Cosas pequeñas y sencillas

Cosas pequeñas y sencillas


“Y de las cosas pequeñas proceden las grandes” (D. y C. 64:33).
Historia de la Iglesia alrededor del mundo

Las Islas Marshall

A pesar de que miembros de la Iglesia visitaron las Islas Marshall durante la Segunda Guerra Mundial, la obra misional oficial no dio comienzo en ese lugar sino hasta febrero de 1977. Ese año, se asignó a los élderes William Wardel y Steven Cooper, de la Misión Hawai Honolulú, a trabajar en esa región. Con la ayuda de Eldred Fewkes, un miembro de la Iglesia que se había trasladado a las Islas Marshall por razones de trabajo, hicieron los arreglos para llevar a cabo servicios de la Iglesia en un edificio de otra iglesia.

Ese primer año, los misioneros bautizaron a 27 conversos. Tres años más tarde, las Islas Marshall pasaron a formar parte de la Misión Micronesia Guam. En 1984 se organizó el Distrito Majuro, Islas Marshall. El número de miembros de la Iglesia siguió aumentando, lo que llevó a la organización de un segundo distrito en 1991 en el atolón Kwajalein. En 2006 se creó la Misión Islas Marshall Majuro. Durante los tres años subsiguientes se vio un gran aumento en el número de miembros activos debido a los esfuerzos de activación, a los bautismos de conversos y al fortalecimiento del liderazgo local, lo que resultó en la organización de la Estaca Majuro, Islas Marshall, el 14 de junio de 2009.

A fin de leer relatos de fe y de conversión de miembros de las Islas Marshall, vaya a la pág. 32.

La Iglesia en las Islas Marshall

Miembros

4.486

Misiones

1

Estacas

1

Distritos

1

Barrios/Ramas

11

Aprendamos de la conferencia

Nuestros hijos ya son adultos y tienen sus propios hogares y familias, pero hemos hallado un gran método para aprender juntos de las palabras de los profetas. Durante el mes después de cada conferencia general, yo estudio los discursos en www.conference.lds.org y selecciono citas que ofrezcan orientación, guía y consuelo. Reúno suficientes citas como para que haya una para cada día de los seis meses entrantes (por ejemplo, durante abril, busco una cita diaria para el período desde el 1° de mayo hasta el 31 de octubre); luego entrego copias de las citas a cada uno de nuestros hijos.

Como complemento a su propio estudio de la conferencia, estas citas diarias a menudo llegan a ser un tema de conversación entre los miembros de la familia. Repasar el consejo de los profetas durante los meses posteriores a la conferencia general es una maravillosa experiencia, aun cuando vivamos a kilómetros de distancia.

Christine Tippetts, Utah, EE. UU.

Memorias de vidas ilustres

J. Reuben Clark Jr.: Un hombre con dones poco comunes

Joshua Reuben Clark Jr. nació en Grantsville, Utah, el 1° de septiembre de 1871. Aunque recibió poca educación formal y no pudo asistir a la escuela secundaria, su madre le había dado clases particulares y a él le encantaba aprender. Obtuvo una licenciatura en ciencias de la Universidad de Utah y se graduó como el primero de su clase; continuó estudiando hasta obtener un título en leyes en la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

El hermano Clark se casó con Luacine Annetta Savage en el Templo de Salt Lake en 1898 y tuvieron cuatro hijos.

Provisto de su título en leyes y de una mente brillante, J. Reuben Clark Jr. se lanzó a una distinguida carrera legal y en la administración pública que culminó en su nombramiento como embajador de los EE. UU. en México en 1930. No obstante, dicha carrera finalizó cuando se sostuvo al hermano Clark como Segundo Consejero del presidente Heber J. Grant en la Primera Presidencia el 6 de abril de 1933. Aunque era sumo sacerdote en ese momento, no era Autoridad General. Se lo ordenó apóstol posteriormente cuando se lo sostuvo como Primer Consejero del presidente Grant en octubre de 1934. El presidente Clark continuó prestando servicio como consejero de los presidentes George Albert Smith y David O. McKay.

Entre sus muchas contribuciones a la Iglesia, una que se destaca es el ejemplo de humildad que dio cuando David O. McKay llegó a ser Presidente de la Iglesia. Él llamó al presidente Clark para que fuera su Segundo Consejero. Dado que el presidente Clark había prestado servicio como Primer Consejero de las Primeras Presidencias anteriores, al parecer algunas personas creyeron que se le había hecho un desprecio, pero el presidente Clark explicó: “Cuando servimos al Señor, no interesa dónde sino cómo lo hacemos. En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, uno acepta el lugar al que se le haya llamado ocupar, el cual ni se procura ni se rechaza” 1 .

El presidente Clark falleció el 6 de octubre de 1961.

La Primera Presidencia en 1945 (desde la izquierda): J. Reuben Clark Jr., Heber J. Grant y David O. McKay.

El presidente Clark (a la izquierda) con Lamont Toronto, presidente de misión.

    Nota

  1.   1.

    J. Reuben Clark Jr., en Conference Report, abril de 1951, pág. 154.

Taller de los Servicios de Recursos de Empleo SUD

Los Servicios de Recursos de Empleo SUD ofrecen un taller para ayudar a quienes busquen trabajo, a los que quieran matricularse en una institución académica o a quienes deseen comenzar su propio negocio. El taller ayuda a las personas a definir sus metas profesionales y a tener confianza en su capacidad de tener éxito. Está diseñado de modo que sea instructivo, interactivo, motivador y divertido. Las personas que ponen en práctica lo que aprenden en el taller, con frecuencia pueden encontrar trabajo en menos tiempo de lo que lo harían de otro modo.

El taller trata temas como el establecer metas profesionales, encontrar medios o recursos para lograr las metas, redactar un currículum vitae u hoja de vida, y cómo tener éxito en un trabajo nuevo.

Para encontrar una localidad donde se lleve a cabo el taller, pregúntele a su obispo o presidente de rama, o vaya a www.ldsjobs.org y haga clic en “Encontrar un centro”.

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud” (Eclesiastés 12:1)

Las Escrituras narran los ministerios de los profetas y apóstoles. Muchos de esos líderes conocían a Dios desde su juventud. A continuación hay cinco relatos de las Escrituras que describen las experiencias de algunos de esos futuros líderes.

  • A Juan el Bautista, que fue llamado para preparar al pueblo para “la venida del Señor”, “cuando tenía ocho días de edad” “el ángel de Dios lo ordenó para este poder” (D. y C. 84:27–28).

  • El rey Josías, que fue coronado a la edad de ocho años, pasó su reinado de 31 años de duración ayudando a los judíos a convertirse al Evangelio (véase 2 Reyes 22).

  • Mormón tenía alrededor de diez años cuando Ammarón lo escogió para que fuera el próximo encargado de los registros (las planchas de Nefi). Aproximadamente a los dieciséis años, Mormón dirigió los ejércitos nefitas. (Véase Mormón 1:2–4; 2:1–2.)

  • David era sólo un jovencito cuando mató a Goliat, quizás de la misma edad que los soldados del ejército de Helamán (véase 1 Samuel 17:49–56; Alma 53:22).

  • José tenía diecisiete años cuando lo vendieron y lo llevaron a Egipto donde “Jehová estaba con José” (véase Génesis 37:2, 27–28; 39:2).

Izquierda: fotografía © iStock; abajo, a la derecha: fotografía cortesía de la Biblioteca de Historia de la Iglesia

ARRIBA A LA IZQUIERDA: ILUSTRACIÓN POR Paul Mann; detalle de Safán lleva los rollos a Josías, por Robert T. Barrett © 1990, prohibido copiar; Mormón compila las planchas, por Tom Lovell © IRI; David y Goliat, pozr Steve Nethercott, prohibido copiar; Ejemplos antiguos /Promesas modernas, por Jeff Ward