Ideas para la noche de hogar

Breanna Olaveson


Este ejemplar contiene artículos y actividades que se podrían utilizar en la noche de hogar. A continuación figuran algunos ejemplos.

“Un regalo digno de más atención”, página 26: El élder Neil L. Andersen comparte varios ejemplos de cómo el Espíritu Santo guía a las personas. Considere la posibilidad de leer algunos de estos ejemplos y luego pedirle a los integrantes de la familia que compartan experiencias en que hayan sentido el Espíritu Santo.

Para los niños más pequeños, podría mostrar objetos que representen bendiciones del Espíritu Santo. Por ejemplo, el Espíritu Santo es como una manta porque nos consuela al darnos abrigo (véase Juan 14:26); una brújula, porque nos guía (véase 2 Nefi 32:5); y un jabón, porque Él puede ayudarnos a saber cuándo hemos sido limpios mediante la Expiación (véase 2 Nefi 31:17; 3 Nefi 27:20).

“Tradiciones navideñas de los Setenta”, página 32: Lea algunas de las tradiciones que se enumeran en el artículo y luego pregúnteles a los integrantes de la familia cuáles son sus tradiciones navideñas preferidas. ¿Hay alguna tradición nueva que les gustaría adoptar?

“Un invitado especial”, página 68: Al igual que la familia del relato, podrían aprender acerca de la Primera Visión a fin de conmemorar el cumpleaños del profeta José Smith. Quizá también desee leer un discurso de conferencia acerca de José Smith (véase, por ejemplo, Tad R. Callister, “José Smith: Profeta de la Restauración”, Liahona y Ensign, noviembre de 2009, págs. 35–37).

Una manera de apreciar la misión del Salvador

Una de nuestras noches de hogar preferidas nos ayudó a apreciar mejor la vida y la misión del Salvador. Le pedimos a cada uno de los integrantes de la familia que buscara pasajes de las Escrituras que hablaran acerca de las manos, los ojos, los pies y la boca del Salvador. Luego cada uno compartió esos pasajes. Por ejemplo, las manos del Salvador sanaron al leproso, Sus pies caminaron sobre el agua y Sus ojos derramaron lágrimas en el sepulcro de Lázaro. También hablamos acerca de las heridas del cuerpo de Jesús y la perfección de Su sacrificio. La charla acerca de la vida y los hechos de Jesucristo invitó al Espíritu y dio lugar a que cada integrante de la familia testificara de nuestro Salvador.

David R. Anderson, Utah, EE. UU.