Líderes celebran la obra de bienestar y anuncian templos


Más de 100.000 personas asistieron a las cinco sesiones de la Conferencia General Anual número 181 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el Centro de conferencias de Salt Lake City, Utah, EE.UU., mientras que millones más la miraban o escuchaban por televisión, radio, satélite e internet.

Los miembros alrededor del mundo participaron de la conferencia en 93 idiomas. La transmisión ya está disponible en audio, video y texto en línea en muchos idiomas en: conference.lds.org, y se pondrán a disposición del público en DVDs y CDs.

El presidente Thomas S. Monson inició la conferencia con el anuncio de las localidades para tres templos nuevos —Fort Collins, Colorado, EE.UU.; Meridian, Idaho, EE.UU.; y Winnipeg, Manitoba, Canadá— lo que hace que el número de templos que se han anunciado o están bajo construcción llegue a 26. En la actualidad hay 134 templos en funcionamiento.

El presidente Monson también hizo hincapié en la importancia de la obra misional y dijo: “La obra misional es la savia del reino”. Unos 52.000 misioneros prestan servicio actualmente en 340 misiones a lo largo del mundo.

El domingo por la tarde se sostuvo a 10 nuevas Autoridades Generales y a 41 Setentas de Área; mientras que se relevó a 34 Setentas de Área. Además, el élder Don R. Clarke, del Segundo Quórum de los Setenta fue llamado a servir en el Primer Quórum de los Setenta. El informe estadístico para 2010 mostró que ahora el número de miembros de la Iglesia supera los 14 millones.

Varios discursos que se dieron durante los dos días de conferencia se enfocaron en el tema del bienestar de la Iglesia y el exclusivo programa de Bienestar de la Iglesia que celebra su 75º aniversario en 2011.

El sábado, el presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia, anunció que para conmemorar el 75º aniversario del programa de Bienestar, se invita a los miembros de todo el mundo a participar en una actividad de un día de servicio. El día de servicio se debe realizar a nivel de barrio o de estaca en algún momento durante el año. Los líderes locales decidirán los detalles de cada proyecto y se insta a los miembros a que inviten a otras personas a participar siempre que sea apropiado.

El presidente Monson finalizó la conferencia con su testimonio de Cristo para la Pascua de Resurrección: “A último momento [Jesucristo] podría haberse arrepentido, pero no lo hizo. Descendió debajo de todo para salvar todas las cosas. Al hacerlo, Él nos concedió vida después de esta existencia mortal”.