El árbol de Navidad

De Harriet R. Uchtdorf, “‘Der Weihnachtsbaum’: Memories Linger of Small Tree”, Church News, 12 de diciembre de 2009, pág. 11.


La Segunda Guerra Mundial acababa de terminar y la mayoría de las personas en Alemania no tenían ni mucha comida ni dinero. Se acercaba mi cumpleaños, que era unas pocas semanas antes de Navidad. Yo no esperaba recibir ningún regalo para Navidad ni para mi cumpleaños, puesto que sabía muy bien —incluso siendo una niña pequeña— que nuestros padres tenían grandes dificultades para satisfacer aun nuestras necesidades básicas. En la gran ciudad en la que vivíamos, la hambruna siempre estaba presente; era una época triste y oscura.

Para mi sorpresa y alegría, el día de mi cumpleaños encontré, sobre la mesa de la cocina, un magnífico regalo —sólo para mí. Era el regalo más hermoso que podría haber imaginado: un pequeño Weihnachtsbaum, un árbol de Navidad de tan sólo 30 cm, cubierto de delicados adornos de papel de aluminio hechos a mano. El papel de aluminio reflejaba la luz de nuestra sala de estar de una manera encantadora. Al inspeccionar los adornos de aluminio, me di cuenta con gran asombro de que estaban llenos de pequeños trocitos de azúcar acaramelada. Era como un milagro. ¿De dónde había sacado mi madre el pequeño árbol, el papel de aluminio y el azúcar tan poco común?

Hasta el día de hoy, no sé cómo hizo para que ocurriera ese milagro en un momento en que ninguna de esas preciadas cosas estaba disponible. Lo conservo en mi corazón como un símbolo del profundo amor de mis padres hacia mí y como un símbolo de esperanza, de amor y del verdadero significado de la Navidad.

Durante la temporada navideña, todavía colocamos un árbol de Navidad en nuestra casa, pero ahora está decorado con luces eléctricas y toda variedad de adornos. Cuando estamos con nuestros hijos y nuestros nietos, la belleza del árbol y de las luces brillantes trae calidez a mi corazón y recuerdos dulces de un momento familiar feliz ocasionado por un pequeño árbol con adornos brillantes de papel de aluminio.

Adornos hechos a mano

¡Sorprende a tu familia y crea algunos adornos hechos a mano por ti! Esto es lo que necesitas:

un cortador de galletas con forma de un motivo navideño, o un pequeño vaso

papel fuerte, como cartulina o papel para pósters

un lápiz

tijeras

papel de aluminio (opcional)

pegamento blanco líquido

marcadores (o crayolas o lápices de colores)

lana, cinta o hilo grueso

  1. 1.

    Traza la forma del cortador de galletas o del vaso en la cartulina.

  2. 2.

    Pide a uno de tus padres que te ayude a cortarla.

  3. 3.

    Corta un trozo de papel de aluminio y cubre la figura que cortaste. Pega los bordes del papel de aluminio en la parte de atrás del adorno. (Si no vas a usar papel de aluminio, no hagas este paso y sigue con el resto.)

  4. 4.

    Extiende líneas finas de pegamento en la parte de adelante del adorno. Deja que el pegamento se seque por competo.

  5. 5.

    Usa los marcadores para colorear entre las líneas de pegamento. (Si no usas papel de aluminio, también puedes usar crayolas o lápices de colores.)

  6. 6.

    Pide a uno de tus padres que te ayude a hacer un agujero en la parte superior del adorno. Pasa un pequeño trozo de lana, cinta o hilo grueso por el agujero y átalo.

  7. 7.

    Cuelga el adorno en el Weihnachtsbaum o regálaselo a alguien.