Con fe en Dios, nunca estoy sola

Por Donna Hollenbeck

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

“…el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16).

“Nunca estás sola si tienes fe en Jesucristo y en el Padre Celestial”. Muchas veces he oído frases como ésa, pero nunca las entendí al grado en que las entiendo hoy día.

Con el tiempo, toda persona enfrenta el hecho inevitable de que un día se encontrará sola. Para mí, por razones de un divorcio, de los hijos que establecieron su propio hogar y de una jubilación anticipada, ese día llegó antes de lo esperado. El obstáculo más terrible que tuve que superar fue vivir con la repentina soledad y el vacío después de pasar años de valioso tiempo con familiares y amigos, esposo e hijos y también compañeros de trabajo.

A pesar de que disfrutaba las visitas con mis maestros orientadores, maestras visitantes y otras amistades, la mayor parte del tiempo me sentía completamente sola, y eso no me gustaba. Con el paso del tiempo, la constante quietud provocó un torrente incontrolable de lágrimas; no tenía a dónde recurrir para encontrar consuelo salvo a la oración de rodillas.

Después de clamar en lágrimas a mi Padre Celestial por lo que me parecieron horas, empezó a ocurrir una transición dentro de mí y sentí el Espíritu de mi Padre Celestial. Por un momento, las lágrimas cesaron mientras absorbía Su amor que penetraba mi alma. Sabía que Él comprendía mi tristeza, y eso me permitió sentirme lo suficientemente cómoda para llorar un tiempo más, tal como el niño que se ha caído y llora al ver a su madre. Al descansar la cabeza en lo que me imaginaba era el regazo de mi Padre Celestial, sabía que Él estaba dispuesto a consolarme todo el tiempo que yo necesitara. De vez en cuando me pasaba por la mente la idea de que ya era demasiado grande para actuar de esa manera; sin embargo, sabía que a mi Padre Celestial no le importaba si yo era mayor o joven; sabía que Él me entendía y que siempre estaría allí para consolarme.

Actualmente, a pesar de que aún preferiría estar casada, he llegado a disfrutar de la quietud. Escucho las olas del mar y admiro la puesta del sol y, literalmente, me detengo a oler las rosas. Escucho al Espíritu y actúo de acuerdo con su guía. No tengo miedo de estar sola, ya que no estoy sola en tanto crea en mi Padre Celestial y en Jesucristo. En casi todo lo que hago, veo el Espíritu de mi Padre Celestial y de Jesucristo.

“Por medio de la fe en Jesucristo y en el Padre Celestial, no estás sola”. Hoy en día, esas palabras tienen un nuevo y profundo significado en el fondo de mi corazón, y sé, sin ninguna duda, que nunca estoy sola. Soy Su hija, y Él me ama.

Ilustración fotográfica por Robert Casey.