Toma parte en esta prueba de autoevaluación para ver cómo va tu progreso en el aspecto de fortalecer tu testimonio:

  • ¿Tengo el deseo de creer?

  • ¿Ayuno y oro para tener un testimonio más fuerte?

  • ¿Leo las Escrituras y medito en ellas todos los días?

  • ¿Me esfuerzo por cumplir los mandamientos todos los días?

  • ¿Me esfuerzo por seguir los susurros del Espíritu Santo?

  • ¿Expreso mi testimonio cuando recibo la inspiración para hacerlo?