Palabras inspiradas sobre una obra inspirada: Lo que los oradores dijeron sobre el bienestar


Varios de los discursos de la conferencia general anual de la Iglesia se dedicaron a la conmemoración de los 75 años del programa de bienestar de la Iglesia.

A continuación se encuentra extractos de los discursos de los oradores que se centran en el programa de bienestar y los principios de bienestar que estableció el Señor para ayudar a Sus hijos a ayudarse a sí mismos.

Presidente Thomas S. Monson

“Declaro que el programa de bienestar de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es inspirado por el Dios Todopoderoso”. (Véase “El Santo Templo: Un faro para el mundo”, pág. 90).

Presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia

“En nuestra época, los hijos de nuestro Padre Celestial otra vez tienen grandes necesidades temporales, como ha sucedido y como sucederá en todas las épocas. Los principios básicos del programa de bienestar de la Iglesia no son sólo para una época ni para un lugar; son para todas las épocas y todo lugar”.

“[El Señor] nos ha invitado y mandado a participar en Su obra de elevar a quienes tienen necesidades. Hacemos convenio de hacerlo en las aguas del bautismo y en los sagrados templos de Dios. Renovamos el convenio los domingos cuando participamos de la Santa Cena” (véase “Oportunidades para hacer el bien”, págs. 22).

Obispo H. David Burton, Obispo presidente

“El profético plan de bienestar no es solamente una interesante nota al pie de la página de la historia de la Iglesia. Los principios sobre los cuales se basa definen quiénes somos como pueblo. Es la esencia de quiénes somos como discípulos individuales de nuestro Salvador y Ejemplo, Jesús el Cristo”.

“Esta obra sagrada no es sólo para beneficiar y bendecir a aquellos que sufren o que están necesitados. Como hijos e hijas de Dios, no podremos heredar la plenitud de la vida eterna sin estar completamente entregados al cuidado del uno al otro mientras estemos aquí en la tierra. Es mediante el benevolente ejercicio del sacrificio y de dar de nosotros mismos a los demás que aprendemos los principios celestiales del sacrificio y la consagración”.

“Ésta es la obra sagrada que el Salvador espera de Sus discípulos; es la obra que Él amó cuando anduvo sobre la tierra; es la obra que sé que Él estaría haciendo si estuviera entre nosotros hoy en día” (véase “La obra santificadora de Bienestar”, págs. 81).

Silvia H. Allred, Primera Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro

“Hoy en día los hombres y las mujeres de la Iglesia participan conjuntamente para dar alivio a quienes tienen necesidades… Cuando el amor es el principio que rige nuestra ayuda a los demás, el servicio que les prestamos es el Evangelio en acción; es la expresión máxima del Evangelio. Es religión pura” (véase “La esencia del discipulado”, págs. 84, 85).