Hay una salida

Cuando pecamos, quedamos arrinconados. El arrepentimiento es la única salida.

Ilustración fotográfica por David Stoker