Ideas para la noche de hogar


Este ejemplar contiene artículos y actividades que se podrían utilizar en la noche de hogar. A continuación figuran algunos ejemplos.

“La doctrina del Padre”, página 20: Empiece por pedir a los miembros de la familia que compartan lo que saben de la naturaleza del Padre Celestial. Comenten el artículo, hagan un resumen de los puntos que se han considerado en cada sección y que aportan más claridad en cuanto a quién es Dios el Padre. Consideren terminar con su testimonio del amor del Padre Celestial y de Su Hijo Jesucristo.

“Ésta es tu obra,” página 42: Primero, lea la barra al margen titulada: “¿Qué puedo hacer?” y escoja una de las ideas que podría ayudar a su familia a participar en la historia familiar y la obra del templo (véase también lds.org/familyhistoryyouth). Durante la noche de hogar, lea el artículo con su familia y después pregunte qué bendiciones ha prometido la hermana Beck a aquellos que se ocupan de esta importante obra. Lleve a cabo la idea que hayan planeado y consideren continuar este proyecto durante las próximas semanas.

“Las entrañables misericordias del Señor”, página 48: Lea la historia de la joven familia que recibió una tarjeta especial de Navidad y la historia del líder del sacerdocio que aprendió los nombres de los jóvenes de su estaca. Pida a los miembros de la familia que piensen qué entrañables misericordias han recibido del Señor. Podría preguntarles: “¿Qué son las entrañables misericordias?, ¿quién recibe entrañables misericordias?, ¿cómo pueden mostrar gratitud por las entrañables misericordias que reciben?”. Tal vez desee continuar con las respuestas del élder Bednar a estas preguntas en el artículo.

“Desconectados”, página 61: Lea lo que estos niños y sus familias hacen para utilizar los medios de comunicación una cantidad de tiempo más saludable. Quizás desee comentar cómo su familia mantiene un equilibrio sano en cuanto al tiempo que dedican a la televisión, al ordenador, y a la “pantalla” de otros medios. En la conferencia general de octubre de 2011, el élder Ian S. Ardern, de los Setenta, habló de utilizar sabiamente las diversas tecnologías al decir: “A pesar de lo bueno que son esas cosas, no podemos permitirles que desplacen a las de mayor importancia”. (“Un tiempo de preparación”, Liahona, noviembre de 2011, página 32.) Consideren la posibilidad de fijarse metas similares a las de este artículo para lograr que su hogar sea un lugar donde pueda morar el Espíritu.

Lecciones del domingo para la noche del lunes

Realmente quería tener una lección eficaz para la noche de hogar cada semana, pero el escoger un tema y preparar la lección siempre se me hacía difícil.

Un lunes me di cuenta de me había olvidado de preparar la lección. Pero entonces descubrí una bendición escondida de ser maestra de la Primaria. Hacía poco que me habían llamado para ser maestra de los niños de cinco años y acababa de enseñar la lección el día anterior. Decidí utilizar una versión abreviada (y apropiada a la edad de mis hijos) de lo que había enseñado el domingo como noche de hogar. Ese lunes hablamos de la obediencia, y conté otra vez las tres historias que había compartido el día anterior en la Primaria.

El adaptar mi lección de la Primaria a mi familia ha sido una forma muy eficaz de lograr mi meta de tener una lección bien preparada y efectiva para la noche de hogar todas las semanas.

Christina Sherwood, Arizona, EE.UU.