Se dirigen a nosotros: Hagamos que la conferencia sea parte de nuestra vida


Considera la posibilidad de usar algunas de estas actividades y preguntas como punto inicial para el análisis en familia, o para la reflexión personal, al hacer que las enseñanzas de la conferencia sean parte de tu vida.

Hagamos que la conferencia sea parte de nuestra vida

Puedes encontrar los discursos de la conferencia general en línea en conference.lds.org.

Nota: Los números de página que aparecen a continuación indican la primera página del discurso.

Para los niños

  • El presidente Thomas S. Monson anunció que la Iglesia edificará tres templos nuevos, lo cual hace que el número total de templos en funcionamiento, bajo construcción o que han sido anunciados sea de 160. Busca en el mapa las ciudades de Meridian, Idaho, EE. UU.; Fort Collins, Colorado, EE. UU.; Winnipeg, Manitoba, Canadá, así como el templo más cercano a tu casa. Lee o cuenta algunas de las historias que el presidente Monson relató en cuanto a miembros fieles que se sacrificaron mucho para poder asistir al templo (pág. 90). Ponte la meta de asistir al templo tan pronto como puedas, o analiza la forma de mantenerte digno o digna de entrar en el templo.

  • Cuando Adán y Eva vivieron sobre la tierra, una de las maneras en las que adoraban a Dios era por medio de los sacrificios de animales. El élder L. Tom Perry enseñó que el Salvador presentó la Santa Cena a Sus discípulos durante el día de reposo como una nueva forma de adoración. Hoy en día continuamos participando de la Santa Cena como un modo de adoración. Repasen el discurso del élder Perry (pág. 6) como familia para aprender la manera apropiada de vestirse el día domingo y otras maneras de honrar la Santa Cena y el día de reposo.

  • El élder D. Todd Christofferson enseñó que Jesucristo nos instruyó que debemos tratar de ser como Él y como nuestro Padre Celestial (página 97). Nuestro Padre Celestial a veces “disciplina” a Sus hijos para ayudarlos a que sean más como Él. Analicen lo que significa disciplinar. Lee o cuenta el relato del grosellero que había crecido demasiado. Hablen acerca de cómo el tener contratiempos o no lograr lo que queremos realmente puede ayudarnos a ser más fuertes y fructíferos.

  • El élder Richard J. Maynes enseñó que las familias pueden ser como cuerdas (página 37). Una cuerda tiene muchas hebras que son débiles si están solas, pero que son fuertes cuando están entrelazadas. De la misma manera, cuando todos los miembros de una familia hacen lo correcto y se ayudan unos a otros, cada persona de la familia se fortalece y puede hacer más de lo que podría sola. Da a cada miembro de la familia un trozo de hilo o hebra. Habla acerca de las formas en que cada miembro de la familia presta servicio y fortalece a los demás miembros. Luego muestra lo fuerte que son los trozos de hilo o hebra cuando se ponen todos juntos.

Para los jóvenes

  • ¿En tu clase o en tu quórum son tan unidos como les es posible? Después de repasar el discurso del presidente Henry B. Eyring acerca de la unidad (página 62), haz una lista de lo que puedes hacer para ayudar a unificar tu grupo.

  • El élder Russell M. Nelson habló del “buffet de la obediencia” (página 34). Analiza con tu familia, tu clase o tu quórum qué es lo que significa y por qué no funciona.

  • El élder Russell Ballard describe al amor puro de Cristo como un amor activo que se demuestra a través de actos sencillos de bondad y de servicio. Haz un plan de cómo tu clase o quórum puede mostrar amor por alguien en el barrio, rama o comunidad, luego llévenlo a cabo.

  • El élder Quentin L. Cook contó una historia de un bolso que encontraron después de un baile de los jóvenes (página 18). Lo que las líderes encontraron dentro del bolso decía mucho de la jovencita a quien le pertenecía. ¿Qué dice acerca de ti el contenido de tu bolso, billetera o mochila? y ¿qué cambios querrías hacer en cuanto a lo que guardas a tu alcance?

  • El élder Lynn G. Robbins habló en cuanto a ser más como el Salvador (página 103). Piensa en lo que significa ser como Jesucristo en lugar de simplemente hacer lo que Él nos pide. Luego piensa cuáles son los cambios que puedes hacer en tu vida para llegar a ser más como el Salvador.

Para los adultos

  • El presidente Dieter F. Uchtdorf (página 58) compartió una historia sobre un hombre que vivió por debajo de sus posibilidades al no participar de las muchas actividades y de la rica comida que se ofrecía en un crucero porque no se dio cuenta de que todas esas cosas iban incluidas en el precio del pasaje. Analice con los miembros de la familia que poseen el sacerdocio la forma en que pueden vivir a la altura de sus “posibilidades en lo que se refiere al poder sagrado, los dones y las bendiciones que son [su] oportunidad y derecho” como poseedores del sacerdocio de Dios.

  • El presidente Boyd K. Packer enseñó en cuanto al poder del perdón (página 30). ¿Hay personas a las que necesite perdonar o hay experiencias que le preocupan y que debe “dejar de lado”? Busque la ayuda del Señor para encontrar paz y el poder para perdonar.

  • El élder Richar G. Scott habló de cómo él y su esposa Jeanene demostraban su afecto el uno por el otro escribiéndose notas (página 94). Considere la posibilidad de escribir una nota a su esposo o esposa para decirle lo mucho que le ama y aprecia. Colóquela donde su esposo o esposa la encontrará.

  • El élder David A. Bednar citó la experiencia que tuvo el presidente Joseph F. Smith en cuanto a obtener un testimonio (página 87). Repase la historia y piense en experiencias que hayan influenciado su testimonio.

Ljubljana, Slovenia

Coatzacoalcos, México