El aniversario número 400 de la Biblia se celebrará mejor con más estudio, sugieren las palabras de los Apóstoles

Natasia Garrett


“No es casualidad ni coincidencia que tengamos la Biblia en la actualidad”, dijo el élder M. Russell Ballard del Quórum de los Doce Apóstoles1. Explica que la Biblia existe gracias a la obediencia de hombres justos que siguieron los sentimientos que los inducían a registrar experiencias y enseñanzas sagradas; así como también gracias a la fe y el valor de otras personas como los traductores que más tarde sacrificaron mucho para “proteger y preservar” la Biblia.

El 2 de mayo de 2011 se celebra el aniversario número 400 de la primera publicación de la Versión del Rey Santiago de la Biblia. En todo el mundo la gente ya está conmemorando la publicación de la Biblia con simposios, celebraciones, conciertos, concursos de oratoria y mucho más. Los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles sugieren que otra forma de celebrar la ocasión es adquirir amor por la Biblia al estudiar la vida y el ministerio del Salvador y las palabras de los antiguos profetas y apóstoles.

“Cuán agradecidos debiéramos sentirnos por la Santa Biblia”, expresó el élder Ballard. “Amo la Biblia, sus enseñanzas, sus lecciones y su espíritu… Amo la perspectiva y la paz que me infunde la lectura de la Biblia”2.

El élder Jeffrey R. Holland del Quórum de los Doce Apóstoles concuerda: “Amamos y veneramos la Biblia”, dijo. “Siempre se le menciona primero en nuestro canon, nuestros ‘libros canónicos’ ”3. Él nos recordó que la Restauración se llevó a cabo porque José Smith estudió la Biblia y ejercitó la fe en la promesa que se encuentra en Santiago 1:5 de que Dios contestará nuestras oraciones.

Al recordar los acontecimientos que prepararon el terreno para la Restauración, el élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles habló de la gratitud hacia todos aquellos que hicieron posible la traducción y publicación de la Biblia. Gracias a su labor, la Versión del Rey Santiago de la Biblia se puso a disposición para que cualquiera la leyera; y porque estuvo a disposición de José Smith, la verdadera Iglesia se restauró en la tierra. “¿Es de sorprender que la versión del rey Santiago sea la versión de la Biblia en inglés aprobada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en la actualidad?”, preguntó el élder Hales4.

“Siempre debemos tener presente a los incontables mártires que sabían de este poder y dieron su vida a fin de que halláramos en las palabras de este texto el sendero que conduce a la felicidad eterna y a la paz del reino de nuestro Padre Celestial”, dijo el élder Ballard5.

El presidente Boyd K. Packer, Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, compartió un relato de cuando vio una Biblia de la familia de siglos pasados y que tenía una cita en la primera página que decía: “La mejor impresión de la Biblia es que quede bien grabada en el corazón del lector”6. Y luego continuó con este pasaje de Escrituras: “Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres” (2 Corintios 3:2).

Al conocer y amar la Biblia y los textos de Escritura que la acompañan, podemos mostrar nuestro agradecimiento y disfrutar las bendiciones de la restauración del Evangelio.

“Consideren la magnitud de nuestra bendición de tener la Santa Biblia y unas 900 páginas adicionales de Escritura”, dijo el élder D. Todd Christofferson. “Que nos deleitemos continuamente en las palabras de Cristo, las cuales nos dirán todas las cosas que debemos hacer”7.

La Versión del Rey Santiago de la Santa Biblia, de 400 años, continúa influenciando a los miembros de la Iglesia en la actualidad.

© IRI

Mostrar referencias

    Notas

  1.   1.

    M. Russell Ballard, “El milagro de la Santa Biblia”, Liahona, mayo de 2007, pág. 80.

  2.   2.

    M. Russell Ballard, “El milagro de la Santa Biblia”, Liahona, mayo de 2007, pág. 80.

  3.   3.

    Jeffrey R. Holland, “…mis palabras… jamás cesan”, Liahona, mayo de 2008, pág. 92.

  4.   4.

    Robert D. Hales, “Preparativos para la Restauración y la Segunda Venida: Te cubriré con mi mano”, Liahona, noviembre de 2005, pág. 90.

  5.   5.

    M. Russell Ballard, “El milagro de la Santa Biblia”, Liahona, mayo de 2007, pág. 80.

  6.   6.

    Boyd K. Packer, “El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo”, Liahona, enero de 2002, pág. 73.

  7.   7.

    D. Todd Christofferson, “La bendición de las Escrituras”, Liahona, mayo de 2010, pág. 35.