Llamado a servir: Usted


La Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha pedido a todas las unidades de la Iglesia que conmemoren el aniversario número 75 del plan de bienestar de la Iglesia mediante la organización de su propio día de servicio durante el transcurso de 2011.

“El servicio que se preste se puede llevar a cabo en cualquier momento de lo que resta de este año y la duración es flexible en base al servicio que se preste”, dice una carta de la Primera Presidencia.

El llamado a servir llega después del discurso del presidente Henry B. Eyring pronunciado durante la sesión del sábado por la mañana de la conferencia general del pasado abril.

“El sentimiento de unidad multiplicará la buena influencia del servicio que den”, afirmó el presidente Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia. “…y el sentimiento de unidad en las familias, la Iglesia y la comunidad crecerá y será un legado que durará hasta mucho después de que se termine el proyecto” (“Oportunidades para hacer el bien”, Liahona, mayo de 2011, pág. 25).

La Primera Presidencia brindó pautas para los miembros que planifiquen los proyectos de servicio, entre ellas, que inviten la participación de los integrantes de la comunidad y de los misioneros de tiempo completo y que planifiquen proyectos en los cuales puedan participar las personas y las familias. También se instó a publicitar los proyectos a fin de informar a las personas y despertar su interés.

Muchos barrios, ramas, distritos y estacas ya han contestado al llamado. Algunos grupos de servicio se pusieron las camisetas amarillas de Manos Mormonas que Ayudan, mientras que otros simplemente se remangaron, pero desde donar sangre hasta hermosear los edificios de la comunidad, la respuesta de los miembros ha sido impresionante.

El élder Walter F. González, de la Presidencia de los Setenta, preside los asuntos de la Iglesia en el Área Norteamérica Sudeste. La primera vez que desafió a todas las congregaciones de su área a que diesen un día de servicio fue en el año 2009.

Todos los años desde entonces, los miembros del sur de los Estados Unidos han organizado un día anual de servicio. El élder González dijo que estaba feliz de que las congregaciones de toda la Iglesia tuviesen esa misma oportunidad este año.

“Servimos porque hacerlo es un atributo cristiano y es una oportunidad de llegar a ser un poco como Él, de cultivar una actitud de servicio, un hábito de servir por naturaleza”, explicó. “Cuando servimos sin tener en cuenta la religión o la confesión o la raza, nuestras manos que ayudan se convierten en manos que unen, y cultivan relaciones con la comunidad”.

El 16 de abril, once congregaciones respondieron el llamado a servir al donar alimentos y sangre en Jacksonville, Florida, EE. UU. Se utilizaron varios centros de reuniones SUD como puntos de entrega para los donativos de alimentos, y otros sirvieron como sitios para donar sangre.

El 14 de mayo, cargando sierras eléctricas [motosierras], los miembros del barrio Jonesboro, de Georgia, EE. UU., se reunieron en la plantación Stately Oaks, el legendario lugar donde se rodó la película Lo que el viento se llevó, para recoger ramas quebradas.

La última semana de abril, los santos de California y Hawái, EE. UU., trabajaron junto a voluntarios de sus comunidades en el Día anual de las Manos Mormonas que Ayudan.

En San Diego, California, EE. UU., ciento cincuenta voluntarios ayudaron a limpiar el Fort Rosecrans Memorial Park, un cementerio de ex combatientes.

Los Santos de los Últimos Días en Palos Verdes, California, EE. UU., se asociaron con una organización sin fines de lucro llamada Clean San Pedro [Limpiar San Pedro], para barrer y limpiar las calles y aceras de la parte central de San Pedro, recolectando más de novecientos kilogramos (una tonelada) de escombros y desperdicios.

Steve Kleinjan, el presidente de Clean San Pedro, dijo: “Nos encanta trabajar con esta Iglesia. Siempre tienen muchos voluntarios”.

Los miembros de la Estaca Charlotte, Carolina del Norte Sur (EE.UU.), contestaron el llamado que hizo la Primera Presidencia de dar un día de servicio durante el año 2011, y coordinaron esfuerzos con una organización benéfica local para hacer una campaña de artículos para canastas de bienvenida.

Se distribuyeron en toda la comunidad más de dos mil bolsas de papel con una lista de artículos de gran necesidad; una semana después, unos ciento treinta voluntarios dedicaron ciento cincuenta horas a recoger las bolsas y donar sus contenidos a las familias que vivían en la calle y que iban a entrar a una casa.

Los niños de la Primaria del barrio hicieron carteles para las familias que decían “Bienvenidos a casa”.

El sábado 21 de mayo, en Georgia, EE. UU., el Barrio Griffin se congregó para limpiar el interior y el exterior de House of Hope [Casa de esperanza], un albergue local para personas sin techo.

En Clinton, Misuri, EE. UU., los Santos de los Últimos Días se reunieron para arreglar y limpiar el zoológico Jackson, abonando lechos de flores, pintando y reparando el equipo roto.

El élder González hizo hincapié en que el servicio de los miembros es una bendición tanto para quienes son parte de la Iglesia como para quienes no son miembros de ella.

“Hay muchas formas diferentes de servir y crear lazos con la comunidad” dijo. “Y al servir a los demás, también veremos la mano del Señor en la vida de nuestros miembros”.

Nota del editor: El Departamento de Bienestar de la Iglesia está recopilando historias de miembros que participen en el día de servicio durante el año 2011 como respuesta al llamado de la Primera Presidencia. Para compartir sus experiencias, vaya a providentliving.org, haga clic en 75 Years of Self-Reliance and Service, después en Day of Service en el margen izquierdo, después en el botón que dice share, debajo de “Share your Service Activity”.

Miembros en California, EE. UU., limpiando su ciudad.

© IRI