Noticias de la Iglesia

Por Kate McNeil, revistas de la Iglesia


El presidente Hinckley y la Iglesia gozan de buena salud

Durante la Conferencia General Semestral número 176, el presidente Gordon B. Hinckley anunció que tanto él como la Iglesia gozan de buena salud.

“Me siento bien, tengo una salud considerablemente buena”, dijo el profeta de 96 años.

El presidente Hinckley citó las palabras de sus médicos al mencionar que su recuperación de la intervención del pasado enero y los tratamientos posteriores habían dado resultados “milagrosos”. A principios de noviembre, el presidente Hinckley se convertirá en el Presidente de la Iglesia de más edad en la historia de la Iglesia restaurada. El presidente David O. McKay (1873–1970) falleció a los 96 años y 132 días. El presidente Hinckley celebró sus 96 años el 23 de junio pasado.

Más de 100.000 personas asistieron a las sesiones efectuadas en el Centro de Conferencias de Salt Lake City, y millones más las vieron en todo el mundo. Los discursos se tradujeron a 85 idiomas, siendo el turco la incorporación más reciente.

El presidente Hinckley informó del progreso de la Iglesia durante la sesión del sábado por la mañana. “Sólo puedo informar que el Señor bendice generosamente a Su Iglesia”, dijo el presidente Hinckley. “Nuestro deber es hacer todo lo que podamos para que ésta siga adelante”.

Los templos números 123 y 124 de la Iglesia se dedicaron recientemente en Sacramento, California, y en Helsinki, Finlandia, respectivamente. El presidente Hinckley señaló que ahora la Iglesia cuenta con 6.066 receptores de satélite en 83 países, en comparación con los 300 que poseía en 1982.

El presidente Hinckley también explicó que el Tabernáculo de Salt Lake, el edificio de la Manzana del Templo desde dónde el Coro del Tabernáculo transmitía por lo general su programa semanal Música y Palabras de Inspiración, está en renovación y explicó que volverá a abrir sus puertas en la primavera de 2007. Mientras tanto, el coro ha estado realizando la transmisión de su programa desde el Centro de Conferencias.

Durante la sesión del sábado por la tarde se procedió al relevo de ocho miembros del Segundo Quórum de los Setenta, de su servicio de tiempo completo como Autoridades Generales de la Iglesia. Los hermanos relevados fueron los élderes Ronald T. Halverson, Dale E. Miller, H. Bryan Richards, Donald L. Staheli, David R. Stone, H. Bruce Stucki, Robert J. Whetten y Richard H. Winkel.

Además, se llamó a Erich W. Kopischke, de 49 años, de Frankfurt, Alemania, como Setenta de Área. Ese mismo sábado fueron relevados tres Setentas de Área: los élderes César A. S. Milder, Hyae-Kee Min y Masayuki Nakano.

En el año 2006, se cumplen 150 años de la llegada de los pioneros de carros de mano al Valle del Lago Salado.

“La fe de ellos es nuestra herencia”, expresó el presidente Hinckley acerca de los pioneros. “Su fe es un recordatorio para todos nosotros del precio que pagaron por la comodidad que hoy disfrutamos”. Para concluir, dijo: “En… [esta] gran causa… lo que más necesitamos es una mayor fe. Sin ella, la obra podría quedar estancada; pero con ella, nadie puede detener [el] progreso [de la Iglesia]”.

Fallece Elisa Young Rogers Wirthlin

Elisa Young Rogers Wirthlin, esposa del élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles, falleció el 16 de agosto de 2006 por causas relacionadas con su edad.

El élder Wirthlin comentó al referirse a su compañera eterna, en la sesión del sábado por la tarde de la conferencia general (véase la pág. 28]): “Ella fue mi fortaleza y mi gozo. A causa de ella, soy un mejor hombre, esposo y padre… A mi esposa le debo más de lo que puedo expresar. No sé si existe un matrimonio perfecto, pero desde mi punto de vista, pienso que el nuestro lo fue… Así como Elisa fue mi mayor gozo, hoy su partida es mi mayor pesar”.

Elisa Rogers, fue la más pequeña de cuatro hijos y nació el 22 de junio de 1919 en Salt Lake City. Ella y el élder Wirthlin se casaron en el Templo de Salt Lake el 26 de mayo de 1941, ceremonia que ofició David O. McKay, quien para ese entonces era consejero de la Primera Presidencia. El élder Wirthlin fue llamado a servir como Apóstol en 1986.

La hermana Wirthlin es descendiente directa de los pioneros que llegaron a Utah. Su padre, Orson Madsen Rogers, fue nieto de Aurelia Spencer Rogers, la primera presidenta de la Primaria, la cual se organizó en Utah en 1878. Su madre, Bernice Young, era nieta de Joseph Young, hermano del presidente Brigham Young.

La hermana Wirthlin se graduó en la Universidad de Utah en educación empresarial y trabajó como secretaria en la oficina administrativa de la universidad hasta que tuvo su primer hijo. Posteriormente, ayudó a su esposo desde su casa con el trabajo de oficina, en tanto que él se encargaba del negocio de la familia.

Los hermanos Wirthlin tienen siete hijas y un hijo. Todos ellos asistieron a la escuela de educación primaria de Uintah, y a las escuelas secundarias Roosevelt y East, las mismas a las que asistió la hermana Wirthlin cuando era joven. Mientras sus hijos estaban en edad escolar, la hermana participó activamente en la Asociación de Padres y Maestros, y como miembro del club de ópera, impartió una clase de iniciación de ópera para niños.

No viajó mucho mientras sus hijos eran pequeños y subió por primera vez a un avión cuando ya tenía 50 años. Desde entonces viajó a muchos países con su esposo para cumplir con las asignaciones de la Iglesia. La familia Wirthlin residió en Alemania durante cinco años, donde la hermana cultivó un gran amor por ese país y su gente.

Durante su servicio en las organizaciones auxiliares de la Iglesia, se sentía profundamente conmovida cada vez que se le presentaba la oportunidad de brindar ayuda a las familias que padecían debido a alguna enfermedad u otras necesidades. Con la filosofía de que el mejor lugar para servir es aquel en el que se está, la hermana Wirthlin disfrutó de cada oportunidad para brindar todo de sí misma.

En su casa, en un lugar especial, hay una antigua silla que le entregó su madre y en la que solía sentarse para leer las Escrituras y otros materiales de lectura en busca de consuelo, ánimo y gozo. La hermana Wirthlin también disfrutaba de otras actividades, como jugar tenis, tejer y caminar. Disfrutaba de la relación que ella y su esposo tenían con sus 8 hijos, 46 nietos y 49 bisnietos.

Se anuncia el nuevo lema de la Mutual para 2007

A lo largo del año 2006, los jóvenes de la Iglesia compartieron sus talentos y testimonios al centrar sus actividades en el lema de la Mutual “Levantaos y brillad, para que vuestra luz sea un estandarte a las naciones” (D. y C. 115:5).

En el 2007, el tema se centra en la fortaleza espiritual individual. El nuevo lema procede de una revelación que recibió el profeta José Smith durante su momento de mayor desesperación en la cárcel de Liberty: “Deja que la virtud engalane tus pensamientos incesantemente; entonces tu confianza se fortalecerá en la presencia de Dios” (D. y C. 121:45).

En una declaración conjunta, las presidencias de las Mujeres Jóvenes y de los Hombres Jóvenes señalan que los jóvenes y las jovencitas que padecen debido a la inseguridad y a las dudas, hallarán esperanza en el nuevo lema de la Mutual. “La confianza ‘en la presencia de Dios’ es la verdadera confianza”, dice el documento. “Si tienen confianza en la presencia de Dios, podrán sentirla ante cualquier persona”.

Dado que “Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7), los jóvenes con pensamientos virtuosos confiarán en que el Señor los acepta y, con mayor probabilidad, vivirán una vida virtuosa. Las presidencias de las Mujeres Jóvenes y de los Hombres Jóvenes alientan a los jóvenes a buscar guía para llevar una vida virtuosa en el folleto Para la fortaleza de la juventud (36550 002).

¿Cómo pueden los jóvenes engalanar sus pensamientos por medio de la virtud? El presidente James E. Faust, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, dice que “la virtud tiene muchas definiciones, como la excelencia moral, el actuar y el pensar correctamente, la bondad del carácter o la castidad” (“Cuán cerca de los ángeles”, Liahona, julio de 1998, pág. 105).

“Muchas personas no entienden plenamente el significado de virtud”, dijo el presidente Faust. “Comúnmente se entiende que quiere decir ser casto, o moralmente limpio; pero la virtud, en su sentido más completo, comprende todas las características de la rectitud que nos ayudan a formar nuestro carácter” (“Las virtudes de las hijas rectas de Dios”, Liahona, mayo de 2003, pág. 108).

El élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó cómo influye la rectitud en nuestra confianza: “Cuando hacemos lo correcto, no nos sentimos tímidos ni vacilantes al necesitar la guía divina, pues sabemos que el Señor contestará nuestras oraciones y nos ayudará” (“La integridad”, Liahona, julio de 1990, pág. 41).

Una vida virtuosa invita la compañía del Espíritu Santo, lo cual nos brinda la inspiración del Señor y el tener confianza en Su presencia.

En la carta del 1 de agosto de 2006, en la que se comunica el tema de la Mutual del año 2007, la Primera Presidencia alienta a los líderes de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes a recalcar el tema en los ejercicios de apertura de la Mutual y en las demás actividades.

En el ejemplar de enero de 2007 de la revista Liahona, encontrarán más fuentes de recursos sobre el tema.