La luz de la Navidad

En la Tierra Santa, en el momento del nacimiento del Salvador, apareció una estrella en el cielo. En el Nuevo Mundo, hubo luz durante un día y una noche para conmemorar Su venida a la tierra como recién nacido. Su vida continuó siendo una luz ya que fue el ejemplo perfecto de obediencia, bondad y amor.

Al estudiar la vida y las enseñanzas del Salvador, al cantarle canciones de gozo para honrarle, al guardar Sus mandamientos, al honrar a nuestros padres, y al amarnos y servirnos mutuamente, haremos que esa luz conserve su brillo esta Navidad y durante el resto del año.