IDEAS PARA LA NOCHE DE HOGAR


Estas ideas le serán útiles para la enseñanza en el aula y en el hogar.

“Receta para un hogar feliz”, pág. 26: Cuente el relato de la familia Ronndahl, y busquen los elementos que contribuyen a que tengan un hogar feliz. Hagan planes para disfrutar de una cena especial antes de la noche de hogar. Mientras preparan juntos la comida, destaquen que cada ingrediente es importante para que la comida tenga buen sabor, al igual que cada miembro de la familia es importante para crear un hogar feliz.

Lean el artículo y, siguiendo el ejemplo de la familia Ronndahl, pregunte a los miembros de la familia lo que les gustaría hacer para la noche de ho-gar. Haga las asignaciones para la siguiente noche de hogar; tal vez incluso deseen jugar el juego del “director ciego”.

“La guía de la mano de Dios”, pág. 30: Para empezar, relate algunas de las experiencias que el élder Paul tuvo con la oración. Lea en voz alta sus promesas, bajo la sección “La guía de una vida”. Lean Alma 34:18–26 y analicen lo que Alma enseñó a los zoramitas en cuanto a la oración. Pida a los miembros de la familia que compartan experiencias en las que la oración les haya sido de ayuda.

“El momento preciso es ahora”, pág. 34: Analicen las tres maneras diferentes en que Sasha leyó el Libro de Mormón. ¿En qué difería el primer modo de leerlo de los primeros dos? Lean Moroni 10:4–5, y analicen la promesa de Moroni.

“¿Quieres ir conmigo a la Primaria?”, pág. A12: Hable con los niños acerca de lo que les gusta de la Primaria. Resuma para la familia el relato del artículo. ¿Les gustaría invitar a alguien a la Primaria? Fijen la meta de invitar a alguien a la Primaria o a una de sus actividades.

“Ayuno familiar”, pág. A15: Lea el artículo y considere la posibilidad de iniciar un “frasco de la cortesía” con su familia. Hablen acerca de la forma en que el ayuno y el sacrificio de Leonardo y de Mariana fue una bendición para ellos y para los demás. Además, podrían llevar a cabo un ayuno familiar a favor de alguna persona que necesite una bendición especial y, después, hacer algo para ayudar a esa persona.