Preguntas y respuestas


“¿Cómo puedo mantener una actitud positiva en cuanto al futuro?”

Todos experimentamos momentos en los que parece que hubiera un torrente constante de desaliento y malas noticias a nivel personal y, en ocasiones, mundial. No obstante, debemos recordar que tenemos razones para tener esperanza debido a nuestra fe en el Señor Jesucristo.

En la conferencia general de abril de 2009, el presidente Thomas S. Monson nos recordó en cuanto al mandamiento del Señor de “[ser] de buen ánimo” (D. y C. 68:6) y nos dio estas palabras de aliento: “Aunque las nubes se arremolinen, aunque las lluvias desciendan sobre nosotros, nuestro conocimiento del Evangelio y el amor que tenemos por nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador nos consolarán y nos sostendrán, y darán gozo a nuestro corazón al caminar con rectitud y guardar los mandamientos. No hay nada en este mundo que pueda derrotarnos”.

Aun cuando las cosas parezcan de lo más sombrías, sin siquiera el destello de un claro en la tormenta en el horizonte, nuestra comprensión del Evangelio puede ayudarnos a mantener una actitud positiva en cuanto al futuro. El presidente Monson dijo en ese mismo discurso: “El futuro es tan brillante como su fe” (“Sed de buen ánimo”, Liahona, mayo de 2009, pág. 92).

Lee, ora, sonríe

Hace algunos años, la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes nos dio el desafío al 100 por ciento de: leer el Libro de Mormón todos los días, orar todos los días y sonreír. Pensé que lo intentaría y lo haría por el tiempo que me fuera posible. Para mi sorpresa, el reto produjo un cambio magnífico en mi vida; era más feliz, tenía el Espíritu conmigo y tenía una actitud positiva. Aunque aún debía afrontar adversidades, la fortaleza del Espíritu me ayudó a soportarlas de una manera feliz.

Ariana G., 16 años, Virginia, EE. UU.

Ten esperanza

¡Pienso que lo más importante que podemos hacer a fin de mantener una actitud positiva es sonreír y tener esperanza! La esperanza me ha ayudado de innumerables maneras a lo largo de la vida. También debemos pensar en lo grandemente bendecidos que somos y saber cuánto nos ama nuestro Padre Celestial. Podemos recurrir a Él en busca de paz en cualquier situación; Su Hijo sufrió por nosotros, de modo que Él conoce nuestros dolores. Por medio de Él podemos obtener fe, ser sanados y, por supuesto, ser felices.

Corey D., 18 años, Utah, EE. UU.

Piensa en la Expiación

Meditar sobre la expiación de nuestro Salvador siempre nos dará esperanza y nos ayudará a ser optimistas. Todos experimentamos pruebas en esta vida; no obstante, por medio de la Expiación, todas las pruebas y los problemas, tanto temporales como espirituales, tienen solución. La Expiación nos permite ver dichas soluciones; la Expiación es una gran demostración del amor de Dios hacia Sus hijos. Es infinita, al igual que lo es Su amor por nosotros. Eso nos dará el valor y la fortaleza para afrontar el futuro sin temor.

Daryl A., 18 años, Laguna, Filipinas

Mantente fiel

Estos tiempos de tribulación son parte del plan del Señor y se han predicho desde la época del Antiguo Testamento. A lo largo de todas las Escrituras, el Señor promete que los justos serán bendecidos y preservados. Conforme te mantengas fiel, el Espíritu Santo estará presente para guiarte durante estos tiempos tumultuosos, para consolarte y para recordarte que el Señor tiene un plan para ti. Si has recibido tu bendición patriarcal, estúdiala a fin de ver lo que el Señor tiene reservado para ti.

Rae B., 17 años, Washington D. C., EE. UU.

Considera tus bendiciones

Una de las cosas que me da dicha y esperanza en estos tiempos de tribulación es dedicar un momento a detenerme y considerar mis bendiciones y el conocimiento que tengo del Evangelio. Algo tan sencillo como tener un buen amigo o algo tan grandioso como el plan de salvación me llena de gozo y me hace desear compartir esa alegría; eso es lo que mantiene mi actitud positiva.

Annette M., 15 años, Michigan, EE. UU.

Recuerda el templo

Cuando estoy desanimada, medito las palabras que se hallan al final del lema de las Mujeres Jóvenes: “Creemos que al aceptar y poner en práctica estos valores, estaremos preparadas para fortalecer el hogar y la familia, hacer convenios sagrados y cumplirlos, recibir las ordenanzas del templo y gozar de las bendiciones de la exaltación”. Hallo consuelo en esas palabras y sé que se cumplirán en mi vida y en la de toda joven virtuosa. Sin duda alguna, tengo esperanza en las sagradas ordenanzas del templo. Las bendiciones de una vida recta son infinitas y, a medida que recuerdo estas cosas, mi corazón se llena de dicha, esperanza, amor y valor.

Nathalia M., 18 años, Mérida, Venezuela

Sé parte del equipo ganador

A fin de mantener una actitud positiva, debes conocer esta sencilla verdad: el equipo del Señor será el ganador al final. Es así de sencillo. Satanás no tiene poder sobre Dios. Dado que ya conocemos al ganador, debemos centrarnos en permanecer en el equipo del Señor. Cuando vivimos de tal modo que somos dignos de entrar en el templo, vestimos el uniforme que le demuestra al Señor que estamos en Su equipo. Al leer las Escrituras, al ofrecer nuestras oraciones y al servir a nuestros hermanos y nuestras hermanas, hallamos verdadera felicidad, lo cual hace más fácil que tengamos una actitud positiva.

Brayden F., 17 años, Utah, EE. UU.

Cultiva una actitud agradecida

No te centres en los tiempos de tribulación. Yo llevo un “Diario personal de gratitud”. Todos los días escribo al menos una cosa por la que haya estado agradecida ese día. No importa cuán terrible haya parecido ser el día, siempre encuentro algo que apreciar. Cuenta tus bendiciones. El cultivar una actitud agradecida puede ayudarte a centrarte en las cosas positivas de tu vida.

Ashlee H., 18 años, Oklahoma, EE. UU.

Las respuestas tienen por objeto servir de ayuda y exponer un punto de vista, y no deben considerarse pronunciamientos de doctrina de la Iglesia.

Tu brillante futuro

Presidente Dieter F. Uchtdorf

“Mis jóvenes amigos, el Señor quiere que ustedes tengan el deseo de cumplir con todo su corazón esas normas y vivir su vida de acuerdo con las verdades del Evangelio que se encuentran en las Escrituras. Al hacerlo, verán más allá de la situación en la que se encuentren, y verán su admirable y brillante futuro con grandes oportunidades y responsabilidades. Estarán dispuestos a trabajar arduamente y a perseverar, y tendrán una actitud positiva ante la vida”.

Véase presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Ver el fin desde el principio”, Liahona, mayo de 2006, págs. 44–45.

Siguiente pregunta

“¿Cómo puedo responder las preguntas de mis amigos sobre el templo cuando yo mismo no sé mucho al respecto?”

Envíanos tu respuesta antes del 15 de enero de 2012 a:

Liahona, Questions & Answers 1/12
50 E. North Temple St., Rm. 2420
Salt Lake City, UT 84150-0024, EE. UU.
O por correo electrónico a: liahona@ldschurch.org

Es posible que las respuestas se modifiquen para abreviarlas o darles más claridad.

La carta o el mensaje de correo electrónico deben ir acompañados de la siguiente información y autorización: (1) nombre completo, (2) fecha de nacimiento, (3) barrio o rama, (4) estaca o distrito, (5) tu autorización por escrito y, si tienes menos de 18 años, la autorización por escrito de tus padres (es admisible por correo electrónico) para publicar tu respuesta y fotografía.