Se dirigen a nosotros


Hagamos de la conferencia parte de nuestra vida

Las ideas siguientes pueden resultarles útiles para su estudio personal o para analizar durante la noche de hogar. (Los números entre paréntesis indican la página donde comienzan los discursos referidos.) La lista de relatos también puede servir de ayuda.

Para los niños

Busca las palabras

  1. 1.

    Llena los espacios en blanco: “Les testifico que la Resurrección no es una ______”. (Pista: Busca en el discurso del élder Joseph B. Wirthlin, pág. 28.) ¿Qué significa esto? ¿Cómo puede un testimonio de la Resurrección cambiar tu manera de vivir día a día?

  2. 2.

    ¿Qué hicieron los excursionistas del discurso del élder Jeffrey R. Holland cuando llegó la hora de la conferencia general? (Pista: El discurso comienza en la página 104.) ¿Qué puedes hacer tú cuando sea la hora de la conferencia general?

  3. 3.

    Así como Pahorán en el Libro de Mormón, nosotros no tenemos que ser maleducados cuando alguien sea grosero con nosotros. ¿Qué le debes decir a alguien que sea maleducado contigo? (Pista: Busca en el discurso del élder David A. Bednar, pág. 89.)

Actividades

  1. 1.

    El presidente James E. Faust enseñó que ser un discípulo significa obedecer al Salvador, y agregó: “Las bendiciones del discipulado están al alcance de todo el que esté dispuesto a pagar el precio”. Dobla una hoja de papel por la mitad y en una carilla escribe lo que debes “pagar” para ser un discípulo de Cristo, como por ejemplo, estudiar las Escrituras, asistir a la Iglesia, decir la verdad o ser amable. En la otra carilla anota las bendiciones que se reciben al seguir a Cristo, como por ejemplo, gozo, paz, protección, guía y relaciones familiares eternas. Cada vez que debas escoger entre el bien y el mal, recuerda la lista de bendiciones y lo valiosas que son para ti.

  2. 2.

    La hermana Elaine S. Dalton dijo: “A la juventud bendita: ¡miren por las ventanas de la eternidad! Véanse a ustedes mismos en los santos templos del Señor; véanse viviendo vidas dignas y puras. ¡Las generaciones futuras dependen de ustedes!”. Haz un dibujo de ti al lado del templo o pega una lámina de un templo en un espejo en el que te veas cada día y recuerda diariamente tus metas justas y cómo debes conservarte digno para alcanzarlas.

Para los jóvenes

  1. 1.

    ¿Hay miembros de tu clase o quórum que tengan problemas? ¿Qué puedes hacer para ayudarles? Lee lo que dijeron el presidente Thomas S. Monson y el élder Henry B. Eyring respecto a cumplir con nuestro deber y cuidar de nuestros semejantes. (56 y 43)

  2. 2.

    Lee el relato del obispo Richard C. Edgley sobre las toallas del hotel. (72) ¿Qué ejemplos de integridad puedes compartir que sean de tu propia experiencia? Decide ahora mismo ser honrado en tus tratos con tus semejantes.

  3. 3.

    Pregúntate si tienes una actitud “aquí me tienen; ahora, inspírenme”. De ser así, ¿cómo puedes cambiar? Repasa el discurso del Presidente general de la Escuela Dominical, el presidente A. Roger Merrill, sobre cómo obtener más provecho de los discursos y de las lecciones. (92)

  4. 4.

    ¿Cuáles son algunos de los males que debes evitar a fin de no alejarte de “una vida feliz y centrada en el Evangelio”? Lee sobre el “anzuelo” que se esconde tras las cosas impuras, que se mencionan en el discurso del élder Marcus B. Nash, pág. 49.

Para los adultos

  1. 1.

    ¿Por qué el presidente Gordon B. Hinckley espera que la próxima generación recuerde a los pioneros? ¿Cómo honramos nuestro “legado”, es decir, los fieles sacrificios de los primeros Santos de los Últimos Días? ¿Qué podemos hacer para edificar sobre la obra que ellos iniciaron? (82)

  2. 2.

    ¿De qué manera influyó en la vida del élder Joseph B. Wirthlin y de su esposa la comprensión que ellos tenían sobre la Expiación? (28) ¿Cómo consoló esa comprensión al élder Wirthlin tras el fallecimiento de su esposa? Piense en compartir el discurso del élder Wirthlin con alguien que conozca y que haya perdido a un ser querido.

  3. 3.

    Lea el relato del élder Robert C. Oaks sobre el niño que derribó las motocicletas. (15) ¿Cómo reaccionó el padre del pequeño? ¿De qué manera puede ser usted más paciente con sus familiares y sus semejantes? ¿Qué cuatro sugerencias compartió el élder Oaks para ser más pacientes?

Relatos para leer y compartir

En los discursos que comienzan en las páginas que se enumeran a continuación, encontrarás relatos y conceptos para compartir.

Un padre y su hijo juegan a los bolos a las 5 de la mañana, 9

Un padre tiene paciencia cuando su hijo derriba unas motocicletas, 15

El martirio de Rafael Monroy y de Vicente Morales, 20

Un diácono graba la lección del sacerdocio para otro diácono, 43

Un padre se sacrifica para comprar una máquina de planchar para su esposa, 46

Marcus B. Nash pesca un pez, 49

Un niño es bendecido tras caer de un trampolín, 51

Un presbítero entrega a una madre sola la comida que ha recogido, 53

Un muchacho encuentra la joya del rey mientras cumplía con su deber, 56

Thomas S. Monson recibe la impresión de visitar y bendecir a un amigo que está hospitalizado, 56

Unas jóvenes llevan a Jami Palmer de excursión, 62

Una camarera conversa sobre el Evangelio con un camionero, 69

Richard C. Edgley devuelve las tres toallas que se había llevado, 72

Un hombre rico se apropia de los periódicos de una máquina expendedora, 72

Martha Paxman halla el anillo de boda que había perdido, 82

Las compañías de los carros de mano son rescatadas en las planicies, 82

Los líderes de los pioneros alzan un estandarte a las naciones, 85

Un hombre es inspirado a ayudar a un granjero ciego, 97

Una mujer escucha la conferencia general mientras está de excursión con unos amigos, 104

Una joven madre se siente indigna del amor de Dios, 108

Una mujer siente que debe visitar a una afligida hermana de la Sociedad de Socorro, 113

Anne C. Pingree pide perdón a la persona que ofendió, 113

Una madre sola y con siete hijos ora por una noche de descanso, 115

Un matrimonio joven paga el diezmo y no pasa hambre, 115