tiempo, mi muy querido hermano José Smith tan sólo había… levantado una esquina del velo, dándome sólo un vistazo de la eternidad” 7 .

Como hombres y mujeres, como esposos y esposas, y en calidad de líderes de la Iglesia, ¿vemos cómo la importancia del matrimonio eterno se puede comprender únicamente dentro del contexto del plan de felicidad del Padre? La doctrina del plan lleva a los hombres y a las mujeres a esperar el matrimonio eterno y a prepararse para él, y vence los temores y supera las incertidumbres por las que tal vez algunas personas demoren el matrimonio o lo eviten. Asimismo, un entendimiento correcto del plan fortalece nuestra determinación de honrar tenazmente el convenio del matrimonio eterno. Al meditar en esa verdad y al entenderla plenamente, se magnificarán nuestro conocimiento personal, nuestra enseñanza y nuestro poder para testificar tanto en el hogar como en la iglesia.

Principio 2: Satanás desea que todos los hombres y todas las mujeres sean miserables como él.

Lucifer ataca y distorsiona implacablemente las doctrinas que más importancia tienen para nosotros, para nuestras familias y para el mundo. ¿Hacia dónde dirige el adversario sus ataques más directos y diabólicos? Satanás se ocupa infatigablemente de confundir lo que se entiende de la identidad sexual, de fomentar el uso prematuro e incorrecto del poder procreador, y de ser un obstáculo para el matrimonio honorable, precisamente porque el matrimonio es ordenado por Dios y la familia es fundamental para el plan de felicidad. Los ataques del adversario al matrimonio eterno seguirán aumentando en intensidad, frecuencia y sutileza.

Debido a que hoy día estamos enfrascados en una batalla por el bienestar del matrimonio y del hogar, en mi última lectura del Libro de Mormón puse particular atención al modo en que los nefitas se preparaban para sus batallas contra los lamanitas. Me di cuenta de que los del pueblo de Nefi “estaban enterados del intento de [su enemigo] y, por consiguiente, se prepararon para enfrentarse a ellos. (Alma 2:12; cursiva agregada). Al leer y estudiar, aprendí que el enterarse del intento del enemigo es un requisito clave para la preparación eficaz. Del mismo modo, nosotros debemos considerar el intento de nuestro enemigo en esta guerra de los últimos días.

El plan del Padre tiene como fin proporcionar guía para Sus hijos, para ayudarles a ser felices y llevarlos seguros de nuevo hacia Él. Los ataques de Lucifer hacia el plan tienen como fin confundir a los hijos y a las hijas de Dios, hacerlos desdichados y detener su progreso eterno. El máximo objetivo del padre de las mentiras es que todos nosotros seamos “miserables como él” (2 Nefi 2:27), y se ocupa de pervertir los elementos que más detesta del plan del Padre. Satanás no tiene un cuerpo, no se puede casar y no tendrá una familia, y se esfuerza constantemente por tergiversar los propósitos divinamente prescritos del sexo de la persona, del matrimonio y de la familia. Por todo el mundo se ve una evidencia cada vez mayor de la eficacia de los esfuerzos de Satanás.

En épocas más recientes, el diablo ha intentado combinar la confusión en cuanto al sexo de la persona y el matrimonio validándola legalmente. Al mirar más allá de la mortalidad hacia la eternidad, es fácil discernir que las falsas alternativas que propone el adversario jamás conducirán al estado de plenitud que se puede lograr a través del sellamiento de un hombre y de una mujer, a la felicidad de un matrimonio honorable, al gozo de la posteridad, o a la bendición del progreso eterno.

En vista de lo que sabemos en cuanto al intento de nuestro enemigo, cada uno de nosotros debe prestar especial cuidado al buscar inspiración personal en cuanto a la forma en que podemos proteger y salvaguardar nuestro propio matrimonio, y sobre cómo podemos aprender principios correctos y enseñarlos en el hogar y en nuestras asignaciones en la Iglesia, tocante a la importancia eterna del sexo de la persona y de la función del matrimonio en el plan del Padre.

Principio 3: Las bendiciones supremas del amor y de la felicidad se obtienen por medio de la relación del convenio del matrimonio eterno.

El Señor Jesucristo es el punto principal en la relación del convenio del matrimonio. Tomen nota de cómo el Salvador está ubicado en la cúspide de este triángulo, y en la base figura una mujer en una esquina y un hombre en la otra. Consideren, ahora, lo que ocurre en la relación entre el hombre y la mujer a medida que cada uno, gradualmente, “[viene] a Cristo” y se esfuerza por ser perfeccionado en Él (Moroni 10:32). A causa del Redentor, y por medio de Él, el hombre y la mujer se acercan más el uno al otro.

A medida que el marido y su esposa son atraídos hacia el Señor (véase (3 Nefi 27:14) a medida que aprenden a servirse y a atesorarse mutuamente, a medida que comparten las experiencias de la vida, progresan juntos y llegan a ser uno, y a medida que son bendecidos mediante la unión de sus naturalezas características, se empiezan a dar cuenta de la plenitud que nuestro Padre Celestial desea para Sus hijos. La máxima felicidad, que es el objeto mismo del plan del Padre, se recibe al efectuar los convenios del matrimonio eterno y al honrarlos.

Como hombres y mujeres, esposos y esposas, y como líderes de la Iglesia, una de nuestras responsabilidades más importantes es ayudar a los hombres y a las mujeres jóvenes, mediante nuestro ejemplo personal, a aprender en cuanto al matrimonio honorable y a prepararse para el mismo. Si las mujeres y los hombres jóvenes observan en nuestro matrimonio dignidad, lealtad, sacrificio y el cumplimiento de convenios, entonces esos jovencitos buscarán emular los mismos principios en sus relaciones de cortejo y matrimonio. Si los jóvenes se dan cuenta de que hemos puesto en primer plano la comodidad y el bienestar de nuestro compañero eterno, se volverán menos egoístas y serán más capaces de dar, de servir y de crear una relación equitativa y perdurable. Si los hombres y las mujeres perciben respeto mutuo, afecto, confianza y amor entre el marido y su esposa, se esforzarán por cultivar esas mismas características. Nuestros hijos y la juventud de la Iglesia aprenderán más de lo que hagamos y de lo que somos, a pesar de que recuerden muy poco de lo que digamos.

Lamentablemente, muchos jóvenes de la Iglesia hoy en día tienen temor del matrimonio eterno y tropiezan en su progreso hacia esa meta, debido a que han visto demasiados divorcios en el mundo y convenios rotos en sus hogares y en la Iglesia.

El matrimonio eterno no es simplemente un contrato legal provisional que se puede dar por terminado en cualquier momento, por cualquier razón; es más bien un convenio sagrado con Dios que puede ligar por esta vida y por toda la eternidad. La lealtad y la fidelidad en el matrimonio no deben ser simplemente palabras atractivas que se mencionan en discursos; más bien deben ser principios que se manifiesten en nuestra propia relación del convenio del matrimonio eterno.

Al considerar la importancia de nuestro ejemplo personal, ¿se dan cuenta ustedes y yo de las áreas donde tenemos que mejorar? ¿Está el Espíritu Santo inspirando nuestra mente y ablandando nuestro corazón y alentándonos a mejorar y a ser mejores? En calidad de líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares, ¿estamos concentrando nuestros esfuerzos para fortalecer el matrimonio y el hogar?

El esposo y su esposa necesitan tiempo para estar juntos a fin de fortalecerse a sí mismos y a sus hogares contra los ataques del adversario. Al esforzarnos por magnificar nuestros llamamientos en la Iglesia, ¿estamos involuntariamente impidiendo que esposos y esposas, madres y padres cumplan sus sagradas responsabilidades en el hogar? Por ejemplo, ¿programamos a veces reuniones y actividades innecesarias de modo que interfieran con la relación esencial entre el marido y su esposa, y en la relación de ellos con sus hijos?

Al meditar con sinceridad estas preguntas, estoy seguro de que el Espíritu nos está ayudando aun ahora mismo y seguirá ayudándonos a cada uno para saber lo que debemos hacer en el hogar y en la Iglesia.

Las fuentes espirituales que necesitamos

Nuestras responsabilidades de aprender y entender la doctrina del plan, de defender el matrimonio honorable y de ser ejemplos del mismo, y de enseñar principios correctos en el hogar y en la iglesia tal vez nos hagan dudar de nuestra capacidad de llevar a cabo la tarea. Somos personas comunes y corrientes que deben llevar a cabo una obra sumamente extraordinaria.

Hace muchos años, la hermana Bednar y yo estábamos muy ocupados tratando de satisfacer las innumerables demandas de una familia joven y activa, además de responsabilidades en la Iglesia, profesionales y de la comunidad. Una noche, después de que los niños se durmieron, hablamos largo y tendido sobre cuán eficaces éramos en dar atención a todas nuestras tareas importantes. Nos dimos cuenta de que no recibiríamos en la eternidad las bendiciones prometidas si no cumplíamos más plenamente el convenio que habíamos hecho en la tierra. Juntos tomamos la determinación de hacer lo necesario para ser mejores como esposo y esposa. Esa lección, aprendida hace muchos años, ha tenido un gran impacto en nuestro matrimonio.

La dulce y sencilla doctrina del plan de felicidad nos brinda una valiosa perspectiva eterna y nos ayuda a entender la importancia del matrimonio eterno. Hemos sido bendecidos con todas las fuentes espirituales que necesitamos; tenemos la plenitud de la doctrina de Jesucristo; tenemos el Espíritu Santo y la revelación; tenemos ordenanzas salvadoras, convenios y templos; tenemos el sacerdocio y profetas; tenemos las Santas Escrituras y el poder de la palabra de Dios; y tenemos La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Testifico que hemos sido bendecidos con todos los recursos espirituales que necesitamos para aprender acerca del matrimonio honorable, para enseñarlo, para fortalecerlo y para defenderlo, y que, en efecto, podemos vivir juntos, en felicidad, como esposos, esposas y familias por la eternidad. En el sagrado nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar las referencias

    Notas

  1.   1.

    Véase Carta de la Primera Presidencia, 11 de febrero de 1999; véase Liahona, diciembre de 1999, pág. 1.

  2.   2.

    “La Familia: Una proclamación para el mundo”, Liahona, octubre de 2004, pág. 49.

  3.   3.

    Liahona, octubre de 2004, pág. 49.

  4.   4.

    Liahona, octubre de 2004, pág. 49.

  5.   5.

    Liahona, octubre de 2004, pág. 49.

  6.   6.

    Liahona, octubre de 2004, pág. 49.

  7.   7.

    Autobiography of Parley P. Pratt, ed. Parley P. Pratt Jr., 1938, págs. 297–298.