¿Qué aportaron los pioneros?

Imprimir Compartir

    ¿Qué aportaron los pioneros?

    El presidente Stephen L Richards nació el 18 de junio de 1879 en Mendon, Utah. Fue llamado como apóstol en 1917, y como Primer Consejero en la Primera Presidencia en 1951. A continuación se ofrecen unos fragmentos seleccionados de un discurso que pronunció en la conferencia general de abril de 1947, cien años después de que los pioneros llegaron al valle de Salt Lake.

    Para comprender a los pioneros y sus logros, debemos examinar su motivación… Vinieron en busca de la libertad y la paz, como otros lo han hecho. Vinieron para construir casas para sí mismos, como otros lo han hecho. Vinieron para adorar a Dios y practicar su religión para satisfacer su conciencia, como otros lo han hecho; pero hay una razón por la que vinieron que, a mi entender, no tiene paralelo con ningún otro movimiento pionero: vinieron con el propósito declarado de establecer una sociedad para que pudieran brindar a la civilización de la que habían huido, incluso a sus perseguidores, los principios de vida y conducta que eran la fuente de su propia inspiración, cohesión, éxito y felicidad…

    Entonces, ¿qué es lo que aportaron los pioneros? Aportaron la industria en una medida que pocas veces se ha equiparado; enseñaron y practicaron el Evangelio de trabajo como base del éxito y la felicidad…

    Aportaron la educación académica y el gusto por todo lo artístico y bello…

    Trajeron consigo un elevado orden de lealtad y una alta capacidad de firme devoción a la causa que defendían…

    Llego ahora a lo más grande de todo lo que los pioneros trajeron consigo, lo cual defino como sabiduría, sabiduría en cuanto a las cosas importantes de la vida…

    En primer lugar, reflexionemos acerca del cuerpo del hombre… Los pioneros aportaron un nuevo concepto del cuerpo que le concedía un significado sagrado. Enseñaban que el cuerpo es el tabernáculo terrestre en el que se alberga el espíritu del hombre, el hijo literal de Dios; enseñaron que no se puede profanar ni contaminar, ni abusar de él en manera alguna, consumiendo venenos y sustancias nocivas, sin ofender a Dios, cuyo Espíritu mora en su interior… Aportaron consigo un código de normas de salud…

    En segundo lugar, su carácter o personalidad… [Los pioneros] enseñaron no sólo que el hombre es hijo de Dios, del linaje más noble, sino que también está destinado, si vive con este fin, a asociarse con Su Padre Celestial para llevar a cabo Sus obras eternas durante todo el tiempo venidero…

    En siguiente lugar, la familia… ¿Qué sabiduría aportaron los pioneros respecto a la familia? Le otorgaron nada menos que los atributos más nobles y exaltados que jamás se le hayan concedido en toda la historia del mundo. Enseñaron que no sólo es una unidad básica para lograr una vida feliz y progresar aquí en la tierra, sino que también constituye el mismísimo cimiento de nuestra esperanza de exaltación suprema en el reino celestial de nuestro Dios. Ciertamente, el cielo que buscamos es un poquito más que la proyección de nuestros hogares en la eternidad. Qué sublimes conceptos del hogar y la familia, tan distintos de los trágicos males de la vida familiar actual: divorcios, hogares destruidos o desatendidos, hijos descarriados que deben inspirarnos más bien compasión que ensañamiento, debido a la desintegración de la vida familiar… Oh, si la sabiduría que aportaron estos humildes pioneros pudiera hallar una aplicación en las familias del mundo, qué gran favor se haría al bienestar, a la felicidad y al progreso de la humanidad.

    Por último… la hermandad. Enseñaron, de la manera más realista, el concepto de que todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos pertenecen a la familia de Dios… Creían… que la única esperanza firme de paz universal residía en la transmisión de esta doctrina de la hermandad por el mundo entero…

    …Estas sabias aportaciones de las que hablamos y muchas otras no fueron sino principios del evangelio del Señor Jesucristo, que habían sido restaurados mediante el profeta José Smith… Gracias a la fe implícita de los pioneros en este mensaje transcendental de vida y verdad, establecieron la casa del Señor “como cabeza de los montes” (Isaías 2:2). Fue extraordinario que fundaran una comunidad y transformaran un desierto en ciudades y municipios, con los hogares, las escuelas y las instalaciones de las que ahora disfrutamos; pero un logro inmensamente mayor fue el establecer el reino de Dios y transmitir desde Sión este provechoso mensaje de esperanza, fe y sabiduría eterna y divina a toda la humanidad. Éste fue el auténtico legado que nuestros nobles pioneros llevaron consigo y nos dejaron a nosotros y a nuestros amigos… Es el don más precioso en la vida. Que Dios nos ayude a atesorarlo, vivirlo y transmitirlo.

    Se ha modernizado la puntuación, la ortografía y el uso de mayúsculas en el texto.